sábado, 4 de octubre de 2014

PARÍS BIEN VALE UNAS RISAS (1)

Bueno, pues por aquí ando de nuevo un poco descompasado como siempre con tanto vuelo y tanto lío. Ahora ando pintando mi casa y la verdad, he salido poco, pero me hice un viajito a París de cuatro días muy estupendo para visitar amigos y claro, París yo ya me lo conozco... pero lo que no conocía era su noche. Tengo que decir que a lo de “París, la ciudad que si duerme”, hay que decir si totalmente, porque allí, lio lo que se dice lio, no hay. Vamos, que uno puede salir pero hay que aprovechar porque desde luego no da la noche con sus horas para mucho.

Por otro lado, tengo que decir que tuve grandes guías de la noche y grandes sorpresas acontecieron. Y sin yo esperarme nada de eso, porque la verdad, salir en París es como muy Barcelona, que te puedes volver al hotel y nadie te ha hablado en toda la noche... eso si, si sabes donde ir, igual corres “otra” suerte.

Todo guiri que se precie, entre los que me incluyo, debe visitar el Raidd Bar. La música, pues bueno, no está mal. El público, pues bueno, ahí va como puede, entre mucho turista, mucha niña que grita y los camareros que son de tirarles el coño a la cara... pero tiene la salvedad de que tiene una hornacina preciosa en una pared, que hace de ducha, y allí se mete un empotrador, casi siempre morito, a ducharse y a sacarse el pito allí delante de todo el mundo, cosa que me pareció como muy Soho en los 90 o muy amsterdaniense...o sobre todo, muy Sitges. Porque el Raidd es muy muy Sitges.





Allí que fuimos la primera noche nada mas aterrizar y allí que ya se dislocó un poco todo porque tras el Raidd, mi amigo Alejandro, gran anfitrión del viaje, me llevó al Depot. El Depot es como si fuera una discoteca mariquita estupenda de olores a orines y clamidias con unos tonos muy muy rojizos y mucho cubículo, mucho vericueto y muchísima barra a lo largo y ancho, cosa que es muy muy de agradecer. Además la entrada del Depot es ideal, tan glamourosa, con esas palmeras y el cuartel de la policía delante.





También tiene su pista de baile que promete seguro que en los findes, pero que al ser entre semana no estaba muy animada. Vamos, que había un señor al que me acerqué a hablar y se asustó y pegó un salto atrás. Ya os digo que en estas ciudades tan escaparate lo mejor es dedicarse a lo que hay que dedicarse y hablar lo menos posible aunque claro, donde voy a ir yo sin hablar?. El caso es que bebimos y bebimos muchísimo en el Depot. Fumé muchísimo en el fumadero tan amsterdaniano que tienen, y no hice nada con nadie porque estaba yo como muy por la labor de bailar y de disfrutar de la noche sin tener que esposarme con gonorrea alguna. 




Cuando vimos que era una hora decente para irse, es decir, cuando ya cerraba, nos fuimos, claro, y Alejandro me dejó en la puerta de una sauna que le quedaba como dos horas para cerrar, creo. Creo que se llamaba Tilt, o algo por el estilo, pero nunca estaré seguro, pero por la foto de la puerta y tal yo diría que es esta. Si vais, no vayáis. Ya os lo digo que es un sitio que deja bastante que desear. También era una madrugada de un día entre semana pero no es ya por el día, es porque esta sucísima, no hay bar, es minúscula y no se que cuesta porque yo iba a lo loco con la tarjeta. Pero vamos. Por lo que vi, no. Tiene muchísima pinta de que entras y sales con una sifilis debajo del brazo y aun no te la ha metido nadie porque estabas solo.




Pero la suerte se puso de mi lado. Y no porque entrase de lleno en la sauna. Bueno, a ver. Entré, pero cuando vi como era el espectáculo de dos señores dormidos en un banco y nadie mas y una suciedad horrible, lo que cogí es que me fui de vuelta a las taquillas para irme. Tal como entraba, me iba. Sin bar, que esperanza habría en un sitio así de encontrarme con vida? Pero estando en las taquillas, de repente, apareció el Dr House en empotrador cachas monísimo con la cara entre ir menos de caballo y mas Harrison Ford en Indiana Jones, y mira, yo me entregué. Porque yo si tienen buen fondo y buen rabo, me entrego. El muchacho fue verme y me dijo que si me iba a su apartamento, y mira, yo dije que si, sin saber si estaba en Montparnasse, en Lyon o en el coño de su madre. Yo ante tal señor, dije si a todo. Él era todo lo que un empotrador debía ser. No tengo foto pero os digo que a primera vista era muy de encomendarse a la Clínica Mayo para que te arreglen luego la fístula... si saben como.

Nos vestimos y nos fuimos en taxi a su casa que el muchacho, vivía cerquita. Justo frente a La Bolsa de París, edificio neoclásico precioso e imponente donde los haya. Como él. El apartamento-estudio, precioso. Y el pito, como la Torre Agbar de Barcelona. Mirad, yo lo de los tamaños parisinos es una cosa que desde luego, París bien vale una arcada porque son tremendos. Todos. Yo con los que di, este el primero, eran todos de aplauso y medio. Una cosa que se te desculebraba en plena boca y ya ocupaba desde el cielo de la boca a los Cerros de Úbeda, sin espacio ni para el aire comprimido. Tremendo. Este era de no poder ni respirar. Además el tenia una actitud maravillosa. Se sentó en su sofá y con gestos me invitó a chuparle el pito. Todo era por gestos, que conste, porque yo el francés, el de hablar, lo tengo muy olvidado, y el que no hablaba ni una gota de inglés, pues la comunicación se hacía difícil no, innecesaria. Así que yo, entregado a la arcada y el lagrimón, me arrodillé en su alfombra de fibra de coco, y allí con mis rodillas desnudas frente a un balcón que daba a La Bolsa, chupé y chupé hasta que no pude más. Tanto era la cosa, que estuve a punto de vomitarle en el pito como unas cuatro veces. El me agarraba la cabeza con las dos manos en un gesto de violencia de genero maravillosa y me apretaba contra su pito, que entraba hasta mi traquea y provocaba en mi unos aspavientos de arcadas dignos de tormento en la silla eléctrica. Pero yo seguía y seguía y el seguía y seguía...con una vehemencia que aquello era como chupársela a los huracanes Wilma y Katrina drogadas. Era de un impulso y una fuerza todo que las arcadas y los lagrimones se derramaban por sus huevos y yo los recogía como podía con mis lenguas que parecía que tenía siete, y volvía al ataque sin respiro ni tiempo preciso. Fue, la mamada mas violenta de la historia. Tanto, que se me inflamó para todo lo que quedaba de viaje, el labio superior (de la boca).

No hubo empotramiento porque a el lo que le gustaba era eso. Que se la chupasen de rodillas. De hecho tuvimos una conversación mínima al respecto.

-Él:- Avec Toi? A moi? Chup chup!
-Yo: -Moi? Oui, Chup chup!

Y claro, así estuvimos hasta que hubo que bajar las persianas porque ya entraba muchísima luz y se veía la Bolsa preciosa y neoclasiquisima desde el balcón y nos fueran a ver los del edificio de enfrente.




Pudimos estar así...pues mira, serían las 7 o así cuando lo de la sauna, pues hasta las 10 seguro que sin parar. Yo ya no podía más, pero seguía y seguía sin quejarme y yo creo que el estaba encantado porque yo lo pensé: esto a otra persona le aburre porque tanto chupar y tan violento, aburre/cansa un poco al rato... pero como yo seguía porque el tamaño y el eran estupendos, pues el a mi el sopor me venía muy bien. Vamos, que seguro que otro se habría cansado y habría dicho aquello de “me he dejado algo en la taquilla de la sauna y tengo que volver” , y te vas a otra sauna, claro... pero yo no. Yo me mantuve fiel.

