jueves, 26 de mayo de 2011

IBIZA

Hay lugares en el mundo que aun en vida, son míticos y siguen teniendo una fuerza de atracción imposible de negar, aun con los cambios que el paso del tiempo conlleva y aun pese a lo que trae consigo la masificación y vulgarización de lo que antes era exclusivo, prohibido y casi desconocido para muchos. Ibiza no es hoy ni con mucho, lo que era antes. Sigue siendo la Capital Mundial del Clubbing, eso es innegable. Para notar las diferencias no hay que irse muy lejos, a los 80. La diferencia se palpa de 10 años atrás a hoy. Unos horarios restrictivos que dejan de coronar a la Isla como la capital de la fiesta 24h, fuertes controles policiales a la entrada de los clubs y un público cada vez más macarra y “barato”, han convertido a la isla en una especie de McDonalds de la fiesta donde aparentar lujo es muy barato pero donde los precios cada año son más altos, y donde la originalidad ha dado paso a la masividad. Con todo, podría parecer que no mereciera la pena el salto a la Isla. Quizás para los que la hemos vivido años atrás, ahora surjan nuevas mecas como Berlín, mucho más novedosas y atractivas (y baratas), pero creo que siempre me lo volvería a pasar como un enano.




A Ibiza siempre iba a Los Cierres. Las Closing Parties que son siempre la última semana de septiembre y la primera de octubre. Sin duda son las fiestas más salvajes de la isla. El mayor desfase y donde se ven las cosas más peculiares y vehementes, creo. Dejé de ir definitivamente en 2006, aunque nunca se sabe... Y es que en Ibiza he visto de todo.

BORA-BORA

Quizás sea chiringuito de playa y marcha más famoso del mundo. Además su situación estratégica justo frente al Space, y en la playa más turística de la isla, hace que siempre esté lleno y animado, sea el día que sea. Sobre las 4 de la tarde, empieza la función que se prolonga hasta altas hora de la noche, cuando la gente se va a los clubs. Cuando yo iba, era al revés. Primero se iba a los clubs por la noche o al Space por la mañana, y a eso de las 6 de la tarde, te ibas al Bora-Bora a seguir la marcha con el consiguiente desfase de gente que implicaba estar en la playa con un musicón tremendo y unos pedos de estar toda la noche por ahí, más tremendos aun.




Lo que más me gusta del Bora-Bora es que como chiringuito de playa que es, ponen de comer paellas y las familias, a eso de las 14h o antes, están allí con sus hijos, sentadas y comiendo. De repente, en cuanto levantan las mantas de los equipos de música y ponen los pepinazos, la gente se ataca y sale de la playa para subirse en las mesas, sin control alguno, pisando las paellas de las familias, tirándolo todo al suelo y las familias huyen horrorizadas de aquello, claro.

El Bora-Bora tiene su estrella. El Spiderman. Es un señor que siempre está allí y supongo que algún año morirá allí también, claro. Os dejo unos vídeos porque mejor que comentar, verlo.




Y un típico momento de los aviones, pasando por encima del Bora-Bora...


En el Bora-Bora he visto alguna que otra cosa bárbara. Recuerdo una vez que había una sombrilla de la playa como doblada o como hundida y cuando quisimos mirar, lo que tenía era una chica encima desnuda, desmayada o dormida, con una pierna colgando, y una rodaja de limón pegado en una pierna. No me preguntéis como eso llegó allí arriba. Recuerdo otra vez a otro bailando con una así como muy acompasados y de repente me fijé bien, y lo que pasaba es que ella estaba vomitando por la espalda del chico y este no se estaba dando cuenta. Recuerdo otro día un chico bailando con un ataque tremendo, descalzo, en el suelo de terrazo del bar. Estaba todo lleno de cristales rotos y a mi me dio nosequé y le fui a decir que tuviera cuidado que se iba a cortar. Fue decirlo, y el muchacho se puso mucho más atacado, a pisarlo todo a conciencia.





Aun así, para lo que se ve por ahí, el Bora-Bora siempre me pareció marchoso y no de pedo intenso, como puede ser alguno de los otros sitios de los que hablaré más adelante.

SPACE

El Space pasa por ser una religión para muchos y se ha convertido quizás, en el club-marca más reconocido de Ibiza junto con el eterno Pachá, del que no soy muy fan por pasar por demasiado pijo y por no haber visto nunca un desmadre en condiciones.





