sábado, 12 de noviembre de 2011

LA OTRA NOCHE EN BARCELONA. EL OPEN MIND.

Bueno, como siempre me disculpo por el retraso a la hora de actualizar, pero como siempre, he estado volando mucho y no he tenido el tiempo que requiere contar las insoliteces con más pelos que señales. Finalmente, hoy tengo ese tiempo y además, mañana tengo un Bologna y vuelta muy facilito y me meto de lleno en las vacaciones. ¡Me voy a Jordania 8 días!. Tengo muchísimas ganas porque además me voy con un sobrecargo amigo mío muy simpático y hemos ya reservado los hoteles y todo, que nos han salido, gracias a mi santa compañía, baratísimos. Desde luego es un chollo. Estaremos en Amman dos días, luego iremos a Petra otros tres, al Mar Muerto un día, otro día lo pasamos en el desierto en jeep, con noche en el desierto con los beduinos (gracias a una pasajera que me pasó el contacto de un beduino) y de nuevo noche a Amman para volver a Londres por la mañana. Estoy nerviosísimo. Creo que nos va a pasar de todo, ya me encargaré yo de eso. Intentaré traerme un trofeo ammanita, aun a riesgo de terminar detenido por esos países árabes, pero desde luego, yo a alguno se la tendré que chupar, que son todos como actores porno pero ellos no lo saben.

Nos vamos el jueves, pero a partir de mañana estoy de vacaciones, así que tengo tiempo de preparar aun la maleta y de actualizar de nuevo para contaros esta y la última historia insólita. Pero primero, vayamos por orden y aquí os dejo la última overnight que hicimos en Barcelona...que por supuesto, fue un despropósito detrás de otro.

Yo pensaba no salir esa noche porque no había dormido muy bien la noche de antes y tras llegar al hotel, iba a estar reventado...pero mira, nos bajamos la tripulación entera al bar y nos empezamos a tomar sangrías...y claro, eran unas sangrías tan enormes y los ingleses, que si no es en pinta no saben beber...total, que me pude yo beber una jarra entera y entre la capitán y el primer oficial y las otras tres, se tomaron otra...y claro, me puse tibio. Y me pillé un taxi. Y me fui al Open Mind. Pero me fui al Open Mind con un modelo casi nada o nada adecuado para lo que aquello es. Vamos, que como no tenía pensado salir, pues no me llevé ni zapatillas de deporte en la maleta, y entonces lo que me puse para el Open Mind, fueron los zapatos del uniforme. Y así que me presenté. Ya en la puerta se veía gente muy profesional y mona y a mi me dio nosequé entrar así pero bueno, gracias a las sangrías, me dio absolutamente igual luego y entré como pedro por su casa, más aun cuando estaba en la puerta un amigo mio que trabaja allí, y me dijo que no pasaba nada, que yo era bienvenido y que seguro que nadie me iba a mirar los zapatos. Y yo dije: pues es verdad!.




Bueno...el nivelazo del Open Mind desde luego no se ve en Madrid. Eso hay que decirlo y está constatado. Desde luego el sábado por la noche es de lo más recomendable que conozco y está al nivelazo de Londres o Berlín en cuanto a bar de desnudarse. No sabéis los hombres tan tan tan monísimos y tan tan tan tremendos que había. Además iban todos como de pantalón de deporte y rollo así Eva Nasarre, que les quedaba a todos muy bien. Y llenísimo. Yo como iba con los zapatos del uniforme, que es la primera (y la última) vez que lo hago, pues me quedé en la barra al principio muchísimo porque me daba un poco de corte estar por allí como si fuera un muchacho de la profunda Castilla que viene de una boda en Palencia perdido. Yo bebía mucho y hablaba con el camarero muchísimo, que es muy salao y al final ya empezamos a desvariar.

Le comenté que las copas estaban muy bien echadas pero que a mi me las tenía que cargar un poquito más. Bautizamos mis copas como tomarse “un María Jiménez” Luego ya le dije que también podían servir “los Massieles”, que eran como para caerse por la ventana del pedo que te pillabas y ya por último, te podían servir un “Amy Whinehouse”, que te quedabas en coma y dormida en los rincones. Aquello causó tal sensación en un bar de desnudarse tan serio como ese, que de repente vi que muchos hombres desnudos pedían “Marías Jiménez” en la barra y el camarero les decía “-Te pongo un María Jiménez?” Yo me meaba. Me parecía sublime haber conseguido algo tan insólito entre tanto empotrador tremendo. Fue muy Madrid.