De repente sucedió lo insucedible. Ya teníamos abierta la cama, que era sofá cama estupendo, y de repente, se dio la vuelta, y se puso a chuparme el pito mientras yo se lo chupaba! Vamos, un 69 de toda la vida. Yo de los 69 siempre estoy muy a favor, porque al menos, de lo que era una empotrador 100%, queda un 50%, porque aun se la estas chupando, y tampoco puedes ver muy bien que te la está chupando el por la postura porque te duele el cuello, pero te están chupando el pito cosa que gusta, pero a él no lo ves, cosa que si es como era esto, es lo mejor para que no se te caiga el mito. Yo me entiendo. El caso es que este empezó a hacerme esto y mira, yo no pude de tantas horas, tanta ansiedad, tanta crisis y tanta arcada, que me corrí pero yo creo que en el primer intento. Yo creo que esto a él no le debió gustar mucho...o igual si...no sé...mira yo lo agradecí porque yo ya no podía más con el estrés...y necesitaba descansar...fue correrme y el me echó una sábana por encima y se acostó a mi lado. No creo que le pareciera tan mal lo que hice porque cogió, y sin avisarme ni nada me cogió la cabeza y me la puso encima de su pecho. Yo esto, porque ya estaba rendido vivo, sino le pongo un piso en los Campos Elíseos y llamo a Jean-Jacques Annaud para que nos dedique una película. Dormí... como os podéis imaginar. En la gloria.

Por la tarde yo ya me despertaba y me hacía muchísimo pipí. Lo de hacerte pipí en casa de un extraño es fatal porque te da cosa molestar, despertarlo, no te acuerdas por el pedo donde está el baño, en realidad lo que te quieres es ir ya...en fin. Pero yo fui valiente, más que nada porque no me quedaba batería en el móvil y mi amigo Alejandro iba a estar ya seguro preocupado y yo no sabía ni que hora era, así que me desperté, lo desperté, nos dimos los teléfonos, hice pipí y caca, y me dijo que le mandara un mensaje para tener yo el suyo cuando llegara a casa y recargara. Cosa que hice y al momento el muchacho respondió invitándome a irme a su casa a las 22:30. El a mi me había impresionado, pero yo sabía que yo a él, más. Porque a ver tu que criatura aguanta y aguanta tras poder haberle casi vomitado cuatro veces en el pito con las dos manos puestas en la cabeza sin quejarse mas de tres horas... eso él no lo debe haber visto...y con esas ansias... Yo educadamente, decliné la invitación porque había más cosas que hacer, más copas que tomar y más sitios que visitar. En definitiva, había más que massielear.


CONTINUARÁ...



Por cierto... no digo nada pero...




lunes, 11 de agosto de 2014

¿HAY VIDA TRAS" LA DEMENCE CRUISE"?




Ha pasado quizás mas de un año desde la ultima vez que actualizė. Ha sido un año de cambios muy profundos y grandes novedades. Y por ello, me he mantenido un poco alejado del blog, que no olvidado en absoluto. Laboralmente sigo muy contento pero ya empiezo a moverme para cambiarme de compañía seriamente. Ya he tenido mis acercamientos a "las grandes" y creo que voy x el buen camino pero hay que tener constancia y no dejar de intentarlo. Llegará. El que la sigue, la consigue. Y mientras esto pasaba, me he comprado un pisito en londres. Ahora me falta pagarlo pero estoy encantado con el cambio y con la sensación. Se siente presión por parte de la hipoteca. Hay que pagarla. Pero se siente una responsabilidad nueva que recomiendo muchísimo. Y ya lo de ir amueblándolo a tu gusto es un gustazo que ni te cuento. Me esta quedando monísimo, monísimo.









Pero ahora, centrémonos de nuevo en lo insólito, lo prohibido y lo exquisito de la vida. Sobre todo he vuelto para pediros perdón por este largo break a todos vosotros, y ahora es cuando me veo capacitado para pedíroslo. Ahora que ha pasado. Ahora que os lo puedo contar con mas pelos que señales. Ahora que tengo la experiencia. Ahora que he ido. 

Si queridos míos. Os hablo de una de las experiencias mas escandalosas, nuevas, sorprendentes, recomendables y vehementes que he vivido en toda mi vida. Si pensaba que ya lo había visto todo o casi todo, estaba muy muy confundido. Nada es lo mismo, nada te parece igual ni nada vuelve a brillar tanto en tu vida en cuanto a frenesí y ponérsete los pelos de gallina, tras haber sido pasajero tan solo hace unos 14 días, en el crucero mas loco, desfasado, libre, desmadrado y fuera de toda norma y ley que existe en el mundo hoy día.  

Bienvenid@s al Crucero de La Demence.





La Demence es, para los que no sepan, la mayor fiesta gay mensual que se hace en Europa. Borremos radicalmente Circuits klembuterados y de mirames y no me toques. Aquello del Circuit no es una fiesta gay. Es estar dentro de una portada de un cd de la Matineé, con las miles de reglas sobre comportamientos no escritos, y ridiculeces heredadas del "soy lo mas", aquella corriente marica que se cargó Barcelona hace mucho y por desgracia se ha empezado a cargar ya Madrid (Kluster, su "mejor" ejemplo). 

Te lo dicen muy claro. En La Demence no hay reglas. Solo el respeto. Sus fiestas son legendarias en Bruselas hace mas de veinte años, y yo estaba deseando ir desde que me vine a. Londres estando a una patada con el Eurostar.  Pero nunca pudo ser. Mi amigo Rafa, que ya ha asistido a tres ediciones, me lo comentó el verano pasado. Y sus palabras eran muy ciertas. " No es algo que vayas a ver en otros sitios... Tampoco es algo que mucha gente entienda dado el nivel de "todo" que hay en el barco... Es una experiencia muy exquisita, donde vas a experimentar nuevos feelings y donde vas a comprender un siguiente grado al de "estar de fiesta" Y no se equivocaba en absoluto.

La Demence Cruise se celebra una vez al año durante una semana. Sus plazas son muy limitadas. El lleno completo se produce nada mas que unos meses tras la puesta a la venta de los tickets, mas de un año antes del crucero en si. Y a bordo, van todas las "personalidades" del mundo gay mundial, sin mas. Directores de Gaydar, Grindr, Scruff, Manhunt, Berghain, Shangay, Matineé, RoB, Eagle London / NY y todas las marcas gays mundiales Etc etc etc. Por supuesto por allí estaba Conchita Wurst, este año. 

Su hermano "decente" es el Atlantis, al modo americano, en los barcos de la Royal Caribbean, a lo grande grandísimo pero también, a lo aburrido aburridísimo. Hazte un Atlantis, si quieres ir en un crucero mariquita a visitar bonitos destinos como Bali, Caribe o la Ribera Maya. Eso si, a las 3 de la mañana ya esta todo cerrado, sexo en publico completamente prohibido (te bajan en el siguiente puerto y te detienen según leyes de ese país...) y por supuesto, nada de drogas. Por lo tanto mejor hacerte un crucero hetero normal, que meterte en un centro comercialortopedico americano marica con restricciones. 

Los americanos que estaban en La Demence este año lo decían tan claro como todos los que  han probado Los Atlantis otros años. "En el mundo, nada como esto".





Y es que dentro del barco, de repente, desaparecen las reglas. Tan solo esta prohibido colapsar o camellear. Lo segundo es muy "amplio". Colapsar, si colapsas, te bajan en el siguiente puerto. Así que de ti depende conocerte en cuanto a aguante. Por lo demás, prepárate a ver lo que nunca has visto y sentir lo que nunca has sentido. No se trata solo de un crucero. Yo diría que lo de que sea un crucero es casi lo de menos. Es apagar el movil por  una semana y estar junto con 1600 maricas sin ningún tipo de reglas de comportamiento, tan solo todos movidos con el fin de disfrutar. No existe el divinismo, la actitud o el terrible "soy lo mas". Hay publico para todo el mundo, de todas las edades y de todos los tamaños. Todo el mundo es accesible a todo el mundo, en todos los sitios y a todos los horarios. El sexo se da tan libremente y tan fuera de ataduras morales, que uno puede estar a las 15h en los jacuzzis de la ultima cubierta tomando champagne y fruta, mientras hay una orgía en el jacuzzi de enfrente y una camarera les sirve a sus componentes bandejas y bandejas de frutas. Y de fondo, el mar infinito.





