martes, 22 de marzo de 2011

LA SALIDA DEL DOMINGO

Perdón de nuevo por el retraso. Iba a haber actualizado ayer o antes de ayer con una revisión de una actualización de la pasada etapa, pero decidí estarme quieto y esperarme a salir el domingo por la noche para contaros todo lo que dio de si. Pues aquí va porque ha habido de todo hijos míos... como siempre.


Salí de casa a eso de las 6 de la tarde de domingo y me fui directamente a la Royal Vauxhall Tavern. Es creo, el sitio que más me gusta de Londres para salir. Los domingos por la tarde hacen un show drag al que he ido una vez y bueno, no está mal del todo, pero sobre todo, es después del show, cuando se pone como a mi me gusta. Hacen el Chill-Out. A las 7 cambia todo y es un marchón y un musicón que no se puede creer, de un rollo super happy, con temazos todos tremendísimos y con la gente muy entregada. Amen de la variedad de gente que hay, desde la mariquita más mariquita a la leatherona tremenda con su arnés y todo, pasando por los cachas, los normales, los osos, a mi me encanta. Y todo el mundo está tan feliz!... Ayer descubrí este temazo que es de volverse loco.




Estuve en la barra casi todo el rato, como siempre, y allí conocí a Kevin, un australiano pesadísimo que de no ser tan pesado, igual me hubiera gustado un poco. Pero es que no paraba de tocarme el culo, vigilarme cada vez que iba al baño, no dejarme hablar con quien me hablase en ese momento, en fin, que me pareció un rollo de hombre. Era así bruto y todo, pero hijos, que pesadez. Encima me dijo que yo tenía el culo muy pequeño y que no iba a saber que hacer con él. Tengo fotos de él, ya que de repente apareció una especie de travesti o transexual o lo que ya sea, parecido a Rosa de Benito y no se sabe a santo de qué, se empezaron a dar el lote, momento que capté para todos vosotros.



Hablé mucho con un camarero que me encantó y del que tengo que volver a saber pronto. El domingo que viene que voy a ir de nuevo, le hablaré más, porque yo noté muchísimas sonrisitas cada vez que me ponía mis whiskys. También conocí a un muchacho español que iba allí por primera vez y que estaba encantado con el ambientazo, y a un italiano maquillador que me hablaba todo el rato y me quiso subir al escenario a bailar. Menos mal que no iba aun tan perjudicado como me puse al rato.


El caso es que sobre las 10 o 10:30 decidí irme ya al Orange, que es el Fire del sábado por la noche, en versión domingo por la noche. Allí que me fui, que está al lado y oh sorpresa!, practicamente no había casi nadie aun. Así que lo que hice fue decirle al de la puerta que si me dejaba salir y volver al rato sin tener que pagar otra vez, que aun no estaba muy ambientado, y me dijo que si pero que no llegara más tarde de las 12. Y me fui al Hoist, que está al lado a hacer tiempo.

En el Hoist había como... cuatro personas? Igual cinco?... vamos, estaba más muerto que nada. Menos mal que se podía estar con la ropa normal. Allí estuve bebiendome mis whiskys de nuevo y mirando el panorama, que no era gran cosa. Vamos, de hecho casi que me aburrí. Pero de repente no sé lo que me pasó que me enloquecí, perdí la poca noción que me quedaba y lo siguiente que recuerdo es como estar en medio de 4, sin pantalones, dos chupándome el pito, uno metiéndome el dedo por el culo y otro pajeándose delante mía. Yo como que tardé un poco en volver en mi, pero cuando volví, me quité de ese mogollón, miré la hora, vi que eran las 12 pasadas y me quise ir. Pero claro, no tenía pantalón. Fui al ropero a preguntar si en mi ausencia de cabeza lo había ido a dejar allí pero me dijeron que no. Me puse a buscarlo por todo el Hoist, por los baños, por los rincones oscuros, incluso había un grupo de 3 muchachos pajeándose y chupándose los pitos a los que interrumpí y les dije: -oye, si habéis visto un pantalón por ahí, es mío.

Mi preocupación era tremenda porque en el pantalón estaba la cartera, las llaves de casa, el móvil, en fin, todo. Y además con esto de estar buscando el pantalón en el Hoist, se me iba a hacer tarde para ir al siguiente sitio, así que me fui al de la puerta y le dije que por favor me ayudase a buscar mi pantalón, que iba a llegar tarde al otro lado. Y allí que se puso el pobre muchacho, bien mono que era, a ayudarme a buscar el pantalón. Él me preguntaba:

-pero a ver, donde has estado
-pues en aquel rincón liándome con tres o cuatro a la vez...
-y llevabas el pantalón aun?
-no, ya no...
-y antes de ahí donde has estado?
-no me acuerdo, pero ya cuando me estaba liando con los cuatro, no lo llevaba...
-pues entonces te lo habrás quitado antes de liarte con ellos no?
-igual si...es que como no me acuerdo...
-a ver, vamos a preguntarles, quienes son con los que te has liado?
-aquel de allí es el que me la estaba chupando...