Hubo un ratito que ya vi que la gente se enviolentaba más y se ponían ya a chuparse los pitos por la barra y a meterse los pitos por el culo por los rincones, así que yo ya me empecé a pedir Massieles, a ver si se me quitaba la vergüenza de los zapatos del uniforme. Y Oh sorpresa, de repente el de la puerta apareció por allí y me llamó la atención por no estar chupando pitos. Yo le expliqué que no podía ser esa noche, que chupar pitos con zapatos de uniforme era muy como si mi padre fuera mariquita, y yo eso no lo quería. Y me dijo: -ay pero vete a la puerta y pide unas zapatillas de deporte, que las tenemos de todos los tipos!... Claro, yo fue escuchar eso y se me abrió el cielo y el culo y corrí que raspé para la puerta. Me dieron unas adidas ideales de mi numero y ya aparecí por la puerta mucho más dispuesto a todo. Para celebrarlo, me pedí otro Massiel.

Recuerdo que un señor me vino a la barra y se me puso a hablarme. No es que fuera monísimo, pero tampoco estaba mal. Para lo que ya había bebido, lo que estaba era muy bien. Vamos, que allí en la barra no sé de que hablaríamos, que yo ya le toqué el pito muchísimo, nos dimos unos besos de “hola que tal eres activo o pasivo”, me metió el dedo por el culo y yo, haciendo unas posturas como de Nadia Comaneci, se la chupé aun sentado en las banquetas, que luego se me durmió una pierna cuando me fui a sacar el pito de la boca y casi me caigo encima del pito de otro. Menos mal que me agarraron, sino me caigo desnudo y borracho en el suelo ese tan tan limpio que tienen.




A partir de aquí empieza el pedo gordo y las lagunas entre pito y pito. Subí arriba ya como una exhalación a ver que cosas se veían por allí y sobre todo, lo que había era muchísimo empotrador tremendo con arneses y con apliques puestos por todo el cuerpo, y mucho muchacho agachado o de rodillas, chupando pitos y metiéndose pitos por el culo. En general, era eso. Claro, yo me di unos paseos muy tremendos a la busca del empotrador perfecto y tengo que decir que ligué con dos muchachos muy monos... que yo recuerde.




A uno lo conocí en el baño de abajo (no sé si hay arriba...). Estaba yo haciendo caca, una de estas cacas que te dan por hacer cuando vas muy borracho y te pones en los pubs a cagar y cuando han dado las 6 te das cuenta que a lo que has salido, principalmente es a cagar... pues una de esas. La mala cosa del Open Mind, es que el baño de hacer caca tiene una puerta corredera...con que si estas haciendo caca, no queda otra que rezar para que nadie entre porque no tiene ni cerrojo, que to recuerde, ni nada. Igual si que lo tiene pero como yo iba de Massieles hasta arriba no lo encontré...vete a saber. El caso es que yo estaba haciendo una caca bien hermosa desnudo con mi copa en la mano y de repente entró un señor al cuartito. Claro, yo lo primero que le dije es que por favor esperara un momento, que estaba ocupado. Pero él, o no se enteró o no se quiso enterar. El caso es que entró y cerró la puerta. Yo me puse a apretar muchísimo a ver si salía la caca rápido y me podía limpiar enseguida sin que se espantara, y así se la podía chupar un momento, que el muchacho estaba muy bien... Él como que se acercó mientras que yo estaba aun sentado haciendo las últimas bolas de caca y como que se me puso delante con el pito así a la altura de mi cara y se puso a hacerse como una paja de estas flojas que se hacen cuando te miran desde lejos y te quieren decir que te van a empotrar. Claro, yo como estaba aun cagando, le dije que mira, que no era el momento y que en cuanto acabara yo se la chupaba y me la metía si quería aunque el vería... pero que en ese momento, por favor no. Desde luego, aun quedan caballeros en el mundo porque no me hizo ni caso y cogió, adelantó un paso y me metió el pito en la boca. Claro, yo ya con un pito en la boca se me olvida el día en el que vivo, las horas que son y lo que estaba haciendo. Yo si me la meten en la boca la tengo que chupar muchísimo y dejar de hacer lo que esté haciendo. Y eso es lo que hice. Chupársela muchísimo con la caca aun sin acabar. Tuve cabeza, menos mal, (y suerte) y fue empezar a chupársela y eché las ultimas cacas...además yo creo que mi culo es muy inteligente para eso y cuando sabe que hay posibilidad de empotre, hace como una especie de contracciones o lo que sea con los músculos internos, y suelta todo lo que haya que soltar para hacer sitio. También haría mucho que el muchacho me dio popper enseguida y yo me lo tomé muchísimo. Descubrí, que para cagar rápido, el popper es lo mejor. Se te debe abrir el culo como las compuertas de los conductos de ventilación de la nave Nostromo en “Alien, el octavo pasajero”. Era un sentimiento muy extraño porque con el popper, sentía la necesidad de que por el culo me entrasen cosas, no que me salieran, pero bueno... yo fue tomarme el popper, echar dos bolas más y ya me quedé tranquilo chupándosela muchísimo.