Uno puede estar esperando el ascensor como hacia yo cierta mañana, con un camarero cargado de bebidas en su bandeja, cuando de repente se abren las puertas del ascensor... "Ding!" y delante nuestra aparece un muchacho desnudo total con pinta de él saberse en Urano, metiéndose un pollón de goma de estos de ventosa por el culo. Yo mire al camarero, el muy discreto no dijo nada, el ascensor se volvió a cerrar sin ya nunca saber si el muchacho se había dado cuenta de que había parado en una planta intermedia, y esperamos al siguiente como si nada hubiera pasado.

Lo que pasa en La Demence, se queda en La Demence. Existe una muy respetada ley no escrita de no subir a fb fotos comprometedoras. Dentro del barco todo esta permitido y no te van a llamar la atención por nada. Pero guarda el secreto. Es por esto, que no voy a ser muy detallista por supuesto en cuanto a fotos, en esta entrada, ni en cuanto a detalles de lo que vi. Solo diré lo que me dijo mi amigo Rafa antes de reservarlo: Todo lo que cuente no llega a nada de lo que aquello en realidad es.




El plan del día comienza con eso, el plan del día. Un briefing de lo que ese día hay en el barco, las fiestas y sus temáticas, y tres condones y tres lubs para cada pasajero.
Las actividades son muchísimas pero para ser fiel a la realidad, la mañana es piscina en la cubierta ( los espectáculos, escenitas y desfases que se ven allí no tienen parangón ), y tras si te apetece comer algo, a las 18h comienza un Tea Dance hasta las 22h en esa misma cubierta. Y a las 23h comienza la fiesta gorda de noche hasta las 6, en esa misma cubierta... La de la piscina. Y a las 5 comienza un after en el club de la cubierta 7 con su cuarto oscuro, instalado en el salón de piano... Hasta las 11 de la mañana. Y los chillouts en las camarotes que ya se unen con la siguiente tea dance de la siguiente tarde... O la gente desfasada total que se encuentra uno en la piscina que esta de fiesta sin parar desde hace dos dias... Aquello, todo aderezado por bellas y bellos camareros de países muy estilo pakistan, sudaméricas, filipinas, Mauricio... Que no hacen mas que servirte y servirte sin parar y por supuesto sin llamarte la atención POR NADA. (si todo se hace con respeto al staff y a los propios pasajeros.)





Yo vi escenas tan surrealistas, de por ejemplo un fist fucking en pleno gimnasio del barco a media tarde, y la camarera paraguaya cambiando toallas al lado sin decir ni mu, que claro... Uno se plantea si quiere volver a salir de allí o no en toda su vida. Porque el feeling es maravilloso. Como explicarlo? En un Kit Kat de Berlin, maravilloso sin duda, estas en realidad en una discoteca y lo que ocurre, sea lo sublime que sea, lo ves asociado al sitio y a sus reglas permisivas. Esto es muy distinto, porque estas desayunando, cenando a la carta o en el gimnasio.., o esperando al ascensor... Y todo lo que ocurre ocurre en un crucero con su staff delante de todo aquello, sin nadie decir nada y sin que pase nada de nada. Las "bandejas" vuelan por las cubiertas. El que sepa entender, que entienda. Y de repente te notas en una especie de micromundo en el que todo esta permitido, aislado del mundo real físicamente, con 1600 personas que están en un continuo state of mind de "vamos a hacer lo que en la calle o hasta en una disco, estaría mal visto por pudor o ridícula ética." Muy de dejar atrás tabues, reglas y dejar libre el instinto del disfrute salvaje. El feeling es muy nuevo. Nada que ver con una Ibiza ni muchísimo menos, vamos, si lo que se quiere es experimentar una sensación de libertad única por una semana. Y de fondo, los amaneceres en alta mar con esa musica que no se puede creer (Ben Manson queda consagrado como mi nuevo ídolo de clubs) y esa facilidad de hablar, "interactuar" , bailar y no sentir vergüenza de nada, con gente que ha perdido igual que tu, sus ataduras morales. Lo que alli he visto no lo he visto jamas. Las escenitas en la zona de bebidas de la cubierta, de sadomasoquismos reales de pedo entre cachas con travelos y los camareros sirviendo el eterno champagne, o las escenas crudas en la piscina... En los pasillos de los camarotes... bueno, es que bajar al camarote en mitad de una de las fiestas de cubierta es toda una experiencia recomendabilísima. Lo que se ve entre sex parties de 30 metidos en una habitación con la puerta abierta y una camarera filipina del room service sirviendo lubricantes en bandeja... O bajar las escaleras porque los ascensores tardan, y verte comidas de culo en los descansillos, eso, como poco. Y hasta aquí puedo leer...





La liberación es tal, que yo ya llegué a tener sexo en el camarote de mi amigo Rafa, allí mismo delante de él, vamos, empotradito con las piernas pal techo hijos míos. Y unos chulos... Pero claro, si ya en la cubierta 9 existe un cuarto oscuro al aire libre donde se ve de todo y donde también allí se vierte champagne sin cuidado ninguno... Yo es que ademas he conocido el poliamor. El meterte ya con parejas de casados. Una cosa, que desde luego me sorprendió mucho. Allí el 70% de los pasajeros van con sus maridos, casados todos. Es el reino de la pareja abierta. Los solteros somos los menos. Y eso si, el abanico es enorme y no por estar casados son mayores o muy jóvenes. Hay, para todos los públicos.





Yo estuve con:

Una pareja de Zurich, los dos monísimos, un día con uno, otro día con los dos a la vez
Una pareja de italianos. Con uno una noche un tonteo y luego la ultima noche, la traca final en su camarote con los dos a la vez. Les cagué la cama.
Un chico monísimo que fue el que me empotró delante de mis amigos en su camarote, en la  white party. Tambien cagado, por cierto. Una pena porque era monísimo.
Dos actores porno que me guardare de decir quienes eran, uno de ellos, de casarse de verdad y simpatiquísimo. Enamoradito me dejó.
Y un día un muchacho tras desayunar, me invitó a su camarote y allí había cinco mas. Toqué la armónica. Precioso.
Y en los chillouts, uno me metió los dedos por el culo en mitad de todo el mundo con los djs estrella allí a mi lado sin yo tener reparo... Luego a un americano residente en Amsterdam se la chupé muchisimo y estamos en contacto para irme a verlo a Amsterdam cuando sea... A un mexicano también recuerdo chuparle lo que fuera y a un dj estrella de La Demence, de cuyo nombre no puedo acordarme... Pues ese me la metió. Pero hijos, por eso os digo que aquello es una maravilla. Ni zona vips ni mírame como soy lo mas ni madrileñismos del kluster de pueblo. Aquello es Ven y verás.  

Desde bien antes que comience el crucero, meses, se te va informando que lo mejor es no llevar ropa normal. Y es la verdad. Yo no me la puse. Y también se te advierte que este es un crucero donde los destinos importan poco, porque si os digo la verdad, nadie o casi nadie baja a ellos. Era de risa ver la lancha que te lleva desde el barco al puerto (cuando no atracábamos directamente en el puerto), dar vueltas y vueltas al crucero y la gente con unas castañas en los balcones tremendas, unas músicas que no se cree uno y unas formadas por los pasillos entre sexo, trash y váyase vd a saber, que desde luego allí a la mayoría nos importaba mas bien poco si estábamos en Córcega, Mostoles o Villanueva de la Serena ( Badajoz ). Aun así, baje a Ajaccio y Portovenere. Que por cierto, fue preciosa mi llegada a Portovenere, quede dicho.





