miércoles, 26 de octubre de 2011

POLONIA

Bueno, por fin puedo volver al blog tras unos días bastante ocupado. Prometí que actualizaría nada más llegar de Polonia pero al final no ha podido ser hasta casi una semana después. Sea como fuere, aquí estoy de nuevo. Y vivo. Y es que, acabar muerto habría sido algo complicado... porque mirad, para que irse por las ramas. ¡Aquello ha sido un fracaso! No todo, que conste, que Cracovia y Varsovia me las he visto muy bien para el poco tiempo que he estado, y ya puedo decir que las conozco. Eso si, aquello es como para ir una vez y ya no hace falta ir más. La misma sensación que me dejó Rusia cuando fui a Moscú y San Petersburgo. El fracaso ha venido por parte del muchacho. Muy mono, muy salao, muy bueno, muy que no me ha dejado pagar nada (he gastado unos 30€, no más en todo el viaje), muy todo, pero sin irme por las ramas, el chiquillo estaba tarado.

Os cuento.

Llego al aeropuerto de Cracovia, que por cierto se llama Aeropuerto Juan Pablo II. Una señal de que el viaje no iba a salir bien, sin duda. Y allí recibo un mensaje de que el muchacho aun está en el centro de la ciudad y que tardará como una hora en llegar al aeropuerto. Total, que quedamos en que me pillo el tren yo solo y me voy al centro, que así ahorrábamos más tiempo. Hasta que llego a la estación de tren me dan las tantas porque hay que andar como un kilómetro por las cunetas de los campos comunistas pero bueno, al final llegué y me encuentro esto en la estación, que por cierto, la estación sólo era un andén.




Y claro, ya me vi yo muy raptado por las tratas de blancas, porque aunque no entendía nada de nada, aquello parecía cosa de terrorismo o del más allá pero bueno, tuve suerte y me pillé el tren enseguida, que te deja en la Estación Central de Cracovia en unos 20 minutitos. Y allí estaba él. Muy como me lo esperaba y muy como lo recordaba. Nada más vernos nos dimos un apretón de manos porque ya me avisó que nada de mariconadas que allí estaban muy mal vistas. Yo ya no sé como se aprietan las manos pero hice lo que pude. Nos fuimos a dar una vuelta por el centro de la ciudad, que es preciosa. Es como una Praga en pequeñito. Muy europea y muy peatonal todo. Muy mona la verdad. Es lo que me esperaba. Y muy barata.




Nos sentamos en la Plaza Mayor y nos tomamos unas cañas que eran de dos litros por lo menos, a menos de un €uro. Una cosa como muy de querer volver. Y allí ya cenamos porque eran como las 5 de la tarde. Él muy salao todo, y como digo, muy majo, pero ya le vi como raro. No sé...le vi como que no estaba muy allá. Pero bueno... todo lo que es la parte de Cracovia estuvo muy bien y la verdad, estuve muy tranquilo. Cuando la cosa se enrarece más es en el tren que cogimos para ir a Varsovia aquella tarde-noche.

Llegamos a nuestro compartimento y allí que nos sentamos. Lo primero que me dice es que le apetece muchísimo llegar a Varsovia y fumarse en su casa un porro. Yo le digo que no fumo pero que se fume lo que quiera. Bueno, pues nos vamos a la cafetería (el tren desde luego era de los tiempos soviéticos pero no me dejaron sacar ninguna foto los muy tontos de los camareros) y allí comenzamos a beber. Yo como no digo que no a nada, me pude tomar como... ¿4 vasos de litro de cerveza?. Pues no, que fueron 5. Vamos, que iba un poco ya pedo. Y no sé a santo de qué, de repente saca en mitad de la cafetería dos cápsulas azules y me dice que son para mi, que me las tengo que tomar y que me van a gustar. Yo ahí ya lo vi raro porque mira, una persona a la que no conoces, no le das de repente dos pastillazas para que se las coma... le pregunté que qué es lo que eran y me dice que son cosas naturales que te dan así como energía y vigor. Vamos, yo lo que entendí es que eran como viagras naturales. Y claro, yo ya bebido, rubia, sin referentes ni sin más nada, cogí y en un tren polaco de camino a Varsovia sin saber bien con quien iba, me las comí. Una locura!...imaginaos que son tripis o son una cosa más seria y me vuelven loco o me dejan tonto y me viola o vende mis órganos... pero bueno, yo lo veía tan mono y tan bueno y tan raro, que me vi muy en la tesitura de tomármelas para hacer la intrepidez.

