jueves, 29 de diciembre de 2011

POR HACER UN DÍA DE ACTIVO, NO PASA TAMPOCO NADA.

Siento muchísimo el parón en las entradas del blog pero entre vuelos y salidas, al final,no he tenido mucho tiempo para actualizar, y cuando tenía tiempo, estaba haciendo curas de sueño. Ahora que ya vuelvo a ser persona, he de hacer un paréntesis en el viaje a Amsterdam y contaros lo que dio de si la salida del 23 de diciembre, viernes, que fue muy fructífera y tuvo de todo menos empotración... o bueno...algo si que hubo, pero al revés.




Estuve con unos amigos españoles por East London en unos bares muy tremendos con unos techos muy curiosos llenos de bombillas que me encantaron, la verdad. Además la gente iba muy pedo y todo el mundo gritaba muchísimo y estaba todo como muy manga por hombro. Tengo que enterarme de los nombres de los sitios a los que fui, porque me encantaron. Además bebí unas cervezas rarísimas que yo creo que de ahí me vino todo el endemoniamiento tan grande que me pillé, que desde luego fue de los gordos de verdad. Que se lo digan a mi tarjeta de crédito, que ya no tengo dinero que gastar en todo enero, y tan sólo me queda para comer, ir a trabajar y algún pego más.




El caso es que estos amigos se iban prontito para casa y claro, yo ya estaba con el ansia de salir y salir más, así que cogí, llamé a mi amiga Raquel, que sabía que estaba por Vauxhall, y allá que me pillé un taxi y allá que me planté.

Y bueno, Raquel estaba muy pedo y me presentó a unos amigos suyos muy graciosos, uno de ellos muy marido y muy mono. Javitxu, hetero y vasco, graciosísimo y más bueno que un pan. Un marido de estos que para muchos quisiéramos. Y luego había más amigos pero yo ya no me acuerdo mucho de sus nombres. En el Barcode estuvimos muy bebidos y conocimos a un sevillano muy raro, que nos invitaba a copas de forma muy loca y como muy sin cuidado. Yo no sé lo que el muchacho se tuvo que gastar. Además, él era hetero y sus amigos maricas lo habían abandonado allí porque se habían liado con gente y se habían ido a casa de esa gente. Pero vamos, él era raro, porque mira que bien sabía que en la planta de arriba había como una especie de cuarto oscuro que yo no sabía que existía ahora cada viernes, y allí que subía de vez en cuando. Pero él era hetero, eh?...que conste.

Yo subí un momento por curiosidad, porque en el Barcode, un cuarto oscuro arriba, nunca me lo podría imaginar pero sisi, allí estaba una buena formada con muchos pitos tiesos de fondo y con mucha gente agachada y de rodillas. Vamos, yo me bajé enseguida a beber, que ya sabéis que yo o me desnudo del todo en una señora barra con todo el mundo desnudo, o paso de estas tonterías.

Pasó la noche y nos fuimos al Area, que hacen el Onyx y seguido, el AM, con que pilla todo muy recogido y seguido y con un cierre de estos super tardes a eso de las 10:30 de la mañana. Y bueno, del Area, lo que os voy a  contar, es lo más importante que pasó, que fue a última hora y fue una cosa como muy tremendísima. Allá va.

Resulta que estoy en la pista del Area con Raquel y Javitxu y de repente, de fondo, así como entre los humos y los láseres, veo una montaña de hombre hablando con otra montaña de hombre. La primera montaña es la que me interesa. Una montaña enorme, con pantalones cortos, con un pecho tremendo de estos como enormes, con una espalda vehemente de esta que piensas que si se te cae encima, solo quieres abrazarlos muchísimo aunque no te den los brazos de si... en fin, una cosa bárbara. Y de cara, pues de cara, estas caras de bear mono americano...en fin, que yo lo veía estupendo. De estos que sabes que jamás te mirarán ni conseguirás nada. Pues bueno, eso pensé, por eso al principio no le quise decir nada, pero al momento, me dije: qué coño! O se arriesga ahora o nunca!. Y allí que me fui a por él y así fue la conversación:

-Que sepas que eres el hombre de mi vida.
-Pero... pero yo soy pasivo...! (como con mucha desesperación...)
-Y yo soy Quéinsólito y soy activo.

(Aquí mentí muchísimo, pero es que claro, me dije: tengo que mentir y decirle que soy super activo, porque así igual consigo liarme aunque sea un poco con él... ya que la cosa no era normal desde el principio, desde que en vez de presentarse por su nombre, se presentó por su pasividad.)