Se corrió la voz por el barco, que a mi me encantaba que me escupieran en el culo, y claro, yo era salir a las cubiertas o a los pasillos, y la gente me escupía muchísimo. Sin pedirme permiso, chulazos de todas las nacionalidades me bajaban el bañador o lo que llevase de modelo en ese momento, y me plantaban, bien carraspeado, un señor gargajo-prelubricante en todo el culo. Incluso una camarera como hindú, se unió a tal ceremonia de mi culo y ella, ni corta ni perezosa, tras explicárselo todo claro, me soltó un señor escupitajo. Mi disfrute era máximo, máxime cuando en pompa en una cubierta, con un señor de unos cuarenta bien parecido, me escupía en el culo en punta mañana, y arribábamos al precioso puerto de Portovenere así, con ese estilazo sublime saludando a Italia desde abordo. Precioso.





Como decía, cada fiesta es una tematica... Where are you from, Uniform, Fetish, Ladies Tea Dance.... Y los elementos y la falta de pudor y vergüenza y ridículo corrían por las cubiertas como aguas de mayo. Pasaba y se veía absolutamente de todo, siempre con la sempiterna complicidad del staff del barco. Sin duda el gran pistoletazo de salida del crucero es la White Party. Creo recordar que fue la tercera noche. Hasta entonces, el desmelene no es el que es tras esta fiesta, puesto que la gente aun no se conoce mucho ni ha habido tiempo para todo lo que hay que ir haciendo a cada momento... Pero es la White Party, la que marca un antes y un después en el crucero. Para mi, y lo digo sin temor a equivocarme, LA MEJOR FIESTA QUE HE VIVIDO NUNCA EN TODA MI VIDA.






Y no solo, porque en la cubierta pasa de todo y la gente esta entregadísima a disfrutar sin taparse de nada, o porque la música es la mejor que he escuchado nunca, o porque la parte noche es mágica pero mas mágico es el amanecer y la parte día hasta las 12 de la mañana con ya hasta el staff uniéndose al mogollón... O lo total del agua de las piscinas, que esa noche había mar revuelta y se creaban unas olas que nos salpicaban a todos en la pista y la gente se liberaba aun muchísimo mas... O lo sublime de que llueva a mitad de la noche y suban los focos unidos al infinito del cielo y se cree un momento entre mítico, místico y muy intimo de ti y el espíritu del crucero, la libertad del sexo sin tapujos a la luz del dia o de la luna y el consentimiento de todos con todos porque estas en alta mar con un musicón maravilloso aislado del mundo y rodeado de 1600 personas que han ido a lo que tu. A tener la experiencia de su vida en cuanto a relax, olvidar, reír y disfrutar. Nunca, jamas, se me olvidará esa White Party.  

Y como mi amigo Rafa me dijo, por mucho que te quiera contar, no es NADA si no lo vives en directo. De aquellas palabras me acordé y se lo dije allí mismo. SUBLIME.




Como sera la cosa en general, que al preguntarle a una chica del staff sobre qué le parecía aquello, me comentó que los preparan especialmente para este crucero ( la misma tripu opera diferentes cruceros "normales" durante la temporada,) y que siempre tenían problemas porque desertaban muchos al comenzar el crucero y empezar aquello a "funcionar" . Si para mi es glorioso e impactante, que pensaran estas gentes de estos países al ver lo que ven... Eso si, los que "sobrevivian" parecían estar encantados con el ambientazo. 

Tras la White Party parece como que el barco se ha quedado pequeño. Ya todo el mundo te sonríe porque conoces a mil y pico casi, y porque estas a mitad de crucero y quedan aun días de disfrutar. Lo mejor empieza ahí.  Por cierto, a propósito de las mares revueltas... Había noches que un poquito si que se movía el barco... Poco, pero lo suficiente como para presenciar un espectáculo sublime en el cuarto oscuro del club de la cubierta 7. La gente, con el va y ven, corrían todos dentro desnudos empujados hacia un lado o hacia otro en una mezcla de a ver quien agarra una polla hacia la derecha.... Y de repente todos en pompa apuntando con el culo hacia la izquierda... Y vuelta a empezar. Yo aquello me tuve que sentar para verlo porque de verdad, no daba crédito. Maravilloso. De todas formas el cuarto oscuro era lo que era pero mas fuerte era salir a la terraza de fumadores del after-club, donde un espíritu de orgía, frenesí, desate y escandalazos de todo tipo maravillosos se hacían y deshacian mientras de fondo, el mar infinito del despunte de la mañana te invitaba a respirar hondo y gritar alto hacia popa y proa: VIVA EL COÑO MI MADRE!





Me quedo muchos recuerdos, escenas muy nítidas y maravillosas situaciones que no voy a especificar aquí ya mucho mas. Bastante he contado. El Crucero de La Demence es para exquisitos y para aquellos que de verdad quieran saber que es el súper-otro nivel de clubbing y el leisure en el mundo hoy día. En octubre-noviembre saldrá a la venta el del año que viene. Allí estaré sin duda. Un evento que para mi ha roto todo lo que conocía antes.


Y mientras llega, disfrutemos este noviembre del 25 Aniversario de La Demence en Bruselas. Allí estaremos por supuesto. Pero recordad, lo que pasa en La Demence, se queda en La Demence. Si quieres descubrirlo, hazte el regalo sensorial de venir. La experiencia fiestera gay mas fuerte del mundo.





domingo, 17 de noviembre de 2013

EL NEONAZI

Ya se que llevo mucho sin actualizar... el volar, que ahora se vuela menos y no es excusa, y que con haberlo dejado con el pakistaní me he quedado un poco desmestruada, ha hecho que no haya salido mucho en plan que me pase de todo por favor. Desgana. ¿No os ha pasado, a los que habéis tenido una relación muy muy intensa, y encima la primera relación, que cuando lo habéis dejado, el sexo ya no es lo mismo? Con lo que yo era antes, que me sabía todos los detalles de todas las cabinas de las saunas y de todos los váteres de Londres y de Madrid... y ahora resulta que llevo sin ir por el Hoist, como ni se sabe. Fui a un bar de desnudarse y me aburrí, y en las saunas, que he tenido sesiones de dos días allí metido en la Charriots de Vauxhall, me he llegado a aburrir en la cabina con el que fuera y me he hecho la de “que creo que he dejado la taquilla mal cerrada”, y me he ido a la cabina de al lado a fumarme un cigarro ilegal y beberme una fanta. Es que me ha llegado a pasar lo que me pasó el otro día, que fui a casa de un amigo tras salir, y terminaron de sex party allí entre todos, y yo era el único vestido, poniendo las copas y dándoles cigarritos a todos y revisando que quedaban hielos en las copas, y que todo el mundo estaba bien atendido mientras todos follaban con todos... así estuvieron toda la mañana... yo me salia a fumar al jardín de atrás y me encargaba de poner el hilo musical en youtube. Una cosa deleznable del todo vamos.

Mirad, esto no puede ser. Me niego. Yo era Y SOY una grandísima cerda ibérica (expresión de mi amigo Lucas que ya guardaré para siempre conmigo), y a ellos pienso volver. Tengo que despojarme de eso de que el sexo va con el amor, como pasaba con el pakistaní, y volver a lo del sexo va con el popper, que era lo mio.

Así que desde aquí, os digo:

Todas las que hemos pasado por un plof gordo y se nos ha quedado el coño desmestruado, volvamos a ponerle empeño. Pongámonos el coño por montera. Pensemos en piernas gordas con pelos, sobacos de hachazo y barbas cerradas! Seamos lo que éramos antes. UNAS CERDAS IBÉRICAS. Yo hago propósito de enmienda, desde hoy, y aprovechando que en diciembre tengo todos los findes off, para, no solo volver a tener la ilusión de escurrirme con mi propia clamidia, sino para tener siempre la certeza segura de que tíos hay muchos, y la vida es muy corta. Que nos de tiempo a hacérnoslo con los mas posibles! No te dejes para mañana, lo que te puedan meter hoy!.