Para mi Space quedará siempre en el recuerdo por las Matinées que se hacían los sábados por la mañana. Eran tremendas. El musicón no podía ser mejor y la cantidad de españoles que iban daban a la fiesta un toque muy estupendo y desfasado. Hoy, lo que era la terraza al aire libre, la han cerrado supongo por el ruido, y la han convertido en una sala con ventanales, que desde luego también está bien pero carece de la originalidad que tenía antes aquello.



La terraza de Space cuando era a cielo abierto.

Lo primero que tenía bueno el Space eran sus seguratas. No sé como estará ahora la cosa, pero nada más que te registren, ya merece la pena pagar los dinerales que costaba y cuesta la entrada. Había uno que siempre recordará. El empotrador perfecto sin más. Además están tan sonados y son tan violentos... una delicia vaya. En las Matinées también pasaba de todo. Nos levantábamos a eso de las 8 de la mañana y para las 10 ya estábamos allí metidos. La sala interior siempre se ha caracterizado por un musicón tremendo a primera hora, y luego ya se hacía necesario salir a la terraza, donde a la luz del sol, se veía casi de todo. Una desnuda sentada en la barra echándose fanta por el coño. Otro medio follándose a una en un rincón, otro con un delantal y sin nada más por debajo, subido a un podium con los ojos idos bailando atacadísimo... recuerdo una vez ir al baño y cuando pasé por los cubículos, había tres abiertos, seguidos, y en cada uno había un panorama diferente. En el primero, una chica desmayada sentada en el váter con las patas abiertas y todo el coño en flor. En el segundo, uno en calzoncillos liándose papel higiénico por la cabeza y en el tercero, dos chicas refrescando a una que estaba sentada y le estaban echando agua por la cabeza mientras a ella le daban como unas convulsiones rarísimas.




La terraza de Space cuando era a cielo abierto. En esta foto salgo yo. Soy el de la esquina inferior izquierda con camisa de cuadros. Con el que me estoy liando muchísimo, es aquel pobre que le cagué el pito muchísimo y le hice las Cuevas de Altamria. Fue este mismo verano.



La terraza de Space, hoy.

Otra vez recuerdo a otro bailando con una delante de los baffles, así los dos como muy atacados, y de repente llegó el subidón del temazo, el la agarró a ella de los pelos porque ya no sabía que hacer del colocón, le tiró muchísimo de los pelos, la tiró al suelo, ella se levantó, se tiró ella misma muchísimo de los pelos también, y siguieron bailando como si nada. 


En este vídeo debería salir por ahí, que ese día estábamos allí todos... La terraza, al aire libre.

O otro, que recuerdo perfectamente, mojándose los dedos de la mano con saliba, arrodillado por el suelo, chupando pastillas pisadas rosas que había desperdigadas por el terrazo... O otro, que se había metido de mala forma en una banqueta, como si fuera una tortuga, e iba andando a cuatro patas por la terraza con la banqueta acuestas super bien instalada y la gente le echaba cogarritos y cosas por encima pero el pasaba de todo y se daba sus paseos sin más. O un indio negro, (porque era eso, un indio del lejano oeste, pero negro), totalmente atacado, con una escoba entre las piernas, gritando que iba “a conquistar Formentera sin derramar una gota de sangre”... en fin, unas cosas que claro, vas allí y por muy caro que sea todo, te termina encantando.

PRIVILEGE

Y como no, la discoteca más grande del mundo está en Ibiza. Privilege, con su enorme piscina en medio, tiene capacidad para 15.000 personas aunque esos llenazos ya no se hacen, tengo entendido. Hoy Supermartxé, la marca barata del clubbing, tiene los mayores llenazos de la isla pero sin duda, cuando Privilege estaba bien eran los lunes por la noche, cuando hacían Manumission, la fiesta más estrambótica y salvaje de todas. 



Manumission era tan grande, que hasta en los baños había un dj. Bueno, tengo que aclarar que Manumission merecía la pena sólo, cuando ya era por la mañana. Por la noche era una amalgama de ingleses borrachos que van con su billete de avión+entrada+seguro por la noche y se vuelven por la mañana. Y era por la mañana cuando se quedaba la creme de la creme, los profesionales, y aquello tomaba un color estupendo. Sobre todo en su barra Coco-Loco, a parte de la sala principal, y que dejaban abierta hasta las 13h de la tarde o cosa así, creo recordar en los cierres.




