viernes, 1 de julio de 2011

EMPOTRADO Y ASFIXIADO

Que tal queridos y queridas todos y todas. He estado un poco off del blog porque estas dos última semanas han sido un poco de locos con tanto vuelo. No tenía tiempo de nada y decidí mejor actualizar para cuando lo tuviera y así contaros lo del finde pasado, que tuvo su aquel, y las buenas nuevas que hayan ocurrido hasta hoy. Y bueno, no me puedo quejar porque vengo completamente hinchado!



Si queridos. Me han empotrado. Vengo ahora mismo de la casa del susodicho y casi que me tengo que subir las escaleras de casa de lado porque me cagaba vivo. Yo pensaba que sólo era aire, pero he dejado salir un poquito y me he dado plena cuenta que no. Que aire no era. Y es que, la historia es larga.

El viernes pasado salí. Salí con un amigo que comienza en mi compañía y es nuevo en Londres. Y el muchacho, no había salido nunca por aquí. Vamos, ni por aquí, ni creo yo que por ningún sitio porque desde luego, no he visto más paleto en mi vida. Que conste que lo de paleto no lo digo por ser nuevo en Londres. Yo también me considero nuevo aquí y me consideraré siempre porque esta ciudad es lo que tiene. La cosa es que me dije: bueno, pues lo llevo al soho a tomar algo así tranquilito, luego vamos al Tonker a que vea hombres de verdad, que es muy tranquilo también pero ya es de un nivel marica-empotrador importante, y luego ya vamos al Onyx, que será su prueba de fuego final. Y así se dió la noche.

Llegamos al Yard en el soho y allí nos tomamos unas sidras. La verdad que el Yard es de lo más normal que hay. Es un pub marica, con su terracita así muy mona de luces y plantas, y luego el pub en si, que no tiene nada de particular, tan sólo, los camareros cachas que por la noche si es finde, van sin camiseta. No más. Bueno, pues ya llegamos allí y fue él ver los camareros y empezó con unos comentarios rarísimos del tipo: -Uy bueno, están sin camiseta! Que valor no? Esta es la pena de los sitios gays... que son un gueto que si no eres como ellos estás aparte...

Claro, yo le decía que yo aparte no me había sentido nunca ni lo veía gueto ninguno, menos ese sitio, tan normal, con tanta chica y de gente tan pausada y normal. Él lo de que no llevaran camiseta lo llevaba entre bien, porque se le veía que se le caía la baba, pero entre mal también, porque no hacía más que criticar que él no se la quitaba porque es que “no hacía falta”. En fin, que yo tolero todos los puntos de vista, pero estas tontadas a estas alturas...la verdad, me parecen más ridículas que otra cosa. ¿Qué más da? Yo le decía que si eso no era más gracioso que que fueran todos en polos Lacoste y camisa de rayas... que así el sitio tenía más color... sino era como salir por Burgos... no? Vamos, yo lo veo así. Ya me fui dando cuenta que el muchacho, “curioso” lo que se dice curioso, no era. Además de ser bastante seco, que allí en el Yard te hablan todos y él a quien le hablaba pasaba de él y les decía unos “sorrys” sosísimos que no sé. En fin...

Tras el The Yard fuimos al Tonker, en el Eagle, que para el que visite Londres, le recuerdo, es el mejor sitio y día (viernes noche) para ver empotradores cachas con pelos. Hay de todos los niveles. No todos son monos pero los que son monos son de tirarles el coño a la cara. Allí que llegamos y claro, empezó con los comentarios. -Uy pero esto es muy gay no?...claro...es el típico sitio de osos... no me veo mucho aquí...es que o eres como ellos, o te sientes a parte...

Mira, eran unas tonterías... yo ya hubo un momento que le dije: mira, no sé que problemas de adaptación a entornos maricas tendrás, pero yo puedo visitar desde lo más exclusivo de tomarme un champagne en el Box del Covent Garden, con todos de Moschino como pocos, hasta pasar por aquí y meterme luego desnudo en el Hoist, que no me siento aparte para nada, es más, disfruto con que cada sitio sea diferente y cada uno tenga su atmósfera... pero vamos, el me miraba así como un poco que no sabía por donde salir... Bebimos muchas sidras y ya cervezas, hablamos mucho del curro, no bailamos nada porque el sitio no es de bailar, sino de hablar, y en los baños, cuando el muchacho se iba a mear, lo tenía que esperar en la puerta, “vaya que le pasara algo”... a estas edades... yo desde luego, esperaba en la puerta encantado...a ver si me pasaba a mi algo. Pero nada.