Así pues, la vida que he llevado últimamente ha sido mas de bares y clubs normales de hombres, que de bares de desnudarse, como digo, pero por supuesto, no han dejado de pasar cosas. Os cuento aquí, mi último descubrimiento, conquista o despropósito. Como lo queráis llamar.

EL NEONAZI

Si queridos. He conocido a un neonazi. Y nos gustamos.

Yo creía que no se podía rizar el rizo mas de lo que tenía rizados los pelos del coño Lola Flores, pero si que se puede. Un día hace ya, como unos meses, en el A:M:, un after de aquí de Londres, vi a un señor muy grande, muy cachas y muy mono. No os voy a colgar fotos del muchacho en cuestión, pero era (es) una cosa así:




No exagero, que ya sabéis que yo lo cuento todo con mas pelos que señales. MUY MONO. Y claro, yo me declaré totalmente. Le hizo muchísimas gracia...porque además el habla un poquito de español versión argentina, y claro, hubo como mas click. Allí en la discoteca me acuerdo que se ponía a mirar mas a mi amigo Guille tras yo haberme declarado, cosa que me ponía de los nervios, pero como mi amigo Guille estaba peor que estoy yo, es decir, peor que Juana de Arco, y no hace caso a ningún hombre desde hace tiempo, supongo que se vino a lo fácil y ya se me echó encima. No me importó para nada en cuanto sus pelos, su olor y sus barbas me rascaban hasta lo mas hondo de mi ser. Salía la cerda ibérica que llevo dentro. Total, que allí en el after, me arrinconó en una pared y me besó. El muchacho besa así como con la boca abierta y mueve la lengua. No es de los que te chupan como un caracol, cosa que bueno, se perdona porque mira, es monismo y esta bien bueno. Yo disfrutaba muchísimo. Hubo un momento que me vio la pulsera esta de cuero que llevo en la derecha como identificativa de pasiva (para facilitar mi desvirgue cuando salgo) y me preguntó que si me gustaba el cuero. Yo salí de mi y vi el cielo y mi culo abierto. Hubo otro click. Y entonces empezó a hablarme al oído cosas de cueros, de chaquetas, de uniformes y de fetichismos de ayer, de hoy y de siempre. Por el momento todo iba sobre ruedas. Era una cerda inglesa. Juntas podríamos derribar el tabú de Gibraltar. Lo que no me esperaba es que me iba a salir con frases del estilo que si la raza aria era superior, y que eso a él le ponía muchísimo. Yo como olía tan tan tan bien, le dije que por supuesto que lo era. A lo de que ver videos en youtube de la Solución Final le ponía cerdo, también tuve que decir que a mi también me ponía de un cachondo que pa que, cosa que me llega a oír mi madre, mis amigos, y yo mismo hoy, y me sacan y saco de allí a pescozones. A lo de que Hitler estaba en lo cierto, también tuve que decir que si. Que lo estaba, y mucho. Por supuesto, ni que decir tiene que me pareció un señor que no estaba en sus cabales, pero poneros en la situación: las tantas, un after, monisimo, un olor a tío que vamos, unos pelos tremendos, unos brazos que no se sabe como eran ya... yo que voy a decir, que yo prefería ver videos de Baccara? Pues no. En estos casos hay que decir que si, que todo lo que a él le pone te pone a ti, y que todos sus gustos son adecuados y acertados, porque lo que te lo quieres es llevar al váter y que te la deje chupar en 5 minutos. Ese era mi plan. Yo no quería nada mas allá.

Pues pasó algo más allá... pero mas allá de Encuentros en la tercera fase. Me llevó a su casa. Como no se le veía violento, sino que solo se le veía que estaba pa llá y ya está, tampoco lo vi mal... yo me veía muy blanquito, ni llevaba yo barbas de rabino ni se me veía del guetto de Varsovia, así que yo valiente de mi, me decidí a que si, a que era seguro irme con él.

Y mira, no me pegó por supuesto, ni me hizo perrerías de judía, ni me gaseo (hasta un pedo suyo me hubiera comido de lo mono que era...), pero lo que pasó en su casa fue más allá del sexo. Mas que nada, porque el sexo en si fue una mierda.

Una casa preciosa, por cierto. Casoplón, casoplón. Pero allí llegamos, subimos a su habitación, me dijo que me desnudara, me desnudé, el desapareció por un rato, yo en ese rato con la sábana bajera me di fuerte en el culo porque sabéis que con los pedos el culo puede tener rastros de la tortuguita y si te lo chupan queda fatal, así que con un poquito de saliva me aseé, y cuando llegó, se presentó con el portátil, y una bandera esvástica enorme.

A mi la bandera me dio un poco de susto, para que os voy a decir que no... porque era además enorme. Allí lo dejó todo encima de la cama, se desnudó, quisé fenecer de la impresión del tiarrón que era, y me dijo que se la chupara. Se la chupé muchísimo...un pito enooooooorrrrrrrrrmeeeeeeee que tenia la criatura...grande y gorda. Preciosa. Yo guardaba la esperanza de que se le olvidara lo de la bandera y el portátil pero iluso de mi, se la chupé todo lo que pude hasta que me paró y empezó con los besos y con las frases de nuevo. Que si la Solución final, que si Hitler, que si Goebbles... además como yo sé del tema porque me parece un tema muy tremendo de leer y documentarse, pues el muchacho vio que sabia del tema, y entonces como que se creyó de verdad que a mi todo aquello me gustaba y pensaba como él, que los arios somos superiores y que la raza blanca se come a la negra. Pero vuelvo a repetir. ¿Como no le seguís el juego a una cosa así de bonita? Con lo sumiso que soy... imposible.

Y de repente, cogió y puso en el portátil, unos videos que yo jamás había visto. No eran desagradables, porque menos mal, que no eran de sufrimientos ni penas del holocausto. Eran de Goebbles dando sermones a la nación, de Hitler desfilando, quemando libros... videos muy tremendos como de Documentos TV que en youtube he mirado luego y casi no hay. Yo creo que se los compró por ahí... Y allí el muchacho se sentó conmigo desnudos, yo entre sus piernas, y se puso a pajearse y a que yo lo pajeara. Y el Goebbles delante... Yo intentaba pensar en hombres metiéndome pitos por la boca a la fuerza. En cuando te van a meter el pito, que te empieza a doler pero luego gusta. En olores a sobacos... en Paquirri... en fin, en cosas que hicieran que se pusiera el pito duro, pero mira, imposible. Yo con el Goebbles no podía. El estaba tremendo, muy excitado y solo hacia decirme frases al oído que yo solo decía que si que si que si que si que me ponía todo muchísimo, que me iba muchísimo todo y que aquello era ideal de ver así. De vez en cuando me miraba el pito y como aquello era mas un tumor que otra cosa, me miraba como raro y me preguntaba que qué me pasaba. Y yo le decía que era el alcohol. Así que el muchacho, para agasajarme y excitarme más, probó con la bandera. Lo de la bandera consistía en que el se sentaba en la cama, yo me tendía a chupársela y el me ponía la bandera esvástica por encima así tapado, que aquello parecía que yo estaba metido debajo de la caseta del partido comunista. Bueno era una escena tremenda. Ahi es donde tuve yo mas intimidad y me puse algo mas guarro porque ya no tenía al Hitler o al Goebbles delante, y lo que estaba era debajo de la bandera, que ni la miraba, y me dedicaba mas a chupársela muchísimo. Pero claro, él tenia la mala idea de pararme y de sacarme de la tienda de campaña y ponerseme encima a hablarme de esos temas mientras me besaba...y a mi se me bajaba todo. Un despropósito.