Yo no sé a él como no le dio vergüenza tenerme que poner a chuparle el pito cuando estaba aun haciendo caca pero bueno, tampoco pasó nada. Una vivencia más. Yo enseguida que se me pasó la marichalada del popper, cogí y me levanté y le dije que me tenía que dejar un momento limpiarme, que esto no podía ser así sino. Y él, muy muy simpático y atento, me cogió en volandas y me sentó encima del lavabo. Él era tan enorme, tan grande, tan cachas, tan bruto...tan tan primitivo, que vería eso más fácil que darme papel. Y allí yo encima del lavabo sentado, me hice unos enjuagues muy monos con jabón como si fuera mi madre en el bidé, que se echaba él en la mano y yo cogía así de vez en cuando con la mía como si fuera una cosa de enamorados con velas y músicas de pianos de fondo en el atardecer. Una cosa preciosa. Y mientras, se hacía unas pajas terribles.

Luego se la chupé más, así ya como muy ya sin límite de tiempo ni cacas de por medio pero se me secó mucho la boca, así que le dije que había que hacer un break para descansar y tomarse algún Massiel. En la barra, hablamos un momento. Creo que me dijo que era Checoslovaco o algo por el estilo pero mira, la verdad que me da igual. Era ideal. Y compartimos momentos muy íntimos y bonitos en ese baño. Pero como siempre pasa, desapareció.

Y le conté la escena de la caca y la felación en el baño al camarero, que se meaba de la risa y no daba crédito. Y mira que allí se verán cosas de no dar crédito, pero claro, yo entiendo que una cosa tan novedad, tan elegante, tan de maridos, con ese lavado de culo tan tan de compartir... eso es precioso.




Y luego ya viene el pedo gordo... ya no os puedo yo contar muchos detalles porque es que me acuerdo del 20%. Sólo sé que conocí en la barra a un chico muy mono así con perilla, que nos besamos muchísimo en un apartado y que esto sería como a las 5 de la mañana y a las 8 de repente escuché: -venga que estamos cerrando!. Y lo primero que vi era a un camarero con unos mochos de fregona y unas cubas, y de repente me vi dormido muy muy muy muy abrazadísimo a este muchacho, echados en un banco corrido de la pared, los dos como muy maritales. No os puedo contar como llegamos a esa situación de ocurrírsenos acostarnos los dos juntos en un sitio como ese, y además ponernos a dormir de esa forma tan tan abrazados, que yo hasta soñé y todo me acuerdo. Vamos, era un sueño profundísimo. Claro, tantos Massieles y que el último que me tomé en la barra ya era un Amy Whinehouse... que así acabé. Menos mal que el camarero me dijo que antes de echarnos, yo parece ser que le pedí una sábana bajera, el me dijo que no tenían sábanas bajeras para el banco corrido pero nos lo limpió y desinfectó muchísimo para que no nos dieran unas clamidias terribles al echarnos los dos allí. Una cosa muy de tirado que la verdad, cuando salía por la puerta me pareció magnífico.




El muchacho salió conmigo (por cierto, me dejé los calzoncillos no sé porqué) y me dijo que me dejaba en coche donde quisiera. Y bien apañado que fue, que me dejó en la puerta del hotel. Llegué cuando los desayunos y con mucha hambre me comí todo lo habido y por haber, subí a dormir muchísimo más porque tenía tiempo de sobra hasta las 4 de la tarde que habíamos quedado toda la tripulación en el hall, bajé a mi hora, me hice unos vuelos súper elegantes, y llegué a Londres muy orgulloso de haber hecho otra overnight en Barcelona digna de escándalo. Un besito.


7 comentarios:

lanenasepasea dijo...

como barcelones y asiduo al open que pena que no nos encontraramos!! porque mira que soy fan de tus correrias!!(nunca mejor dicho)

Anónimo dijo...

Yo estuve en febrero y... Que fantasia!! y si era el mismo camarero supermono... en la noche naked iba solo con un chaleco y tenia culazo.

¿sabes de algún garito así en Valencia?

Fran dijo...

Cojonudo como siempre!

Por cierto

http://showbitch.net/art/george-michael-se-lleva-a-un-chulazo-a-venecia

Flipa! Lo hemos encontrado!

Mocho dijo...

Hija debo tener la negra, porque el único día que yo fui al Open Mind la gente era rara y con un ambiente super chungo.

Roberto dijo...

Con lo fiel que es al local, la publicidad que les hace y los bautizos alcohólicos que realiza, es incomprensible que aún no hayan puesto un monolito en la entrada con su imagen.

lanenasepasea dijo...

Fran que fuerte!! jajajaj

mira que yo tenia a un amigo mio que tiene el mayor archivo privado de fotos de actores porno mirando una a una a ver si lo encontraba y FIJATE!!!

QUE FORTTTTTTTTTTTT

Roberto dijo...

Comparto la opinión de Mocho...he estado y era necesario beberse la bodega de cavas de Freixenet y empezar con la de Codorniu para intentar algo....

Template Designed by Douglas Bowman - Updated to Beta by: Blogger Team
Modified for 3-Column Layout by Hoctro