Qué deciros de aquello queridos. Me puse como un tren. Me veía en el tren ese metido, yendo a los baños a cada momento porque el pito se me ponía muy duro y para hacer pipí era imposible. Entonces me daba por fumar, y fumaba como una travesti en los baños, con la ventana abierta y el pito como para afuera a ver si se me aireaba y se me bajaban esas calenturas. Luego volvía a nuestro compartimiento y como él también estaba un poco para allá, le daba por hablarme de la medicina natural, tema que lo tiene obsesionado, y se ponía a darme unas murgas horrorosas que a mi me cansaban muchísimo y además no pegaban nada con ese pito tan duro que se me había puesto. Yo me sentaba a su lado a ver si se animaba y echábamos la cortina, me ponía de pié, me volvía a sentar...era una calentura muy gorda. Tanto que una de las veces que me fui a por cervezas al vagón cafetería, me insinué al camarero y allí estuve hablando un ratazo con él hasta que por fin le dejé mi teléfono en una servilleta y le puse que me llamaba “Dominatrix” porque me sonaba muy del este. Vamos a ver si no estaba yo fuera de lugar en ese tren por las estepas polacas alejado de la mano de dios y sin saber exactamente con quien iba, cachondo perdido y haciéndole extraños a la gente.

Como a las 3h llegamos a Varsovia. Lo primero que vi, que me encantó, fue el Palacio de la Cultura y la Ciencia. Uno de esos rascacielos stalinistas que hay por las capitales del este y que en su tiempo, fueron el orgullo del régimen comunista. En Moscú hay siete (Las Siete Hermanas) y son maravillosos, como este de Varsovia.



En un taxi nos fuimos a su casa, haciéndome un tour por todos los lugares más destacados. Era ya de noche pero bueno, me hice una idea de como era aquello aunque al día siguiente lo visitaríamos todo mucho mejor. Y llegamos a su edificio donde compramos en un súper unos licores y algo de comer y para arriba que nos fuimos. Yo la verdad que iba como si fuera un caballo que le ponen el saca-sémenes en el pito... ya no podía más...era como una cosa de enfermedad...yo no sé si él se daba cuenta del estado de María LaPiedra en el que me encontraba o no, el caso es que en el ascensor como que nos dimos así un besino pero muy poca cosa. La verdad que como llevábamos bebida para un regimiento, yo ya pensé en llegar a su casa, echarme unas buenas copas y comenzar lo que se dice, a hacer lo que había ido a hacer.

Pues mi gozo en un pozo.

El muchacho cogió, se fumó sin exagerar como cuatro porros de maría y se quedó tarado completamente. Pero tarado, tarado de decir “madre mía estoy en casa de un loco”. Le dio por hablar y por hablar pero además enlazando temas que a nadie interesan y mira, yo llegué ya a un momento que me harté mucho. Yo bebía mucho a ver si se me pasaba la hartura pero que va, no se me pasaba y lo que me hartaba era cada vez más. En una de las harturas, me fui al baño porque pensé que luego habría “feria” y me fui a dar una ducha. En su baño descubrí su váter, que me encantó porque tenía un sistema de hacerte lavativas ideal. Aquí os dejo la foto.




Yo por supuesto cogí y me hice una pero como el chorro no entraba dentro del culo, lo que me hice fue “la palita”. La palita consiste en meterte el dedo así en forma de palita, escarbar, y cuando ya tienes cogido el pegote de caca, hacer así como palanca y sacarte el pegote para afuera en forma de palita. Me hice como cuatro palitas hasta que ya no encontré nada más dentro y salí de nuevo al salón ya muy duchado y paliteado.