La cosa acabó en que no acabó en nada, porque ni él se corrió ni por supuesto yo tampoco. Quedó en tablas. Yo me disculpé muchísimo y le dije una media verdad. Que me ponía nervioso porque me gustaba mucho. Cosa que era así, pero por supuesto era también que no. Y nada, al muchacho no le importó... parece ser. Vamos, yo le tuve que gustar porque esa noche dormí en su casa y por la mañana se fue a currar (oh sorpresa, que curra en la misma agencia donde yo hice el máster tras la carrera, pero aquí en Londres), y a mi me dejó en su casa dormir más. Yo por eso siempre vi que el muchacho no era un delincuente ni un peligroso y que a mi no me iba a pegar ni nada.

Hemos seguido en contacto... incluso hemos quedado para cenar, todo esto él muy detrás de mi, porque me llegó a decir que él no encontraba nunca a nadie que le pusieran sus fetiches nazis, y que yo le gustaba además porque a mi si que me iban. Y claro, tan mono que es, como le dices tu ahora, que esos fetiches ni son fetiches ni son nada, sino que lo que son es locuras. Con lo mono que es... es que mirad... es una cosa así como os decía antes:



Total que la segunda cita tras la cena fue … pues lo mismo otra vez. El Goebbles en el ordenador pegando gritos. Él desnudo sentado en la cama. Yo chupándosela a ratos debajo de la bandera nazi y a otros ratos besándonos mientras me cuenta al oído que la raza aria es superior y yo digo que si a todo con el pito mas revenío que una empanadilla descongelada. Un horror. A esta segunda vez yo dije lo de siempre. Que me gusta tanto y que me pone tan nervioso, que no se me pone. Y pa mi que se lo cree... porque claro...otra mente sana, escucha estas cosas de los nazis y se ve en esa situación de chuparle el pito debajo de la bandera y sale de esa casa escopetao pero como yo sigo y sigo porque se que tras las frases al oído sobre la superioridad de la raza aria, viene la parte de meterme debajo de la bandera y chupársela, que es la que a mi me gusta, y yo no me veo lo suficientemente fuerte como para decirle que a mi esas tonterías no me van.

Y así llevamos un tiempo, que el miércoles que sepáis que vamos a quedar para cenar y me quedaré a dormir en su casa y de nuevo me veo bajo la caseta del partido comunista cantando “los micrófonos”




Y encima es que él a mi me gusta, porque habla con ese español tan gracioso, y encima está como obsesionado con las fregonas en Tarragona... que el primer mensaje que me mandó tras conocerlo el primer día, fue este, acompañado de esta imagen:

“EN TARRAGONA NO VENDEN FREGONAS”




Y encima no vi yo mucho signo de empotramiento... que ni me ha metido nunca un dedo por el culo ni nada... ni le he visto yo hacer el ademán..


viernes, 27 de septiembre de 2013

BERLIN 2013 II DE II

Tras esta pausa, volvemos a Berlín para seguir con lo que dio de si aquel viaje. Mas bien, con lo que dio de si el Bull. La verdad que lo planee todo muy mal, porque no dio tiempo ni a ir al Kit Kat ni a nada. Mas bien no lo planee. Salió como salió. Es decir, no salí del Bull.

Como hace ya algún tiempo de este viaje y he perdido la escaleta de acontemientos, esto es, su orden de aparición, iré contando, párrafo a párrafo, sin orden, lo que allí viví.


El Estocolmés:


Fue un muchacho muy salao que conocí en el Bull, muy mono, y que no tenía mucho dinero el muchacho. Así que yo le invitaba a todas las copas con la esperanza de que se liara conmigo. Si. Putero. Pero chicos, ¿que mal tiene hacer eso, si al final lo conquisté?. Recuerdo que en una de mis visitas al baño, me lo encontré muy dicharachero con un señor. Así que le dije que ni hablar, que con ese señor el no pintaba nada y que se metiera conmigo en el baño. Yo estaba como muy disparado. Y allí en el baño que se metió conmigo, cerramos de un portazo, me bajó los pantalones hasta media rodilla y me la chupó muchisimo. Fue así, como una cosa muy seca y animalada...muy de instinto. Yo lo vivi muy feliz y contento. Un sexo de estos rudos, frios y de cinco minutos y de pié con el fondo de alicatado de los azulejos del baño del Bull. Precioso.


El muchacho cachas rubio de los pezones:


Estaba yo en la barra muy pizpireto, cuando de repente, una cosa enorme, rubio, tremendo de cachas y monísimo, entró por la puerta. Claro, era de esto que no te lo crees y que por supuesto no esperas que te vaya a mirar a ti. Pues me miró. Y claro, como se fue para el baño derecho, para el baño que me fui yo. Y allí lo vi y me dijo: -entras? Y yo contesté: -Entro.
Y bueno, dejó la puerta entornada, cosa que me esperaba, y allí que me dijo que le tenía que tocar los pezones. Yo lo primero que quería es darle unos besos bien tremendos, así que intenté, y se dejó, pero me puso las manos en sus pezones, y bueno, mira que no soy nada fan de estas cosas pero allí que me dispuse a tocárselos. Fue darle el primer apretón y retorzón de pezones, que de repente pegó un grito agudísimo, agudísimo como de modelo, y me apartó de él de un porrazo. Resulta que es que era mega sensible, y lo que le gustaba es que se los rozara así como muy de poca cosa. Yo le pedí perdón, y allí que me veis, intentando besarlo, que no quería el muchacho, y acariciándole los pezones como si estuviera acariciando un hamster, con un cuidado horroroso y con una falta de apetito sexual fatal. Me estaba convirtiendo en la Cantudo probándose anillos en Suarez, parecía.

Así que lo que decidí, fue agacharme y chupársela mientras le tocaba los pezones así. Y mira, el pito era como si fuera un altramuz. El se lo tocaba muchísimo para que se le pusiera duro, y yo le pasaba los nudillos por los pezones como si estuviera acariciando un canario pero nada, aquello no había forma. Era un cachas maravilloso pero aquello tenia la libido mas reventada que el coño de Karmele Marchante. No sabía que hacer! Como solucionaba yo aquello...lo veía venir sin remisión. El chulo se me escapaba.

Pero gracias a lo de la puerta entornada, llegó la salvación en forma de tercera persona. De repente, entró un señor allí, que ni pidió permiso ni nada, y se encerró con nosotros en el váter. Yo como estaba chupándole el pito al cachas, tampoco me fijé si el muchacho tercero era mono o horroroso, Yo solo vi que se bajó los pantalones y se sacó el pito, que colocó junto a mi cara. Y claro, era un pito mucho mas tremendo y en mejores conciciones que el del cachas de los pezones. Así que yo sin pedir permiso, y sin que se notara mucho, cogí y me enganché al pitó nuevo. Y chupé y chupé. Además me intercalaba de uno a otro, que esto es una cosa que la hago yo cuando estoy en otra ciudad, con mucho dinero, y con mucho tiempo por delante. Vamos, cuando estoy feliz de ser yo 100% y de gastar el 100% de lo que llevo. El muchacho al que yo chupaba, cogió y se puso a tocarle los pezones al cachas rubio, y le pasó lo mismo que me pasó a mi. Que el cachas pegó un grito horroroso, el otro se asustó y también gritó, y parecía aquello que yo estaba chupándosela a dos Mama Chicho maquillándose. Mira, una cosa muy poco recomendable.


La Chantel, el trapo de cocina y el Pontempompa


La Chantel es una travesti que estaba siempre por allí. Muy muy demacrada. Muy muy borracha. Muy muy estropeada. Pero graciosísima. Y el Pontempompa era, parece ser, intimo suyo. El se pasó el día y la noche y el día y la noche otra vez, super desnudo y super haciéndoselo con todos. Además el era como muy chupador. Te lo veías tal que chupándosela en la barra a uno, como que chupándosela en los sofás a otro, tal que chupándosela en los baños a dos, tal que chupándosela en el banco corrido del fondo a tres, tal que durmiendo un rato en las colchonetas del suelo del cuarto oscuro entre cuatro, y etc etc etc.




