viernes, 7 de octubre de 2011

POLONIA Y MI EXPERIENCIA "EL BOSCO"

Bueno, tras este paréntesis sin poder actualizar debido a la carencia de historias y sobre todo, a la cerencia de tiempo (siempre hay barbaridades que contar...), vuelvo hoy cargado de los últimos acontecimientos. Y la verdad, no son moco de pavo. Comencemos por la historia con el polaco.

Resulta que hace unas dos semanas, volamos a Barcelona e hicimos noche allí. Yo no sé que tiene aquella ciudad, que cada vez que volamos allí, me vuelvo loco. Barcelona me encanta y me iría a vivir allí mañana, lejos de estos precios locos de Londres y de este mal tiempo, pero me da que antes me iré a Madrid, por facilidad de posibilidades. El caso es que allí que llegamos muy tarde un jueves por la noche y toda la tripulación nos fuimos a tomar unas copillas por los alrededores del hotel. El capitán se tomó una o dos cervezas y se fue al hotel. El First Officer se tomó alguna más pero también se fue a dormir pronto. Y las dos chicas inglesas que venían con nosotros dos, (sobrecargo y yo mismo), se dedicaron a hacerle fotos a las copas y al nivel de alcohol que ponen en España comparado con la birria que ponen en Inglaterra, y se fueron al ratito también a dormir. Y claro, me quedé yo solo con el sobrecargo, español, y muy de mi quinta.

Y salimos más a fondo. Tan a fondo que nos fuimos a la sauna casanova. No había mucho a donde ir un jueves por la noche y pensamos que ese era el sitio donde más recogidos íbamos a estar. Nada más entrar, al sobrecargo lo perdí muchísimo rato. Yo me quedé en la barra bebiendo muchísimo como siempre, aprovechando que el vuelo de vuelta salía tardísimo por la tarde. No puedo decir a qué hora fue pasando cada cosa porque las saunas maricas tienen esa cosa tan buena que es que el tiempo pasa sin saberse como y uno se aísla del exterior y no se sabe si es el Puente de La Inmaculada o Domingo de Ramos. El caso es que de repente, al tiempo, mi sobrecargo apareció como muy mojado y me comentó que se había estado bañando en la piscina de abajo, cosa que yo jamás haré, primero porque se me baja el pedo y segundo porque vaya que, por muy ácida que pongan el agua, se me pegue una clamidia marina de esas y me den unos picores horrorosos. El caso es que mi sobrecargo volvió a desaparecer y nunca más se supo de él.

Y surgió el amor. No me preguntéis cómo, pero surgió. No me acuerdo en qué momento, me encontré a un señor así como muy mono, muy grande, muy alto y muy todo. Polaco. Peter. Y nos liamos muchísimo. La verdad que es que no me acuerdo mucho de como fue la cosa porque yo ya estaba más pa llá que pa cá, pero vamos, nos pegamos unos besos bien hermosos en la barra y me invitó a irme a su hotel. Y claro, yo que soy más de hotel que de cabina, accedí. Y al Ambassador (ahora Hotel Silken) que nos fuimos, muy cerca de La Rambla. Por muy imposible que parezca, no me la metió el muchacho nada. Más que nada porque yo creo que andábamos ya tan tan tan borrachos, que se me olvidó. Eso si, nos dimos unos besos estupendos y nos abrazamos mucho y yo lo retoqueteé muchísimo y él a mi también. Nos dieron las tantas. Y cuando me di cuenta que eran las tantas, salí corriendo en taxi a mi hotel, que quedaba una hora para que mi tripulación bajase al hall y saliéramos para Londres de nuevo. Menos mal que dormí bastante y luego hice un vuelo muy estupendo. Eso si, la cara la llevé como si fuera Homer Simpson, toda levantada y señalada. Yo me di muchas cremas pero vamos, me duró unos dos días... mi sobrecargo estaba más presentable y luego me contó que a las 5 ya se había vuelto al hotel...más o menos a la hora que yo me había ido al hotel con el polaco.

Y ahora viene lo más tremendo de todo.

He seguido en contacto con mi Peter.

Me ha mandado unos mensajes muy tremendos.

Debe ser que le gusté muchísimo porque los mensajes son de amor total.

ASÍ QUE HE DECIDIDO QUE ME VOY A POLONÍA TRES DÍAS.




Lo único es que no me acuerdo para nada de cómo es él físicamente. Pero vamos, nada de nada. Tengo cierto recuerdo así de que el muchacho era alto y mono pero claro, yo estaba muy muy bebido, con que puede ser que sea horroroso y yo lo viviera todo en un engaño muy grande propiciado por mi pedo. Sea lo que sea, yo ya me he sacado los billetes, que me han costado con mi staff travel na y menos, y para allá que me voy del 18 al 20. Nos hemos mandado muchos mails y muchos mensajes y yo ya le he pedido que por favor, me mande una foto suya para al menos, publicarla en mi facebook y aquí en el blog también, por si acabo secuestrado en una trata de blancas y me veo metido en un container del puerto de Amsterdam, lleno de niñas puestas de pegamento, camino de Bangkok, para trabajar de animadora en un burdel de estos de menores escupiendo pelotas de ping pong por el culo.