(…)

-perdona, tu cuando te estabas liando con este chico, sabes si llevaba pantalones?
-creo que no, que ya estaba sin ellos...
-y no los has visto por ninguna parte?
-no, lo siento...

Total, que yo ya estaba con el agobio de pensar que me tenía que ir a casa en calzoncillos, con ese frío, y encima sin llaves, tener que llamar al dueño de la casa, que me viniera a abrir y me viera así en ese plan tan de fresca. De repente subí a la planta de arriba para mirar, y gracias a dios, aparecieron mis pantalones. Estaban tendidos en una baranda de las escaleras. Yo no sé como llegaron allí, pero menos mal que además estaban con todo en los bolsillos. Enseguida me los puse y me fui corriendo al Orange, que ya llegaba tardísimo. Era como la 1 de la mañana. Allí estaba el negro de la puerta, y cuando le fui pedir pasar, me dijo que ya era muy tarde. Claro, yo le tuve que contar que es que me había pasado un problema en un sitio y que no había podido llegar antes. Y me dijo con esta frase: Dime cual ha sido el problema y si ha sido serio, puedes pasar. Y le respondí:
-Resulta que estaba en un bar de desnudarte, en el Hoist, he perdido los pantalones y hasta que no han aparecido, no he podido salir de allí. Claro, el me miró como muy extrañado y me dijo: Has perdido los pantalones en un bar? Y yo -Si...
-Pero y para que te los has quitado?
-Supongo que me los quité para liarme mejor con la gente pero no me acuerdo. Lo primero que recuerdo es ya no tenerlos.

Y me dejó pasar.

Ya estaba bastante ambientado y había muchísima gente. Siempre me pierdo un poco en el Fire porque tiene mucho vericueto. El baño estaba como siempre, hecho una narcosala La gente metiéndose ghb, ketamina, mephedrone, de todo, como muy con vicio y como muy con las caras desencajadas. Yo estuve todo el rato en la sala de la barra, como no, y allí conocí a Paolo, que era un italiano muy salao con el que sin saberse porqué ni como, me empecé a liar muchísimo. Tanto, que nos fuimos al baño. Y claro, en el baño había un negro vigilando las puertas. Hubo que sobornarlo dándole dos libras, para que nos dejara pasar a los dos juntos y nos dejara allí un rato. Yo le dije que sólo íbamos a hablar del tiempo y me hizo el gesto ordinario de la lengua haciendo de pito metido en la boca. Allí que nos metimos y nos empezamos a liar mucho. Tengo la impresión de que le chupé el pito pero no me lo preguntéis, porque seguro no lo sé. Tampoco tengo por seguro que me lo chupase él. Yo creo que si, porque eso es lo primero que se hace cuando uno se encierra en un baño de una discoteca con un marica... en fin.

Luego ya el italiano se puso muy pesado y estaba todo el rato queriendo que bailara con él, dándome muchos besos y en general, hartándome vivo, así que decidí hacer escapadas a ver si me lo quitaba de encima. Y me lo quité. De repente estaba yo apoyado en la barra y se me abrió el cielo. Un chico moníiiiisimo, con unos ojos azules y una cara de tío tremenda, estaba mirándome. Ese y otro que parecía su amigo, muchísimo más feo. Total, que yo ya como más fácil no me podía poner porque creo que no existe un grado más, directamente me puse a hablar con el mono. Enseguida comprendí que eran novios o pareja abierta o lo que sea. El feo incluso me invitó a una copa. Yo si aceptaba la copa, les estaba dando a entender que me iba con ellos, así que me dije: “Una copa es una copa, y el mono es muy mono. Que más da que haya uno feo si total, no te vas a acordar.” Total, que al momentito estaba el feo diciéndome que si nos íbamos a su casa. Y allí que nos fuimos. Yo no soy muy de tríos y de lo que iba enamorado es del mono pero claro, el feo también tenía que pasar por la piedra...que remedio.