Yo intimé mucho con la Chantel, que me parecía un grandísimo personaje. Y ella, lo que quería es que yo me quedase desnudo como su amigo. He encontrado algunas fotos sobre ella. Dirige el Club “House of Shame” en el Bassy Club, por si algunos estan interesados en conocerla. Tremenda. Total, que como nos hicimos muy amigos, lo que ella consiguió es que yo a media tarde o a media noche, vete tu a saber cuando era ya, me quedara ya en pelotas por el Bull. Yo no quería, porque el unico que estaba en pelotas en aquellos momentos era el pontempompa, pero mira, ya llegó un momento que me dio igual. Fue quedarme desnudo, que el Pontempompa se vino corriendo para mi para chuparmela allí en plena barra, pero claro, a mi me daba nosequé, que yo estaba ligando con el camarero desde hacía un rato...pero bueno, como le dije al camarero, “tu desde la barra no ves nada al otro lado por aquí debajo”, así que dejé que el Pontempompa me la chupara arriesgándome a coger toda suerte de clamidias salvajes y gonorreas en flor estupendas de la huerta berlinesa pero mira, eso que me llevé, digo yo.

Hubo un rato que me pusieron hasta temazos, y claro, yo eso de bailar desnudo no soy, así que el camarero se apiadó de mi y me dio un trapo de cocina, con el que me hice una falda hawalliana muy muy entallada y pude bailar los temazos de ayer, de hoy y de siempre. Me encantó. Recomiendo a partir de ahora desnudarse mucho en el Bull cuando no haya mucha gente. Sobre todo cuando entra el repone tabacos a que le firmen el papel del tabaco en la barra y tu estás allí desnudo mientras el Pontempompa te la esta chupando, o sobre todo cuando vienen unos albañiles a arreglar un váter que está atascado de vete tu a saber el que, y tu sigues allí siendo felado con el Pontempompa y la Chantele allí sentada en la barra muy muy muy borracha y torcida. Sublime.


El muerto, la violación, el cockring y la azafata.


Puesto que no sé que fue pasando antes y que fue pasando después, he aquí otro momento histórico vivido en el Bull en esta tanda. Serían las nosecuantas del día tal, cuando hablando muchísimo con un chico que había por allí muy bien parecido, de repente, se me fue de la barra y se fue hacia los sofás, donde medraba, dormidísimo, un chico con unos cueros, así a pierna suelta y como un tronco.

El muchacho de buen ver, se puso como a tocarle el pito, ya que el chico que dormía, lo tenía con un cockring muy elegante. Pero se lo tocaba así como si hubiera sido la primera vez que veía un cockring. Yo espectante, bebía en la barra a que se desencadenase lo que sabía que se tenía que desencadenar.

Efectivamente, de repente, el muchacho bien parecido, comenzó a pegarle como unos porrazos al muchacho que dormía desnudo en el sofá, y como que se le echó encima. Y se puso como a tirárselo pero de una manera muy desordenada porque ni se la metía ni nada, era todo como de roce y de magreo. Total, que el muchacho que dormía despertó, y se puso en pompa automáticamente. Así que el muchacho de buen ver se quitó la ropa corriendo allí en el sofá, toda por el suelo, que a mi me dio mucho apuro y se la recogí toda como buena azafata, y se fue para la maquina de condones, sita junto a la maquina de tabacos.

Y ya con la compra hecha, cogió y se puso a cuatro patas, con el muchacho que dormía con las patas levantadas, a metersela muchísima en el sofá. Era una violación que desde la barra se veía muy de como deben hacerlo mis padres...sin porrazos, como con una sintonía y un compás. Una cosa que no veía yo hace mucho. No es que hubiera cariño, pero se intuía un respeto. Y de repente, el muchacho de buen ver me gritó desde el sofá: -Acercame el popper!
Y yo como buena azafata, le pedí un popper en la barra como quien pide la sal, y allí que se lo acerqué. Y se acabó el respeto de momento. Ya aquello parecían los monos bonobos de Borneo, que se follan entre padres e hijos por el mero hecho de preservar los lazos familiares.

Y no sólo eso. También me pedía lubricante...Pues allí que me levantaba yo de mi tabureta y le llevaba todo lo que el pedía. Ya cuando vi que me miraba como para pedirme algo mientras se follaba al muchacho, me adelantaba yo y le decía: -quieres una cervecita? -un cigarrito? -un poquito de sal?... aquello era así.

Y no solo ahí acaba la cosa. Fue acabar de violarlo, que el muchacho violado cayó muerto o dormido o como fuera, en el sofá, y el otro de buen ver, le arrancó el cockring y se lo intentó poner allí en el sofá de pie. Pero no podía. Era una cosa muy difícil para él. Tras ese esfuerzo...además que se le veía un muchacho de buena familia que no estaba acostumbrado a esos lares, y quizás fuera el primer cockring que se iba a poner...total que yo me apiadé de él y me acerqué y me senté en un sofá frente a él. La escena fue así: él de pie intentándose poner el cockring delante mia con el violado tirado desnudo en el sofá por detrás. Yo explicándole que primero se meten los huevos. El muchacho estirándose de los huevos muchísimo sin ningún éxito, así que yo ya, me armé de tripas corazón, alargué mis brazos y manos, toqué todo el pitó y lo cogí así como si fuera todo un higo, y como si fuera un marinero haciendo un nudo, le estiré de un lado y encogí de otro y allí que se lo puse sin mirar mucho a nadie y como si fuera la primera vez que le limpio una diarrea liquida a un niño.

Y luego, sin más, el muchacho de buen ver cayó muerto y dormidísimo en el sofá, junto al violado, y allí disfrutaron de una siesta estupenda que no sé por supuesto hasta cuando duró... porque yo ya me acuerdo de poco...solo de los flashes de los momentazos.


El camarero del Bull, el CDL y mi violación profunda.


Resulta que ligué con el camarero del Bull. No te lo pierdas...me hacía unos chupitos riquísimos durante las dos tandas de varios días que me quedé allí metido...y claro, eso era por algo. No sé como le gustaba, si me vio desnudo con un trapo de cocina por allí por su bar, pero mira, algo vio porque le gusté. Y me llevó a su casa. Allí no dormí NADA. Entre la cama que era una mierda, la habitación que era otra mierda, y que yo estaba con la intranquilidad de que el Bull estaba abierto 24h y me estaba perdiendo cosas tremendas que estaban pasando seguro, como que no conciliaba el sueño. Luego ya si que caí rendido, y él también, tanto, que llegó tarde al turno de mañana y ya se saltó al de tarde.

Nota: no follé nada con el camarero del Bull, porque el del ppuestazoque tenía, no podía, y yo que estaba ya muerto de todo y que lo que quería era volver al Bull, pues tampoco estaba yo en mi momento. Yo quería ser testigo de aquello y no perderme nada! A quien se le ocurre irme con un hombre a su casa! Donde se ha visto...

Pero claro, uno que no es tonto, coge y se informa de los sitios, y claro, Berlín no se queda coja ni chica ni corta...ni yo tampoco...así que cogí, y esto creo que fue, en la segunda tanda del salir, me fui al maravilloso CDL. (que hasta que lo encontré... madre mia...)




El CDL es un bonito y psicodélico bar mariquita de Berlín con multitud de fiestas curiosas y creativas que no dejan lugar al aburrimiento. Yo a la que fui fue una fiesta muy adecuada, que entrabas y tenías que meter el pito por un agujero en la puerta, y según te vieran el pito, ya te dejaban entrar o no. Como me adviertieron de esto, cogí, y por la calle, me fui tocando muchísimo. Se me ponía como si fuera un flandul, pero no llegaba a chorizo de Burgos, así que con un condón, me hice un cockring precioso y por la calle perdida que iba con el pito durísimo buscando el bar dichoso. Por fin lo encontré. Tiene doble puerta, que quede claro. Llamas, te abren una, entras a un cuartito, cierran, y ahi metes el pito por un agujero y según te ven el pito, entras. Bueno, pues así lo hice y entré de momento. Yo de pito no ando mal. Ni de estómago.