Sea como fuere, llego a Cracovia el día 18 muy temprano, y pasaremos el día visitando la ciudad, que es preciosa. La verdad que Polonia no ha sido nunca un destino que tuviera yo en vistas, pero mira, la dicha es buena así que hay que ir a visitarla muchísimo y arriesgarse a que el muchacho sea mono para que me la meta muchísimo, que los polacos son todos muy brutos y como muy hombres, como todo lo que viene de Europa del Este. Luego ese mismo 18 por la tarde noche, nos iremos a Varsovia en tren, que el vive allí, pasaremos la noche amándonos, visitaremos Varsovia durante todo el 19 y el 20 por la mañana volveremos a Cracovia para yo coger el avión de vuelta a Londres. No me digáis que no es arriesgado y no supone un punto de inflexión más en esta vida de modelo que llevo. Además las ciudades son preciosas.

Mirad que hermosura de Cracovia!






Y Varsovia tampoco se queda atrás.





Así que a la espera estoy de que me mande una foto, a ver como es el muchacho, porque esto de tener lagunas es horroroso y tiene estas cosas. Que te vas a Europa del Este a que te la metan pero no sabes bien como es el que te la tiene que meter. Yo de todas formas estoy como que muy emocionado con el viaje porque mira, iba a ir a Amsterdam esos días pero ya dejo Amsterdam para más tarde, que es un viaje que se puede hacer siempre y sólo, ya ahora voy a Polonia que además visito las dos ciudades principales y encima lo hago con un local, que me enseña todo lo más típico y me da lo que me merezco en tierras lejanas, que siempre tiene un punto de exotiquísmo muy bueno.

Pero aquí no queda la cosa.

El otro día salí.

Salí mucho.

Vamos, que tras saunas y demás, cogí y me fui con mi amigo Roberto a un sitio nuevo que no conocía, bastante lejos por cierto (West Kensington), a una fiesta de calzoncillos.

El sitio es como muy local. Como muy de barrio. Desde luego me he dado cuenta que estos sitios maricas guarros de barrio, son los más curiosos y son como los más totales. No tienen esa muchedumbre de gente que tienen los famosos, pero tienen ese ambiente íntimo que no tienen los otros, eso desde luego. Me recordó mucho al Sweet. De hecho, además de la fiesta de calzoncillos sólo para maricas, hacen la fiesta travesti-transexual al igual que en el Sweet, a la que por supuesto tengo que ir.




Ted´s Place es un local muy personal y muy agradable al que hay que ir sin duda, si se quiere probar el ambiente marica guarro de barrio londinense. La fiesta del martes, de calzoncillos, es altamente recomendable pero desde luego no se puede ir tan tarde como fuimos nosotros, porque ya queda poca gente y no da tiempo a tomarse todas las copas que uno quisiera. De todas formas, yo tuve muchísimo éxito y ligué mucho. Mi principal problema es que no llevaba los calzoncillos adecuados así que Roberto abrió su maleta, me dejó unos CK que hacían pito de flamenquín, me los cambié horrorizado por otros más de paquete tradicional, y allí que nos metimos. Lo de Roberto es muy de aplauso: llegó del aeropuerto, se metió en la sauna todo el día con la maleta si pasar por su hotel, por la noche nos fuimos a este sitio y por la mañana volvimos a la sauna, perdiendo el muchacho su reserva de hotel por no presentarse por allí y teniéndose que quedar en mi casa dos noches hasta que encontramos hotel en el que quedarse. Muy de aplauso.

El caso es que ya, equipado con mis calzoncillos propios, me metí en el mogollón. El sitio es así como de barra de bar grande, salón y ya como un pasillito que lleva a “las estancias de relax”. Bueno, pues yo me metí en el meollo donde estaba todo el mundo “conociéndose” y allí descubrí a un muchacho muy mono. No hablé nada con él porque es que no dio tiempo, pero de repente me dio como unos popperes muy buenos y claro, yo enseguida me agaché. Lo mejor siempre es agacharse desde luego, vaya que te pase algo, que los popperes son muy de estar sobre una superficie lisa y sobre todo, cerca del suelo. Bueno, pues me pasó. Debió de ser la media viagra que me dio el camarero en la sauna que no me hizo nada, y que por fin me hizo a destiempo mezclada con el popper. El caso es que me desmayé. Nunca me había pasado pero para una vez que me pasa, desde luego me pasó como me tiene que pasar. De rodillas, rodeados de hombres con los pitos duros y con un pito en la boca.