Y ya nos fuimos al Onyx, yo con muchas ganas de encontrarme a mis amigos y ya dejar a este un poco de lado porque de verdad, no he visto a persona más poco divertida en la vida. Que truño. Además tenía cosas de bombero. Se quería poner a tocar la guitarra en el metro de Londres para sacarse unos extras y yo le dije que eso aquí no es como en Madrid, que te pones y punto. Que aquí tienen su licencia y hasta pagan un impuesto por cantar en el metro y le asignan su estación y le ponen hasta su vinilo en el suelo mono, para que haga como de escenario... y te tienen que hacer una audición para ver si das la talla. Bueno, pues en la estación de Piccadilly, la más “céntrica” de Londres, que ahí debe estar sino el mejor, uno de los mejores, coge y se me pone a decir, totalmente serio, que vaya mierda y que él desde luego lo hace mucho mejor y que ya veré como le dan la mejor estación. Yo no sabía para donde mirar...

En fin, que nos fuimos al Onyx. Ya a la entrada, como se pasa por la terraza, comenzó con los comentarios... “esto es como el Cool de Madrid”... yo ya prefería no responder porque además, a esa gilipollez tan gorda de tan poca vista y tan poco olfato, ¿qué iba a decir? Si el Cool de Madrid fuera así... madre mía, que es completamente lo contrario!. Él, al ver a gente sin camiseta, ya todo es como el Cool. Que limitado!. Le enseñé un poco el sitio y ya allí yo creo que se emborrachó mucho y dejó de comentar nada, gracias a dios. Si bueno, perdón, los primeros dos chicos que se vio dándose unos buenos morreos, me los señaló así como si fuera Colón y me dijo: -Y eso hace falta en público? Y ya me harté y le dije: -Pues mira, desde luego lo que no hace falta es gente que prefiera que lo tengamos que hacer a escondidas. Y lo perdí.

Yo lo siento pero no. Una cosa es que el muchacho sea nuevo en la ciudad o en donde sea, y le asombre todo y mira, le parezca todo un poco exagerado (que Londres lo es), pero fachas y reprimidos, lo siento pero no. He lidiado mucho yo con reprimidos en la vida y me he dado plena cuenta que lo mejor es darles caña y espabilarlos. Que pena que no lo metiera en el Hoist sin prolegómeno del soho ni nada.

Fue deshacerme de él y la noche dio un giro de 180 grados. Por eso, parto la entrada aquí y comienza lo que se dice...

La salida del viernes pasado.

Estuve en la terraza mucho. Como siempre. En la terraza del Onyx vi:

-Una chica musculadísima metiéndose jeringazos de mephedrone (abono para plantas) por el culo, así como muy puesta en pompa subida en los bancos de madera.
-Dos chicos sentados en los bancos, haciéndose sendas pajas en mitad del gentío
-Un perro cagando.
-Dos...¿chicas?, enseñándole las tetas a uno, y este se las tocaba así a dos manos, las cuatro tetas, hasta que decidió que ya no había que tocar más, se puso a chuparle las tetas así con la cabeza metida en el canalillo de ambas, a turnos, hasta que una de repente se bajó la minifalda, se sacó un pito enorme (por lo tanto me quedó claro que no era una mujer del todo) y el chico, negro, se la chupó tirando el cigarrillo como muy acelerado.
-Creo que vi, en la lejanía, un chico negro muy tremendo, echándose una copa por debajo del pantalón y poniéndose perdida la entre pierna, a drede, y dos amigos que sería compañeros de trío, le metían mucha mano y le sacaban la cabeza del pito así como para afuera, con muchos estirones.

Yo creo que la gente ya estaba muy nerviosa por lo que se acerca ya mañana. El Orgullo.