Y era una fiesta de desnudarse, MENOS MAL, en la que te ponían una pulsera preciosa azul fluor o rojo fluor, según fueras pasivo o activo. Yo me quise poner como 5 azules, para dejarlo bien claro, pero vaya que deslumbrara por los sotanazos y provocara un accidente, me dejé solo una.

Y mirad, me parece de lo más civilizado que he visto. Porque todo el mundo está con sus pulseras. Todo el mundo sabe de que vas. Los activos te siguen. Los pasivos los seguimos. Los pasivos no se siguen entre ellos, ni los activos tampoco, y es como muy a saco y muy descarado. Es muy de que estás allí diciendo: MÉTEMELA.

Y me la metieron. Pero además creo que ha sido de las mejores veces que me la han metido. Mira, fue precioso. Porque estaba yo de pie, ligué con uno muy tremendo de cuerpo, me cogió, yo me convertí en una pipa pelada, porque es a lo que llego cuando doy con uno de estos... y me puso de espaldas y allí mismo de pie me la metió. Pero metida de una forma super bien, con su dolor, y yo cada vez mas y mas y mas arqueado para adelante, que ya estaba hecho yo un cuatro de vencerme tanto para adelante...hasta me tuvo uno que sujetar porque yo lo que quería era allanarle el camino al tremendo y dejarle todo muy bien y muy despejado para que me empotrara bien. Creo que nunca me la han metido taaaaaaaaaaan hasta dentro y nunca ha sido taaaaaaaaan grande lo que me han metido. Pues no me dolió casi. Solo lo necesario que te gusta y todo. Claro, yo iba por la calle con el pito anudado con un condón para que me dejaran pasar, así que con esas ansias, como para que no me puedan meter algo. Fue un polvo muy corto, porque la situación era tan morbosa y tan cerda, allí en un pasillo, delante de todo el mundo, que es que yo de repente ya no pude mas, y en forma de pescadito que se muerde la cola (porque yo mas doblado pa lante no podía estar), pegué los gritos mas fuertes que he pegado jamás en un bar de desnudarse, me corrí que aquello parecía la rotura de la Presa de Tous, me dio dos cachetes en el culo, me subí a la barra a beberme la copa que de las ansias, ni me la había bebido, me limpié para sentarme sin dejar marca, y me fui a casa de mi amigo Pepe, contento y satisfecho de que si, si, si, de Berlín se sale así.



miércoles, 14 de agosto de 2013

A LOS SEÑORES DUEÑOS DEL ESPÍRITU OLÍMPICO

Hago un paréntesis porque creo que es necesario, y luego, seguiremos con Berlín.


Que muchos países están dando pasos hacia atrás en el reconocimiento de los derechos de los LGBT es algo que está a la orden del día. No escribiré sobre eso, porque está casi todo escrito y casi todo aun por hacer. Solo con nuestra palabra y con nuestra oposición más firme podemos luchar contra lo inhumano de la homofobia, que igual sirve para la xenofobia, el machismo y cualquier otra clase de descalificación y discriminación por sexo, raza, color o religión.

Hoy escribiré solo una líneas dirigiéndome al Comité Olímpico Internacional (COI)


Señores del COI. Señor Jacques Rogge.

He sido siempre una grandísimo seguidor de los Juegos Olímpicos. Desde Barcelona´92, vds han hecho, hacen de hecho, el mayor espectáculo del mundo. Lo hacen los países que vds designan como sedes de los Juegos. Sus gentes. Pero vds tienen la última palabra. Son vds, de alguna manera, los “griegos” de hoy.

¿Qué pensarían los griegos de ayer, los auténticos creadores de los JJOO, si vieran lo que hoy está pasando con sus Juegos Olímpicos?. Creo que de alguna manera, esto que hoy llamamos Juegos, ya no tiene mucho que ver con lo que era en el pasado. ¿Saben vds que la homosexualidad era algo a la orden del día en la antigua Grecia? ¿Saben que los mismos atletas, muchísimos de ellos homosexuales, eran agasajados con acompañantes homosexuales por el mero hecho de ser considerados “héroes”?. Saben vds que se relajaban con ellos, en su compañía, y que el hecho de ser homosexual era algo completamente normal, si bien pasaba por ser hasta secundario y hasta muchas veces privado. Que tener un compañero homosexual estaba bien visto y pasaba por normal para hombres casados.

Me pregunto qué saben vds del espíritu olímpico. ¿Paz, concordia, igualdad? ¿Deportividad? ¿Humanidad? ¿Creen vds que son moralmente y eticamente capaces de llevar los aros por el mundo sin caérseles la cara de vergüenza?.




Hay mucho dinero en juego en unos Juegos. Hoy son el evento más mediático del mundo tras una guerra (y depende de qué guerra...). Hoy son un gran show mundial en el que practicar un deporte. El de la superación por el trabajo y el tesón. Por lo que uno quiere ser y por lo que uno lucha por ser. Ganar el oro es ser el mejor a nivel mundial. Pero por desgracia, y no es algo que hoy yo pueda criticar, el dinero juega un papel muy importante. Los sponsors lo son casi todo en unos Juegos. Sin ellos, no hay Juegos. Vds han huido siempre de la política, de posicionarse a un lado u otro. Y han hecho bien. Su lugar acertado es el de designar que país es héroe de nuestros días y ganador del oro. El oro de celebrar unos Juegos Olímpicos. El mayor espectáculo del mundo, la mejor publicidad que un país, una ciudad, un pueblo, puede ganar.




Sochi como sede olímpica, Putin, y sus ley nazi, homofoba, aberrante y completamente contra los Derechos Humanos, perdonen que les diga, es no sólo merecedora de un boicot. Le están dando vds los Juegos, el oro, a la mayor ofensa contra la humanidad y contra las personas que luchan por querer ser quines quieren ser. Por conseguir el oro en sus vidas. Por ser libres. Luchar por ser quien se quiere ser, igual que un atleta, una persona, es digna de medalla. Y vds le están dando esa medalla a quien oprime el valor de mucha gente, miles, que desean ganar la mayor de las victorias. La libertad. ¿Y saben vds a quien entregan vds su medalla y su “espíritu olímpico”? A Coca Cola, McDonalds, Panasonic, P&G o Visa entre otros. Se han quedado vds como mercaderes de una idea maravillosa como era el marco olímpico, pero no solo eso, sino que se han convertido en sus fusiladores. Millones de seguidores del movimiento Olímpico nos hemos quedado defraudados. Para muchos, para mi, el COI y sus elecciones, sus fundamentos y su respetabilidad ha quedado absolutamente desligado del Olimpismo.




No son vds ya, merecedores de ningún podium. Ni creo que tengan ya el derecho de entregarle medalla a nadie. Seguirán eligiendo sedes, creando grandes infraestructuras en los países y ciudades que tienen la suerte de acoger un evento de tales magnitudes, pero sepan vds que en cuanto al Olimpismo, tienen vds más bien poco o nada que ver. Más bien son una suerte de grandes inversores del ladrillo, comedores del culo de los grandes en la política, y señores que se creen dueños de una idea, el Olimpismo, que dista mucho, muchísimo, de ser hoy lo que vds pretenden que sea.




Porque el Oro, el podium, es para aquellos que han luchado desde pequeñitos en ser lo que realmente quieren ser. En ser los mejores en su especie. En ser ellos mismos. Vds se han convertido en el mayor obstáculo de una carrera que aun no está ganada, pero que ganaremos sin duda, con o sin su ayuda.  



Template Designed by Douglas Bowman - Updated to Beta by: Blogger Team
Modified for 3-Column Layout by Hoctro