La casa la tenían al ladito de la Battersea Power Station y la verdad que era una casa muy mona. Enseguida me invitaron a una copa y yo me la bebí enseguida para que me echasen otra más. Total, para liarme con el feo, lo mejor tenía que ser hacerlo bebido para creerme que no era tan feo y me gustaba algo. Ya nos fuimos del salón a su habitación y yo ya me eché en la cama como muy abandonado y borracho y como diciéndoles: venga, que sea lo que dios quiera. He de decir que durante todo el liamiento, bebí mucho, por lo que más o menos sé lo que hice, pero con lagunas. Por ejemplo, sé que estuve todo el rato muy liándome con el mono y dando de lado al más feo, que solo hacía chuparme muchísimo el pito. Sé también que el feo se tomaba trocitos de viagra a cada momento y que me ofreció a mi pero yo dije que no. Sé también que el feo como que se vería dado de lado y se iba al salón a sentarse o a lo que fuera y nos dejaba allí al mono y a mi. Yo al mono se la chupé mucho y el también me la chupó a mi, que era como muy tremendo ver a un muchacho con esa cara tan masculina, chupándome el pito. Yo me veía muy machote también, a la par que ridículo. Y de repente, sin previo aviso y totalmente de sorpresa, el monísimo se puso a cuatro patas y dándome el culo en la cara. Claro, yo me escalofrié porque aquello sólo podía significar lo que solo podía significar. Que se la metiera. Yo intenté así como cambiarle de idea intentando chuparle le pito un poco de lado pero nada, él ya estaba con la cosa de que se la tenía que meter y claro, que remedio, allí en una casa de visita, con desconocidos... total, que se la metí. Cerré muchísimo los ojos para no verme de empotrador, me imaginé que estaba siendo al revés y me di mucha prisa en que se corriera . Entre todo esto, el feo venía a veces y se ponía a hacerse una pajá de pié, apoyado en el quicio de la puerta. Yo no sé que serían, si maridos o novios o amigos, pero raros, eran un rato. Y ya el muchacho acabó y se puso a correrse mucho dando unos gritos horrorosos. Yo me puse también a gritar y a fingir que me corría para que pudiera dejar de metérsela cuanto antes. Fingí muchísimo, me quité el condón así como para que no se notase que estaba vació, me acosté como muy cansado y como muy post-orgásmico, y me dormí muchísimo con la cabeza apoyada en su pecho como me gusta a mi dormir cuando estoy con el hombre de mi vida. El feo también hay que decir que se acostó en la cama pero yo no le eché mucha cuenta porque igual me desvelaba la estampa que tenía que ser desde fuera, tan ridícula, de los tres durmiendo en la cama, yo en medio.

Cuando me he despertado esta tarde, el feo no estaba gracias a dios. El monísimo se ha puesto a hacerse una paja fatalmente hecha y me ha cogido la mano para que le meta los dedos por el culo. Yo espeluznado, que no me gusta nada hacer estas cosas de activo, se los he tenido que meter mientras el otro brazo se me dormía muchísimo,y pasaba un frío horroroso porque ha tirado el edredón al suelo antes de empezar a hacerse la paja. Al final no se ha podido correr y el feo ha llegado, han hablado algo de pedir unas pizzas, yo he dicho que mejor me iba porque me ha dado miedo quedarme enquistado en ese nuevo modelo de familia, me he vestido, me he lavado la cara, en el tren me he dado cuenta que tenía el dedo que le había metido por el culo lleno de caca, he llegado a casa, me he duchado, he recibido un sms del monísimo, que no me acuerdo su nombre, diciéndome que quiere volverme a ver, me he fumado un cigarro y me he acostado.

6 comentarios:

Robin Shilvadin dijo...

Penúltima línea: "he llegado a caca"... En qué estarías pensando! XD

Y nada, siempre hay que decir que las apariencias engañan... jijiji

Yóbor dijo...

Qé bueno! xD
Tengo pendiente muchas cosas en Londres, y en cuanto vuelva me llevaré el portatil con tu blog en vez de una guía

Roberto dijo...

El cazador cazado..que hasta teneis poema y todo (del siglo XV)

Pensando al amor cazar,
yo me hice cazador,
y a mí cazóme el amor.
Entré muy descuidado
en el monte de Cupido,
por ver si había venado
y hallé un ciervo escondido:
muy a paso sin ruido
arrojéle un pasador,
y a mí cazóme el amor.
Desque herido le vi
empecé a correr tras él,
y corriendo me perdí
por una sierra cruel;
pero al fin vi un vergel,
que sois vos, lleno de flor,
y allí cazóme el amor.

Nacho dijo...

Creo que es de las veces que mas me e reido! Anda que si supieran los pasajeros que los dedos que les está dando la servilleta, té, café, la bienvenida etcetc el CV que tienen...

muchacho español dijo...

Pues no se si el "muchacho español" seré yo... porque de rosa de benito, de kevin me acuerdo y de hablar con un español que trabajaba para una aerolínea (que creo que empezaba por v... y es que después de 3 pintas en 30' uno tb tiene sus lagunas)

Roberto dijo...

parece que los personajes de su novela cobran vida....

Template Designed by Douglas Bowman - Updated to Beta by: Blogger Team
Modified for 3-Column Layout by Hoctro