En el Coco Loco del Privilege se ha visto de todo. Recuerdo a una super mona, así cuarentona, subida en la barra en tetas, bailando con los ojos cerrados como muy en trance, con un chico muy mono detrás suya así como dejándose rozar por ella. Llegó un momento que ella empezó a toquetearle así con las manos por detrás y el se dejó como muy abandonado al placer. De repente ella se dio la vuelta, se puso de rodillas y le sacó el pito como muy violentamente y se lo chupó un momento. Él se aberró de la situación y como que la apartó de un porrazo y se bajó inmediatamente de la barra.

Otro momento sublime fue aquel en el que en una Manumission, en la sala principal, vimos a un muchacho en silla de ruedas, de estos que tienen las piernitas como muy cortas y flaquitas. Pues él se daba unas carreras por la pista tremendas, como sin control alguno. De repente, se puso como más atacado aun, enfiló la pìsta derecho a la piscina y allí que se tiró con la silla de ruedas y todo. Claro, la silla se hundió y el muchacho que no podía nadar, también se empezó a hundir. Menos mal que dos que andaban por allí que serían sus amigos, se tiraron a por él y lo rescataron.


Otro momento maravilloso fue aquel en el que una chica monísima y rubia, súper moco, a plena luz del día, se acercó al borde de la piscina, se subió la minifalda, se agarró a una escalerilla y echó una meada buenísima y súper oscura en toda la piscina ante la mirada atónita de la gente. Los de seguiridad miraban con mucha indiferencia el esperpento de escena pero de repente, sin saberse de donde ni como, un muchacho atacado salió de donde fuera, y se tiró a la piscina en mitad justo de todos los meados, y allí se puso como a revolverse y chapotear en los meados, como excitadísimo de todo.




Quizás una de las cosas más tremendas que he visto haya sido aquella vez que estábamos en el Coco-Loco a eso de las 11 de la mañana, cuando de repente, a través de los cristales que dan a la sala principal, vimos una chica espontanea desnuda con un tatuaje de un dragón, andar dando tumbos con una botella de champagne en la mano. De repente se subió a un podium y se puso a hacer así como unos movimientos muy exóticos y sensuales. Se medio tumbó y dobló así para atrás y se metió la botella de champagne por el coño. Hizo así como unas esperpencias con el cuerpo como para que le entrara el champagne, de repente se levantó, tiró la botella vacía al suelo, se abrió el coño con dos dedos y empezó a mear lo que supongo que era champagne, a todo el mundo que abajo, alzaban sus copas como para que les meara en ellas...alguno bebió luego, que lo sepáis.





AMNESIA

Amnesia pasa por ser para mi, la discoteca más “marchosa” de la isla. Su terraza, cuando sale el sol, me parece irreal y súper cinematográfica. Es muy ibiza. Y la sala principal, ni que decir tiene que es famosísima por su tremendísimo megatrón. El chorro de aire frío a toda mecha que de vez en cuando echan. La primera vez que fui recuerdo que me puse debajo justo para sentirlo, y se me voló la copa recién echada que tenía en la mano. 2000 pesetas a la porra. ¿Pero y lo que disfruté?.





Los Cierres de Amnesia nunca los olvidaré. Me he reído tanto y he visto tales cosas... recuerdo el primer año que fui. Ya serían como las 3 de la tarde o así (el cierre era de 24 a 19h) y la terraza estaba imposible, como siempre. De repente, una chica con un modelito de lentejuelas dorado se me acercó. Se llamaba Lourdes y era charcutera. Gaditana. Era así gordita y con el pelo rubio largo. Empezó a decirme que estaba muy agobiada y empezó como a tirarse del vestido. Hasta que se lo quitó y se quedó en cueros. Debe ser que allí es normal ir sin bragas. Me dió su modelo y se fue por tosda la pista desnuda del todo a bailar muy liberada. La gente se hacía fotos, bailaba con ella, ella se tiraba por los parterres de palmeras que hay por la terraza, se rebozaba por el suelo lleno de mierda, en fin, un escándalo. En la terraza del Amnesia hay una estatua de un camello donde la gente se suele subir a desfasar. Pues bien, de repente llegó y me dijo que se quería subir al camello. Yo la ayudé muy gustoso, empujándola con el culo en mis manos como muy desastrado todo hasta que por fin la criatura se subió al camello, con todo el coño allí puesto. Era digno de verse. Ese año llevaba yo un pañuelo rojo enorme que había arrancado en una Goa de Madrid, pañuelo que me dio mucho juego. Pues bien, a mi me dio reparo que ella estuviese desnuda del todo y claro, le di el pañuelo para que se tapara un poco. Esto es lo que conseguí.