En el Onyx conocí, o mejor dicho, reconocí a un árabe que me había escrito unos días antes en el Manhunt. Quería quedar conmigo pero yo lo de quedar me da mucha pereza, que si el traslado, que si el ponerme mono para que luego me despeinen... yo tengo que citarme en los garitos, que es lo ideal. Y allí que lo reconocí y me presenté. El muchacho es monísimo y tiene un cuerpo así de bruto garrulo que me encanta. Amen de la cara que es de moro mono y empotrador de verdad. 

Fue saludarlo y se me puso a dar unos morreos tremendos allí delante de todos mis amigos, sin mediar palabra. No me dejó ni hablar... que hombre... además eran unos lengüetazos de estos tremendos que parece que te está lamiendo una vaca por dentro... y con ese cuerpo todo tan grande.. yo estaba entregadito. Le dije que era el hombre de mi vida y que yo quería ser su preferida. Que le dejaba tener harén, que yo eso lo entendía, pero que yo tenía que ser su harenesa. Además era como muy bruto, porque te daba los besos pero como a empujones...con unas embestidas así de cara y cuerpo de hacerte chichones y salir señalado. A mi me encantaba. Estuvimos así mucho rato en la terraza y luego me llevó a la pista a bailar. Yo lo de bailar con un hombre lo llevo fatal y no me sale. Yo me recuesto así en la barra a beber y que baile todo lo que quiera. Él hacía una cosa muy tremenda que era acercarse y rozarme así de lado a lado el pito. Yo lo llamo a eso “pintarte la brecha”. A mi me encantaba...además se notaba que ahí abajo no había poca cosa, como buen árabe que era claro. Y luego me sonreía con esa sonrisa tan de hombre y me daba así los besos esos que me daba...con esos brazos tan enormes...bueno...yo es que estaba ya vendidito a él.

Que pena que se fue al baño y allí me podría haber quedado esperando hasta agosto, porque jamás lo volví a ver. Me encantó. Y que me dejara rechupeteado y así de tirado más aun. No lo puedo evitar. Me encanta que me usen.

Por allí que estuve hablando con unos y con otros y ya se nos hizo las tantas. Hora de irse al A:M. El Fire de after por la mañana de los sábados. Sitio recomendadísimo por cierto ya que se pone imposible de gente y la terraza de fumadores, aunque pequeña, también tiene lo suyo. No sé como ni a que se debe, conocí a un muchacho así como muy delgado y drogadicto, que me metió gratis y encima me dio como un taco de 10 copas. Debe ser que me vio la típica cara de bebedor. Fue entrar y ya no lo vi más. Mejor mira, porque vaya que me tuviera que liar con él por las copas, cosa que haría sin dudarlo porque 10 copas son 10 copas.

Me reencontré con muchos amigos, hablamos de todo lo habido y por haber y me dio por invitar a popper gratis a todo el mundo. No es que yo comprara popper o tuviera popper en mis bolsillos. La cosa era que como ya me olía el sobaco tan mal, lo levantaba y gritaba en la pista si alguien quería popper gratis. En qué momento se me ocurriría hacer tal cosa, que de repente, apareció Tyrone. No os puedo colgar foto porque el muchacho es salao y no se merece salir por aquí publicado... pero vamos, es tremendo.

Yo creo que la otra noche toqué el cielo. Igual es mi nuevo corte de pelo. Que ideal es que todos tengan su perfil y te puedas imprimir la foto, plastificarla y guardárleta en la cartera.

Tyrone era un muchacho monísimo, brutísimo y además con sentido del humor. Lo del popper de mi sobaco le encantó, se rió muchísimo y es más, me olió el sobaco muchísimo. Vamos, que la segunda vez que me lo olió, que yo parecía una garza con el brazo tan levantado en mitad de la pista, fue sacar la cabeza del nido y como mirarme así con cara de vicio y ya nos dimos unos morreos tremendos que estarían mezclados con mis esencias de sobaco que traía el muchacho pegadas en la cara, digo yo. Pero fue muy morboso. Además era un cuerpo tan tremendo!...y esa cara tan de bruto y tan de guarro. A mí mi Tyrone me encantaba. Casi más que el árabe diría yo.