El último recuerdo que tengo de aquello es estar chupándosela muchísimo al hombre mono que conocí en los barullos. Luego viene como una pausa de mi vida o pausa de la cognición, donde no me acuerdo de nada y que duró como 30 segundos, en la que supongo que vi el túnel del Bosco pero en vez de almas en pena lo que estaba es, supongo, lleno de hombres desnudos con los pitos duros, y luego ya como que recupero la noción de todo y me veo como sentado en unos de los sofás de la sala de los relax, acompañado de muchos hombres desnudos o en calzoncillos, todos como a mi alrededor, como sentándome y muy preocupados por mi y preguntándome si estoy bien y que me beba un zumo que me ofrecía el hombre mono de cuyo pito me había quedado colgando inconsciente. Yo me lo bebí así como si fuera muy Karina. Es la sensación que tengo. Muy de ser Karina. Muy de indefensión y como de ingenuidad de no saber que me había pasado. Al beberme el zumo, me dio como una acidez y le dije al señor mono del que me había quedado colgando, que vamos a ver porqué no le habían echado un poquito de vodka, que me espabilara más. Tras esto, ya me levanto un poco y me puedo ir a la barra donde me siento muy avergonzado de todo pero deseando contarlo en el blog, eso desde luego.

El de la barra me dijo que no me preocupara, que aquello era muy normal y que todos los días se les colapsaba alguien por culpa del popper. Yo no sé si voy a tener que escribir un email a la casa que los hace, a ver si es que les están echando vinagre o cayena de más y nos están dando ahora chungos a los mariquitas... el caso es que allí estuve hablando mucho con el de la barra y con los que se acercaban a la barra a preguntarme como estaba. Yo me notaba como muy Curro en la Expo´92... era una sensación muy de mascotita del sitio. Tengo que decir que me encantó. Me cuidaron muy bien.

Sobre todo el muchacho mono de cuyo pito me quedé colgado muerto. Se llama Colin y es conductor del metro de Londres. Monísimo. Este si que lo recuerdo muy bien porque puede ser que de un polaco al que se la chupo mucho en una sauna y luego en un hotel no me acuerde porque haya bebido mucho, pero de un pito al que me quedo colgado medio muerto si que me acuerdo porque supone un paso más. Pelirrojo, cachitas, de unos 37, con pelos y media barbita. Y muy mono de cara. No es que fuera este, pero vamos, este tipo de muchacho.




Y hablamos mucho. Me dijo que le gustaba mucho el popper y que no me preocupara. Que si había estado saliendo todo el día por ahí y no había comido nada, era normal que me hubiera dado un bajón de tensión con aquello. El caso es que nos gustamos muchísimo y allí que nos metimos de nuevo, esta vez ya sin barullos porque ya el sitio estaba más vacío, y nos amamos mucho, esta vez ya sin popper menos mal, vaya que me quedara Muerta del Castillo allí dentro. Me ha dado más tarde su número y me ha dicho que tenemos que quedar para que le de su regalo por ser mi héroe y no dejarme caer del todo al suelo cuando me quedé colgando de su pito medio muerto. El lunes, si no me llaman para volar, a su casa que me voy en Kennington, que es un barrio muy de chulánganos, y dormiremos muchísimo juntos y nos amaremos.

Tengo un éxito últimamente tremendo.

Pero no sólo me lié con ese. Cuando mi Colin se fue, el de los roperos, que era un muchacho así cachas y que no estaba nada mal, se me venía para mi y me chupaba el pito muchísimo así como de rodillas y se me ponía como muy pasional. Claro, yo me quedaba en aquella pared como muy parado mientras me la chupaba, pensando que a lo mejor lo de que te quedes colgando medio muerto de un pito,es algo como muy de nuevos morbos...o como que te ven que eres una persona muy moderna y arriesgada que lo puedes hacer todo con tal de estar en el candelero...como una Massiel de bar de desnudarse, que es lo que yo veo que soy. Creo que en el Teds Place, por fin, me valoraron.


Moraleja: Cuando vayas a un bar de desnudarse, antes que nada chupa todo lo que tengas en mente chupar, vaya que luego te de un vahído, te quedes medio muerto colgado del pito chupándosela al muchacho y te tengan que sentar a descansar dándote ya vergüenza de chupar nada aunque al final te pongas de nuevo a chupar todo lo que se pueda porque al fin y al cabo para eso has ido.







1 Comment:

Roberto dijo...

Yo creo que ese amigo suyo que comenta que le acompañó puede superarle en su andanzas, asi que ande con cuidado, no vaya a ser que le lleve por peores caminos.

Template Designed by Douglas Bowman - Updated to Beta by: Blogger Team
Modified for 3-Column Layout by Hoctro