Y como ya lo vi todo muy de perdidos al río, le pedí por favor que si se podía hacer una foto conmigo, que quería tener una foto con mi cara al lado de un coño, que no tenía ninguna. Y esto es lo que conseguí.




La foto no puede ser más barroca y más genial. La guardaré siempre. Significa mucho para mi.


Veríamos a Lourdes más tarde, perdida, desnuda, preguntándo a la gente que donde estaba su bolso. A mi también me preguntó y le dije que a mi lo único que me había dado era su modelo. Se lo devolví y me explicó que su bolso era muy importante porque tenía el billete del vuelo de vuelta, las llaves del hotel, la cartera con su DNI, tarjetas, etc, y las llaves de su casa de Cádiz. Nunca más se supo de ella. Ni de su bolso. La veríamos vagar desnuda con el modelo en la mano por el parking, cuando fuimos a coger un taxi ilegal para irnos al Bora-Bora.

Y aquel mismo día, día grande entre los grandes, en la barra del fondo de la pista, había una muchacha desnuda sentada encima de la barra, con unos tatuajes muy tremendos (uno era una llama que le salía del coño...) como arremolinando una rebeca muchísimo, así ella como en la luna de Valencia. Tenía un chico al lado mirándola, así como muy cerca, como atendiendo mucho a su coño, y de repente, sin más, el muchacho cogió y le vertió su copa por el coño a la criatura. Esta lo miró así como con una sonrisa, y le hizo una caricia en la cara.





Otra grandísima escena que no se me olvidará nunca la viví también en esa santa terraza del Amnesia, ya a media mañana. Estábamos de copa en copa cuando de repente, al fondo de la pista en la lejanía, vimos a una chica que parecía desnuda, dando unos tumbos por el suelo como con un muñeco en las manos. Claro, yo me acerqué a mirar a ver que era aquello, y resulta que lo que tenía ella en las manos, era un cerdito pequeño vivo, un lechón, y ella se lo estaba, aparentemente follando, con unos porrazos tremendos contra su coño mientras el cerdito pegaba unos berridos tremendos. La maravilla de esto es que la gente ni hacía caso ni nada. Alguno hacía alguna foto, algún medio corro, pero poco más. Yo enseguida fui al de la barra, con el que había hecho migas, y le dije que había una chica follándose a un cerdo en la pista y le pregunté que si aquello era normal. Y el me dijo que si, que ella siempre estaba igual...que la dejara. Fascinante.



En el minuto 1:30 podéis ver muchos megatrones bien tremendos seguidos...






DC-10 CIRCO LOCO

El DC-10 y su fiesta famosa a nivel mundial, Circo Loco, pasa seguramente por ser, la fiesta más querida por el público ibicenco, y seguramente también, la más original de la isla. El DC-10 no es ni la discoteca más bonita, ni la más grande de la isla Es simplemente, la más loca y desfasada. Donde todo el mundo está de un buen rollo tremendo y donde uno puede hacer (o podía hacer) casi de todo, sin ser llamado la atención.




El Circo Loco se hacía, y creo que se sigue haciendo, los lunes. Ahora por la tarde. Cuando yo iba, por la mañana. Era la excusa perfecta para empezar el día en el Circo-Loco, pasarte por el Bora-Bora por la tarde y acabar en la Manumission por la noche ya tarde hasta la mañana del día siguiente.




Al Circo-Loco va mucha gente disfrazada. De lo que sea. Y todo el mundo está bastante sonado. Nosotros íbamos muy temprano. Nos levantábamos a eso de las 8 para a las 9 estar ya por allí, que es cuando casi mejor estaba porque he de decir que luego se pone imposible de gente, casi irrespirable. No se cabe. No se puede casi uno mover. Pero la experiencia es tremenda.




Dos de las famosas sentadas con subidón en un ambiente ideal en el Circo Loco.