Pasé con mi Tyrone toda la mañana en el A:M. La verdad que recuerdo poco porque yo ya no sé ni lo que bebía...las 10 desde luego me las pimplé porque le tuve que pedir al camarero que me invitara a una copa más, con que ya os imagináis. Amen de las que me invitaba mi Tyrone, que fueron varias. Tyrone era muy bruto. Hubo un momento que salía el del baño y entraba yo, y allí delante de los espejos, cogió y me quitó la camiseta. Yo me intenté oponer diciéndole la verdad. Que no soy de quitarme camisetas en ningún sitio, a no ser que la fiesta sea de desnudarse. Pero él se empeñó y claro, yo a un hombre así, no sé decirle a nada que no. Y me la quité claro. Y allí que se puso, en mitad de su colocón enorme, a chuparme toda la espalda y todo el pecho y los sobacos sudados y todo lo que se puede chupar que no sea ni el pito ni el culo ni las rodillas ni los pies. Tanto, que me cogió así como en volandas, me subió encima de los lavabos, que ami me dio un miedo a desmentirlos, y como que me recliné allí como si fuera una especie de mezcla de relieve del Partenón Griego revolucionado, y María Giménez intratable en El Rocío. Le di a los grifos sin querer y todo, me puse perdido de agua, tiré los jabones y mi Tyrone mientras me besaba el cuerpo entero y me daba unos apretones así con los brazos tremendos capaz de ahogarme. Lo disfruté mucho todo. El negro que vende chupa-chups en el baño se rió mucho y me chocó la mano y me dijo que estaba invitado al baño siempre que quisiera.

Pasó el rato y decidimos que lo mejor era irse al Clarence, del que ya hablé en el blog hará una entrada o dos. El sitio más rocambolesco, creo yo, y donde se ve la gente y gentuza más de lo peor de Londres. Y allí que fuimos. Nos confundimos de bus y todo y ya nos íbamos a Victoria...menos mal que me di cuenta y dimos la vuelta. Un paseo precioso que di con mi Tyrone por Lamberth y Stockwell de la mano. Me sentía tan poca cosa a su lado... que hombre!

En el Clarence cobraban 10 pounds pero bueno, se paga lo que haga falta por estar con semejante. La fauna era pues eso, lo de siempre. La zona de dentro del pub con las persianas bajadas, una maquina de humo tremenda y tres locas bailando aceleradas, una negra metiéndose rayas en una mesa, la dueña liada con el facebook en otra mesa, tres negros jugando a los dardos sin idea ninguna y clavando los dardos en unos cojines, el que pone las copas haciendo papelas...en fin, el Clarence es ideal. Es un submundo. Yo menos mal que solo me da por beber, sino allí ya me quedaría muerto. Me pedí unas buenas cervezas y nos fuimos a la terraza, donde la fauna era del mismo estilo, pero al sol. Incluso me llamaron la atención porque me fui al baño a mear y me confundí y me metí en el de las chicas. Cuando salí, un señor atacadísimo me dijo a gritos algo así como que a la próxima me echaba y que no iba a tolerar algo así. Yo lo miré y le dije que lo sentía mucho pero que me parecía que de lo más flojito que había pasado en ese local era que yo me equivocara de baño, a tenor de lo que se veía allí... Debe ser que en el Clarence, está permitido drogarte a tus anchas pero no equivocarte de baño. Algo que sin duda, lo hace más especial.

En la terraza, mi Tyrone y yo nos dimos muchos besos y me empezó a contar sus fantasías a oído. Yo creo que está zumbado. Su fantasía es la siguiente:

Le encanta hacer wrestling desnudo con su hombre, y luego ya llegar a ser el dominante, hacer controles de la respiración casi al punto de ahogar al otro y dominarlo de esa forma tan tremendísima y terroristosa y machisteante que desde luego al principio me dio como repelús pero luego le dije una mentira horrorosa y le dije que esa había sido mi fantasía toda la vida y que nunca la había podido llevar a cabo.

Total, que es que él se sorprendió mucho de que aquello me encantase (y yo también), y me dijo que había que ponerla en práctica lo antes posible. Me decía cada cosa tremenda al oído entre cerveza y cerveza que no sabéis hijos... yo de verdad... mira que yo tengo mis rarezas, pero la gente ya llega a unas manías y unas cosas modernas que no sé... pero bueno, era tan mono que hasta el desequilibrio lo tenía bonito.