 Pues nada, la criatura seguía allí enporrado vivo, insoportable hasta el punto que pensé: hoy paso ya de follar ni de nada porque ya me ha puesto sin ganas de nada, y de seguir así mañana, cojo mis cosas y me voy. Además dejé todo muy preparado para en caso de tener que salir corriendo, no tuviera que tardar nada, con mi pasaporte, mi ID y mis dineros todo guardado en un bolsillo de la cazadora. Y es que de verdad, me diréis exagerado pero se puso tan tan tan raro y yo allí sin conocerlo de absolutamente nada, que es que me dio hasta un poco de mal rollo. Porque además, estaba muy obsesionado con la medicina natural y todo el rato era preguntándome cosas acerca de “cómo me notas?” “me ves los ojos de tal forma?”, “repito muchos los temas?”... etc etc...mira, me dio un poco la impresión de que me había llevado a su casa para experimentarse él mismo a ver hasta donde llegaba de fumado y para que alguien le fuera contando como se le veía desde fuera. Una cosa muy rara. Pero rara. Así que yo me eché en el sofá con el culo vacío para nada, y como quien no quiere la cosa con mi cazadora al lado, me hice el dormido y allí en la cocina lo dejé fumando. Y me quedé frito.

En mitad de la noche me medio enteré de que se acostaba allí a mi lado pero nada de nada. Yo estaba ya como muy enfadado con todo aquello así que me hice el dormido y me quedé de nuevo frito hasta la mañana, que por cierto cuando me desperté, de nuevo ese olor a porro en la casa. Que pesadez. Ya caí que es que el muchacho, es estar en casa y tener que estar emporrado. Yo se lo pregunté, que si era normal tanto porro y me dijo que si estaba de vacaciones, si. Así que mira, cogí y le dije que había que salir de la casa a ver Varsovia, sabiendo yo que en la calle no fumaba y se volvía normal. Como se emporraría el muchacho, que me hizo un café con te a la vez en el mismo vaso. Era un poco insoportable...pero bueno...fue salir de su casa, darle el aire y como que de nuevo volvió a la normalidad.




Varsovia es más fea que Cracovia. Una gran ciudad, moderna pero aun muy metida en el comunismo sin tener ese aire de europea y cultural que tiene Cracovia. Todo lo que es la parte antigua de la ciudad no está mal...son siete calles pero es bonito, pero lo demás es muy Moscú, sin verse esas probrezas que se ven en Moscú, pero ese estilo de ciudad gris, de enormes avenidas, bloques y bloques de estética comunista (que me encantan) y mucho parque enorme y desbaratado.

Todo el día estuvo el muchacho muy normal, muy simpático y como si fuera otro. Yo no le quise decir nada porque mira, supongo que se daría cuenta de que así, si era llevadero, no de la otra forma, pero bueno... el caso es que me invitó a cenar en un restaurante carísimo y luego fuimos un poco de bares. Yo le dije que había que irse a tomar algo para así no meternos en su casa de repente, que entonces ya sé yo lo que iba a pasar. Porro tras porro y yo deseando irme de copas a mi aire.

Y salimos.

Y conocí el que quizás, sea uno de los sitios más sórdidos que he conocido en mi vida. Nada más que por esto, ya el viaje ha merecido la pena muchísimo. El FanTom.




Para encontrarlo hay que pasar por unos de esos patios que hay detrás de los edificios de la época comunista que tanto abundan en el centro. Entras por un portal a un patio interior y de ese patio se va a otro y a otro y así te recorres toda esa manzana sin tener que estar en la calle. En Moscú y San Petersburgo los hay a mansalba. Pues bien, la entrada está en uno de los arcos que unen patio con patio. Dificilísimo de encontrar, más con la puerta como es... encima con timbre..