El caso es que funcionó, porque enseguida como que me miró de arriba a abajo, y en un momento, me quitó la camiseta, se la quedó él y me llevó a la barra. Yo me hacía el avergonzado para que pensara el muchacho que soy una persona recta y honorable, pero lo miraba con deseo y el me miraba a mi igual. Lo invité a un zumo y yo me tomé una copa y a mi pregunta de que porqué lo primero que me había dicho, es que era pasivo, me respondió que es que el daba la pinta de ser activo (es la verdad) y siempre tenía el mismo problema con los hombres, así que ya había decidido avisar primero de que era muy pasivo y luego ya se vería. Yo le volví a mentir y le dije, ya un poco más diluído, que también disfrutaba de activo y que no tenía tanta importancia... por ahora el muchacho no se daba cuenta de la realidad y me daba muchos besos y abrazos. Yo me derretía vivo porque es que eran taaaaaaaaaaaan enorme... olía taaaaaaaaaaaaanto a tío...era de estos como muy rollo así...





...pero más grande vamos...que este se ve así como no tan tan montaña... Yo estaba encantado.

Y llegó el momento que me dice que me lleva a su casa que vive allí al lado. Hay que ver la de mariquitas que viven en los alrededores de las discotecas maricas de Vauxhall... Yo ya he estado como en 5 casas... cuando aquello se pase de moda y cierren los sitios, a ver que hacen con los pisazos. El caso es que por supuesto, claro que me fui con él. Esperamos hasta el final, porque había perdido su ticket del ropero, así que allí estuvimos hasta el final, que menos mal, ya cerraba, y por el camino a su casa, me dijo que le había encantado la forma de entrarle y que jamás le habían entrado así.

Una vez llegamos a su casa, un piso precioso por cierto, me dijo que si yo tomaba G. (ghb, la droga esta fatal con la que la gente se pone tan mal que se mueren o se quedan al borde de morirse). Yo le dije que no, porque menos mal que no la tomo de verdad, y él me dijo que él si que tomaba y que igual ahora, se tomaba un chorrito para ponerse “a tono”. Yo le dije que bueno, que hiciera lo que quisiera, pero que yo ni hablar. Le pregunto que si no le da miedo sabiendo como se pone la gente con aquello, y me dice que su novio de toda la vida, y único novio que ha tenido, se murió de una sobredosis de G hace un año. Yo me quedo muy frío y le digo: -y sigues tomando... Aquí se acaba la conversación sobre el tema porque ni hay respuesta ni yo prefiero meterme ya donde no me llaman. La verdad que me dio mucha pena... porque al muchacho se le vio como muy afectado y además, como muy perdido con el tema. En fin...

El caso es que estamos en su salón, él se echa su chorrito de G en un zumo y nos vamos a su habitación. A partir de aquí, comienza la cosa más surrealista de sexo que he tenido nunca, creo.

Empezamos con muchos besitos y como con muchos abrazos que a mi me encantaban porque como os digo, él era enorme y te enterraba vivo entre sus brazos y entre su pecho y sus cosas. Yo vivía sin vivir en mi. Era como un ahogo y yo eran como unos apretones y como un meterme entre sus carnes de montaña que de verdad, era como estarse liando con una especie de Montserrat Caballé cachas con pelos marica. Una maravilla. De repente, coge y me dice que yo me lo tengo que follar muy fuerte porque a él le gusta que el otro hombre tenga el control y a él le gusta estar así, bajo la dominación de otro, que era yo, claro. Yo le digo que no se preocupe, que yo lo domino todo lo que quiera, y sigo dándole besitos para intentar distraerle, pero claro, no surte efecto, se levanta, se va al armario, saca una maleta del altillo, se pone a buscar como un condenado en la maleta y empieza a sacar dildos y cosas rarísimas que se ponen en el pito o que se meten por el culo, que yo jamás había visto. Mientras buscaba en la maleta, hacía contraluz su cuerpo con la ventana que tenía detrás, y se veía todo el poderío tremendo de espaldas y anchismos que tenía el muchacho de carnes. Yo me chuperreteaba vivo en mis sábanas. Que hombre!.

De repente, saca una especie de arnés pero mucho más sencillo, como de solo meter los brazos y ya está, y una especie de cinta de cuero roja con dos asas a los lados. Yo al arnés, llegaba a saber lo que era, pero lo otro ya no. Coge y se pone en pompa delante mía (yo con una cara como de mareo ya imposible ante tal insulto pero claro, intentando sobre llevar el momento como podía, porque la culpa la tengo yo por mentirle a los pasivos de los que me encariño.) Una vez en pompa, se pone la cinta en el estómago y los dos extremos, vienen a mi a cada lado con sus asa a cada lado. No sé si os imagináis bien como era el chisme. Era como una cinta de cuero con dos asas a cada lado. Entonces se ponía así, en la barriga del empotrado en pompa, y el empotrador tiraba de ellas para si, para provocar un empuje más fuerte del empotrado o como para provocar una sensación de más control sobre el empotrado. Era como una correa de caballo pero de barriga pasiva. Una cosa muy rara.