Tras el Clarence, quería ir a la Clapham Street Gay Party, que es como un Orgullo que se hace en el barrio de Clapham, a parte del gordo de mañana, el general de Londres. Pero mira, yo ya no me veía con las fuerzas, así que tras besarnos mucho, a eso de las 12 de la mañana o 1, decidí que me tenía que ir a dormir que ya había sido suficiente.

Y la semana ha pasado...

Y mi Tyrone me ha estado mandando mensajes...

Y yo le contestaba claro...

Que me quería ahogar me decía en algunos...

Yo excitadito que me ha tenido toda la semana...

Y mirad, esta mañana, en su casa que me he plantado, dispuesto a la asfixia viva.

Pero vamos, ha sido un poco más majadería, que otra cosa. Yo estas cosas del wrestling marica me lo imaginaba todo como más serio y como más de verdad y más así como violento incluso...pero claro, como le vas a pedir a dos muchachos mariquitas, que uno se metía de pequeño vírgenes de porcelana por el culo y es fan de Mayra Gómez Kemp, y el otro tiene en su casa la colección entera de cds de Barbra Streisand y es cocinero, que se pongan estilo Yagli Gures turcos a hacer semejantes cosas.



Pues no ha salido igual. Vamos, lo de casi ahogarme es verdad que casi lo consigue, porque la cosa fue que nada más llegar se me ha puesto a abrazarme muchísimo y pasarme los brazos por el cuello y a apretar. Yo en una de esas ya me vi que me quedaba ahí así que le solté unos “stop, stop it!” vaya que me quedara Muerta del Castillo... pero el aflojaba pero enseguida volvía a apretar. La verdad que tenía su aquel, que queréis que os diga...a mi me ha gustado pero ya le he dejado dicho que no apriete tanto, que a mi me gusta sentirme una mujercita controlada a su lado, pero eso de no poder respirar no, que me agobio y no le puedo ni sonreír mientras. Él me ha dado muchos lengüetazos en este plan, ya muy derrengados por el suelo y muy desnudos, y así como con unas posturas rarísimas de yo de espaldas encima suya que parecía aquello Svetlana Korkhina en modo cerda y escurría para los lados. Él me decía que yo tenía que poner resistencia pero claro, como le dices que no a un señor así, tan mono y tan bruto. Vamos, yo me opuse como un poco al principio, de esto que te levanta un brazo y tu lo bajas, y de esto que te pone una pierna abierta y tu echas la cadera a la izquierda pero poco más eh? Yo no me opongo a eso ni muerto.

Yo creo que ya el pobre se ha cansado y ha visto que no había nada que hacer y que a mi lo del wrestling me la trae al fresco y que aquello de que era mi fantasía más grande era una mentira como un castillo, y ya directamente me he puesto mucho a chuparle el pito, un pito enorme y precioso que tenía la criatura, y de repente, allí en el salón con la ventana abierta y apoyado en un sofá, me ha dicho que me ponga en pompa, como se dice aquí, que me encanta “bottoms up!” y yo claro, así que me he puesto como muy entregado.

Tengo que decir que el muchacho, todo lo que tiene de bruto y de payaso con el wrestling ese, se le perdona a la hora de empotrar porque queridos, que cosa tan grande ha sido...

Yo cuando le vi el pito por primera vez en su casa, ya con las asfixias, me dije para mi que si al final me metía eso, tendría que ser ahogada porque yo viva eso no me lo puedo tragar, pero hijos, la naturaleza es muy sabio y los culos dan mucho de si. Y poquito a poquito he ido haciendo hueco y al final ha hecho el pito lo típico que hace en los culos cuando te la están metiendo, que es que va entrando y entrando pero cuesta y como que ves que no va a poder ser y de repente, no se sabe como, coge carril así como si fuera un tobogán de agua anal y hace el pito dentro un PLUP! Y se mete del todo de un saltito. Pues así ha sido. Y claro, ya una vez dentro, el empotre ha sido como de película porno. Yo me he puesto por primera vez con la cara pegada en un cojín, así como muy típico de esto que dicen “comer almohada” pero es que él era tan tremendo, que la situación lo merecía. Se lo he puesto perdido de babas, un cojín de flores estampadas preciosas, por cierto. Además, ha sido súper bonito porque al final él se ha puesto muy vehemente y ya como que me ha empotrado súper empotradísimo y he notado por detrás el paredón, que no es otra cosa que las pelotas pegando fuerte así en la zona donde deberíamos tener coño. A mi eso me encanta porque es como el sumun de la ordinariez. Ya es como de dejado total de la mano de Dios.