Yo cuando lo vi me encantó y me puse muy contento. Sabía que me gustaría. Y en efecto, el sitio se las trae. Abrió como local abiertamente marica en el 94 pero ha sido bar marica en época comunista igualmente, lo que pasa que no estaba registrado en ningún sitio y aquello sólo sabían que existía, los que tenían que saberlo. Nada más entrar, unas escaleras como de bajar a una cochera te llevan a una especie como de reja que te abre un señor y tras otra reja así de alambres, se dejan los chaquetones. Todo como muy de ir abriendo con llave y cerrando con llave a tu paso. Yo estaba encantado. Me dijo Peter, que era el único sitio verdaderamente marica de la ciudad y casi del país, y que luego había varios más pero no eran de este estilo, sino que eran de “modernos”. Un pasillito te lleva a un sex-shop marica, el único de la ciudad también, y otro pasillito da a una sauna metida en el mismo bar, también la única de la ciudad, claro. A mi se me ocurrió preguntar que si allí no tendrían ya la Asociación de gays y lesbianas del país, porque como lo veía tan completo... y efectivamente, en un rincón había una mesita con una silla y un flexo y la mesita llena de flyers y de cosas del VIH y de teléfonos de atención marica y me confirmaron que esa era la asociación. Maravilloso. De allí se pasaba por un pasillo que desde luego era como de otro mundo. Lleno de cables por los techos, de tuberías verdes que echaban vapor y de unas paredes de piedra como de cueva del tío camuñas. Yo lo veía todo como súper tremendísimo y me sentía Ripley en la nave Nostromo. Además había unas sirenas y todo sin pitar, solo con la luz dando vueltas, que mareaban muchísimo y le daban al sitio una pinta aun mejor.




Por aquel pasillo se iba, por un extremo, a la sauna, que no conocí pero que desde luego he de conocer un día de estos, y por el otro extremo, al bar, que era como un bar de carretera, así como con posters de tíos en bolas muy de los años 80, un poster de Samantha Fox en un rincón y muchas figuritas de barro fálicas por todas las estanterías de las paredes. Tenía su luz y todo y no se veía nada tétrico a diferencia de las demás partes del sitio. Allí bebimos mucho (2€ un whisky doble... aquí es donde creo que me gasté los 30€ del viaje) y nos salimos a fumar al pasillo de los tubos tremendos, por el que se paseaba la gente en toalla que iba y venía de la sauna a por copas al bar. La verdad, todo he de decirlo, los hombres que vi allí metidos no eran de este mundo. Unas cosas...unos machos alfa...unas hechuras... unos cuellos...unos brazos y espaldas... claro, luego me di cuenta que en el comunismo, ni conocieron a ABBA ni a Madonna, por lo que tenían la especie marica aun muy masculinizada y no se habían desorientado como nos ha pasado a nosotros en occidente, que los que no queremos ser Lady Gaga de mayor, queremos bajar las escaleras como Mayra día si y día también. No. Allí desde luego, los hombres son hombres. Y aquello, ya me di cuenta yo, que es para ir sólo y no de la mano de un loco como iba yo, que no me atreví a hacer nada primero por educación, y luego porque vaya que me partieran un hueso con esas bruteces que se veían por allí. De verdad. TREMENDOS.

En el pasillo de los tubos tremendos había como un recodo que daba a una especie de cuarto oscuro. Bueno, pues el cuarto oscuro tenía como una pared de rejas, que comunicaba con el cuarto oscuro de la sauna, y claro, te veías allí al otro lado de las rejas, los mariquitas polacos en toalla, con los pitos muy tiesos asomándolos por las rejas en una escena como muy de campo de concentración que a mi me encantó. Y luego ya venía el sumun de todo, que era que por los rincones del cuarto oscuro, había maniquíes de tienda de estos blancos de plástico, pero algunos sin cabeza o sin brazos, haciendo posturitas y pintados de camuflaje. Yo todo lo vi como muy psicodélico y como muy de la Naranja Mecánica... una cosa muy digna de ir allí a pasarse la tarde y la noche.