Y claro, allí que me explica él como va y yo le digo que si, que no se preocupe que si que se como va, “que ya lo he visto y usado más veces”... una mentira como un castillo pero que era necesaria para que se pensara que de verdad, yo he sido muy activo. Y claro, yo lo cojo de las asas al muchacho, me pongo a querer metérsela pero mira, yo no podía. Entre mi pito que no se ponía duro porque yo me había bebido la orilla derecha del Támesis, y entre que con ese invento, había que concentrarse mucho en los ritmos, la cosa estaba imposible. Además, yo, que no soy tonto, cogía y para intentar que se me pusiera el pito duro y poderle meter al muchacho algo, lo que hacía, sin que él me viera, era meterme los dedos de una mano por el culo a ver si me salía algo derecho. Además, mientras yo tiraba de las asas del muchacho, él cantaba y hacía movimientos con la boca muy raros y como que decía cosas estilo “blablablablaaaa blublublub...” debido al subidón del G. Aquello debería parecer desde fuera, un cuadro de Dalí de estos que su sabes que va de algo de sexo, pero que no logras tampoco sacar en claro quien se la mete a quien, o qué se están metiendo o si de verdad están teniendo sexo o lo que se están es tomando un café.




Y bueno, que no salió bien pero menos mal que yo le dije que era por el alcohol y él me dijo que también estaba muy pedo y que no podía tampoco hacer nada correcto. Nos echamos en la cama y nos pusimos otra vez a darnos muchísimos abrazos y muchísimos besos, que es lo que a mi me gustaba. Y bueno, también me cogía mi mano y me la ponía en su culo y yo le tenía que meter los dedos muchísimo, así como en plan activo del todo. Él me decía: -Si no te gusta, no lo tienes que hacer... y yo le decía: -Pero si a mi me encanta...!   pero vamos, yo creo que él se daba cuenta que mucho no era lo mio aquello...sino no me lo pregunta...pero yo se los metí todo lo que pude, que conste. Al rato, se quedó frito como una pajarito, cosa muy típica también del G, y yo me quedé desveladísimo del todo. Intenté dormir y dormir, pero nada de nada. Era imposible. Así que lo tuve que despertar con todo el dolor del mundo, y decirle que me tenía que ir que tenía que preparar la cena de Noche Buena. El me dijo que por favor no lo dejara solo, cosa que me encantó, pero en aquel momento, me fui porque yo lo que quería es irme al Clarence, que estaban allí mi Raquel y mi Javitxu. Hoy lo llego a vivir de nuevo, y me quedo con él la Noche Buena y lo que haga falta.

Y al Clarence que me fui... y allí pasé todo el 24 por la mañana, con su tarde y con su casi noche hasta las 10. No os cuento detalles porque mira, fue todo un desatino de negros, pedos, gente loca y conversaciones de ingreso en el psiquiátrico.

Ahora estoy en conversaciones con mi hombre, de nuevo, a ver si nos vemos pronto... íbamos a quedar hoy pero no ha parado de salir dice, y está muerto del cansancio y mañana trabaja. Yo ya le he mandado mis días off, a ver cuando puede. Todo depende de que se haya tragado lo de que soy activo, medio activo o un poco activo. Yo por eso, meto lo que tenga que meter y me convierto en lo que él quiera. Que hombre... Me gusta muchísimo. ¿Mira que si ahora sanseacabó, y por amor me hago activo?


4 comentarios:

Roberto dijo...

Yo creo que finalmente se hará activo con tanto desatino y renegar como ha hecho y nos ha narrado...niega haber entrado a un cuarto oscuro, cuando en esta misma biblia ha confesado que entró al del Union a liarse; se quita la camiseta en la pista renegando una y otra vez de las caris, ahora reniega de ser pasivo...lo dicho...en el pecado está la penitencia...y el suyo va a ser...ser activo....toda una penitencia insólita..."Entierra con la penitencia, en el HOYO PROFUNDO que abra tu humildad, tus negligencias, ofensas y pecados."

Anónimo dijo...

bueno, no pasa nada... pero recuerda que la ultima vez cogiste un cabreo que no te menees..., aun asi ten en cuenta que hay muchos activisimos que les encantan que les coman de vez en cuando el ojete, se ponen muy perras y cuando no pueden mas te ponen mirando a la meca mientras tu ves el otro lado de la luna... a disfrutarlo

Anónimo dijo...

El xulazo de la foto, si te abstraes un poco es clavadito a Paquirrin

lanenasepasea dijo...

lo que no haga uno por amor...pero recuerda que esto al final es como ser hetero, gay o bi...lo que te gusta es lo que te gusta y la cabra tira al monte...

Template Designed by Douglas Bowman - Updated to Beta by: Blogger Team
Modified for 3-Column Layout by Hoctro