Claro, yo también he echado toda la carne en el asador y no me he cortado un pelo y allí en el cojín de flores preciosas, he echado todo lo habido y por haber. Me ha dado una pena enorme porque era un cojín como muy de sofá de la revista Casa Viva. Vamos, se veía un cojín bueno y de madre pero hijos, como ha sido todo tan acompasado y tan de a la vez, yo me he sentido muy perra y muy subyugada y como violada tras quererme asfixiar, he entendido muy bien lo que debieron de pasar esas grandes divas de la democracia que fueron Las Niñas de Alcasser y no me he querido controlar.



Y poco más que contar... estoy off este fin de semana entero y lunes incluído. Mañana es el Orgullo aquí en Londres, igual que en Madrid, pero claro, este es más vehemente. Si los findes son como son, qué no veré en el Orgullo dios mio. De momento ya me he sacado las entradas de todo. Creo que me he sacado hasta más entradas que eventos, pero bueno, hay que decir SI A TODO. Mañana a las 14h me iré para el Soho Square que hacen esto hasta las 20h y es gratis y dicen que la caña.



Luego andurrearemos por el soho bebidos y silbando muchísimo a los hombres hasta que sean las 11 de la noche, y nos iremos al Coronet Theater donde hacen esto:



Soy absolutamente anti We, anti Supermartxé y anti todo lo que sea fiesta por y para los gogos, porque me parecen unos ridículos y encima hacen unas obras de teatro que ellos se piensan que están en el Liceo y lo que hacen más que nada, es cortar la música y cortarte el pedo, pero bueno, como mis amigos van, haré de tripas corazón y total, gracias a dios, me lo paso bien en todos los sitios.

Tras la We, iremos al Beyond... que el domingo por la mañana lo juntan por dentro y por fuera, con megaterrazaza, con el Barcode y la Sauna Charriots. Yo no sé eso a lo que ya va a llegar...poderse pasar del Beyond a la Sauna y viceversa...la terraza que siempre es tremenda ya va a ser...en fin bueno, que me lo estoy imaginando y no lo quiero ni pensar...



Y si las fuerzas aguantan, que esperemos que si, iré también al Later, que si para Halloween pusieron en la terraza una Casa del Terror de atracción de feria de verdad con sus monstruos, fanstasmas y niñas del exorcista, por la que había que pasar irremediablemente si querías entrar al after, en el Orgullo ponen una auténtica feria con cacharritos en la mega terraza, en los que te puedes subir las veces que quieras...no quiero no pensarlo tampoco...con esos mocos que se ven ese sitio y esa gente con esos pedos tan vehementes... estoy impaciente.



Que Massiel me acoja en su regazo, si es que me la encuentro por ahí...

3 comentarios:

Eric dijo...

que tan de verdad es lo de las pelotas, jajaja!!!

Roberto dijo...

Yo que usted enfrascaba su esencia y la guardaba en conserva ...en Francia han vuelto a prohibir su venta sino va acompañada de receta médica...así que antes de que se quede sin existencias, haga acopio en su dispensa...que seguro que lo van a agradecer todos esos hombres que se acerquen a conocer sus dos sobacos...

Anónimo dijo...

Mira que te gusta hablar de caca jajaja no hay post en el que no comentes algo de tan fétido fluido. ¿como no van a comentar las clavariesas del foro de la familia eso de que en el culo de las maricas se mezclan los sémenes con las cacas y así no se pueden tener hijos?. ;)
Porfa no dejes de deleitarnos con tus aventuras.

Template Designed by Douglas Bowman - Updated to Beta by: Blogger Team
Modified for 3-Column Layout by Hoctro