De lo más tremendo que he visto en el Circo-Loco fue una vez, nada más llegar por la mañana. Había...como lo definiría... como una especie de procesión de gentes desnudas y hippies (y no tan hippies), con una pancarta de noseque de “paz y no guerra” o algo así, con una especie de John Lennon que iba el primero, y luego le seguían,todos desnudos como digo, una panda de gentes diversísimas, que iban dando vueltas por la pista de la terraza, muy puestos de todo y dándose unos morreos y unos besos muy tremendísimos. Había una señora como de 50 que iba agarrada del pìto del de atrás.




Otro año recuerdo que estábamos en la terraza,ya con el llenazo, y de repente apareció una chica con rastas por encima del muro (antes era todo a cielo abierto, ya la terraza la han techado). Ella era como que te daba la impresión de que quería colarse y no se le había ocurrido otra forma más delicada de hacerlo, que directamente subirse al muro desde fuera, sin ningún miramiento con los de seguridad, que la verdad, pasaban del tema completamente. La gente le gritaba muchísimo que se tirase a la pista pero ella iba con un moco bastante vehemente y lo que corría es un peligro tremendo porque por encima del muro iban miles de cables, amen de que estaba al lado de unos ventiladores enormes que los tienen siempre encendidos para mover el aire de la terraza. Las rastas por poco se le enredan en los ventiladores y ya ella, como en un acto de fin del mundo, se entregó a los gritos de la pista y se tiró al vacío sin ningún cuidado. Esto lo vi yo desde la lejanía así que no sé como cayó, pero desde luego al rato la vimos muy bailona y como si nada.

Otro día recuerdo estar en la sala interior, recién llegados, pidiendo una copa. De repente, me fijé, y había una chica rapada súper mona, sentada en una banqueta, fumándose un cigarrito así como muy elegante, y un chico, completamente de rodillas, comiéndole el coño. Ya me fijé bien y efectivamente, ella tenía la minifalda abierta y se le veía claramente un coño bien hermoso. Ver para creer.





Nunca puedo decir “ya no vuelvo más”, porque nunca se sabe y menos con Ibiza. Desde luego, hoy todo ha cambiado mucho y los precios siguen siendo excesivos para unos horarios que ya no son los de antes y una gente que ya no es la de antes. El último año que fuimos, no vimos ninguna extravagancia como estas que os cuento, y es más, hubo hasta una pelea en Amnesia, cosa que jamás me imaginaría. Aun así, Ibiza será siempre muy recomendable para aquel que nunca ha ido. Aquello es otro nivel. Otra fiesta.



Por cierto, quien quiera estar al tanto de las actualizaciones del blog a través de Twitter, lo puede hacer en este perfil:  @queinsolito_r   y también, en en el grupo de Facebook, pinchando AQUÍ ó en el botón "me gusta" en la parte superior derecha de este blog.

1 Comment:

Roberto dijo...

La verdad que la fiesta en la isla blanca ya no es lo que era...a día de hoy, de lo que recuerdo de la última vez era que el Bora Bora era un botellódromo sin orden ni concierto; el Amnesia, si le llama que hubiera visto una pelea dentro, hoy suceden en la puerta por los jóvenes-adolescentes que quieren entrar por el morro (capítulo aparte merece los jóvenes que están de litros en los alrededores antes de entrar...mayoritariamente españoles, por cierto); al pijerio de Pacha hay que añadir la masificación que hay en ciertas fiestas (no sé como no aparecimos aquella vez en la prensa del día siguiente por el aplastamiento más que problable dentro de la disco), ...únicamente los buenos recuerdos los guardo del Space....¡¡qué fiestas!! (aunque no tanto de sus seguratas,..secos como la mojama)....quizá no sea comparable con la de hace años, ... pero hay tener en cuenta que el hospital de la isla ha ostentado en varias ocasiones el record mundial en atención por intoxicación por drogas,y pagaron justos por pecadores,... entre otros motivos del cambio de rumbo de la fiesta en la isla....De todas formas, hoy se está trasladando a locales más pequeños y que merece descubrirlos...como también merece la pena descubrir la pitiusa mayor fuera de la fiesta para contemplar su naturaleza..que hoy está viviendo uno de esos días aciagos por el gran incendio declarado ayer y que sigue sin ser controlado.

Template Designed by Douglas Bowman - Updated to Beta by: Blogger Team
Modified for 3-Column Layout by Hoctro