La cosa es que eran las 9 de la tarde/noche y entre semana, con que ya nos dijeron que mucho más no se iba a animar...y como estábamos cansados de todo él día estar en planta, pues decidimos que nos íbamos a casa ya. Y eso hicimos. Yo con mucho temor de que se emporrara de nuevo.

Es lo que pasó. Fue llegar a su casa y de nuevo otros tres o cuatro porros. Pero mira, ya me pilló más relajado porque ya vi que el muchacho no era malo ni tenía malas intenciones. Simplemente que cuando llegaba a casa, el se fumaba y punto. Así que yo cogí, me pegué como cinco copazos de whisky y más o menos, tuvimos una conversación medio qué hasta que nos fuimos para la cama y allí ya si, por fin, hubo como un poco de magreo...pero vamos, no os vayáis a pensar que fue una cosa de que me la metió y se la chupé mucho y él estaba de pie y yo me agarraba a sus piernas y salía un humo por el suelo rollo concierto de Depeche Mode... nada de eso. Fue como de echarse en la cama, darnos unos besos, un poco que se la chupé, un poco que me la chupó, un poco que nos rozamos y él se quedó dormido y yo también.

Ya veis que cosa. Tanto viaje para eso. Aquello que pensaba yo que iba a ser un no parar... pues no. Pero bueno... ¿y el bar que he descubierto?... ¿y el viaje? No me quejo...podría haber estado mejor pero hijos, es que la primera noche de verdad, me hartó...y la segunda pues ya, se había ido un poco la magia del primer día. Al día siguiente me preparó un desayuno muy rico y tras dar una vueltita por su barrio me acompañó al aeropuerto y a las 8 o así ya estaba en casita tranquilo y sin haber sido mancillado de ninguna de las maneras.

Eso si, el país me regaló este último empotrador en el Aeropuerto de Varsovia. VIVA TODO ÉL! Ya os digo que lo que se ve por allí es como de otro mundo. Que cosas...




Pero eso tiene fácil solución. Mañana he quedado con Colin, el que me rescató cuando me quedé marichalado chupándole el pito en aquel bar no hará mucho. He de resarcirme de esto como sea y la de mañana va a ser buena. Ya os lo advierto. Y por supuesto, os lo contaré todo con pelos y señales.


Quiero darle desde aquí las gracias a la lectora que ya hará unos días, me mandó por email este maravilloso “coño de oro” que cuelgo con muchísimo orgullo en mi galería de premios. De verdad que se agradece muchísimo detalles tan tan bonitos y tan llenos de significado. ¡Gracias!





6 comentarios:

Roberto dijo...

Pues nada, que tenga un feliz "cuelgue" de pito mañana..y a la espera de noticias estamos.

Sufur dijo...

Polonia: la reserva espiritual de Europa. Jamás he estado en un país más aburrido...

Mocho dijo...

Nosotros nos hicimos un Polonia Tour hace unos años: empezamos en Cracovia y acabamos en la otra Polonia: La Costa Brava.

De Cracovia recuerdo las colas inmensas para confesarse que había en las iglesias, pero luego también fue donde más ambiente mariconeril vimos. Entramos también a un sórdido bar de esos de puerta escondida tras un patio. Debe ser muy de excomunismo, porque ídem en Tallin.

Lo que me ha dejado a cuadros es lo de las pastillas azules. Al final qué eran, ¿Viagranatural?

fran dijo...

Pues mira, me ha terminado de convencer la reconversión del blog. Eres genial.

Muerta del castillo me has dejado con lo de la palita. Muerta!

Anónimo dijo...

Nene, eres la touroperator del guarreo perfecta. Me pongo perraco leyendote y te empotraría con gusto si pudiera

Telemako dijo...

Un poco inquietante...cuidate !!!!

Template Designed by Douglas Bowman - Updated to Beta by: Blogger Team
Modified for 3-Column Layout by Hoctro