sábado, 28 de enero de 2012

CELEBRITIES I






Cuando vives en Madrid como tuve la suerte de vivir 8 añitos, y espero volver dentro de muy poco con el traslado, y sales muchísimo por la noche y te vas a los peores y a veces a los mejores garitos de la ciudad, te encuentras con famosos, famosillos y conocidos de quinta que, para ser honestos, siempre dan un color y un tonillo “gracioso” a la juerga. Además es que es muy fácil encontrártelos porque a no ser que seas una choni que sólo sale al bar de los desayunos con sus amigas y los novios a tomarte whiskys, que las hay, ni Madrid es interminable, ni los famosillos o famosos dejan de salir a sitios que sale todo el mundo. Comentaré hoy mis experiencias con ellos.

Me dejaré muchos porque ha habido muchos que veía cotidianamente y nunca pasó nada remarcable. Alaska y Mario Vaquerizo, siempre con su megagrupi de amigas, tan elitistas como siempre pero tan graciosos como siempre. Alejandro Amenabar, que se le puede ver desde muy pedo en un Space hasta en el Nike tomándose minis, Javi Martín de CQC lo he visto hasta en la Sauna Center, etc etc etc... pero vayamos a las historias vehementes.


JOSELE ROMÁN.

Muchos no la conocerán porque ella fue famosa cuando lo fue y porque lo fue y ahora se ha quedado en una diva fracasada y muy alcohólica, pero para mi siempre será Josele y siempre será muy grande. ¿Te acuerdas de Trailer para amantes de lo prohibido?. Fue de lo primerito que hizo Almodovar y ella está impresionante en el corto. El corto, ni que decir tiene que es una maravilla como casi todo lo que hacía Pedro al principio.




Ella siempre ha estado de bares por Chueca, la verdad. Siempre por el Ras, ya desaparecido, por el Ricks y hasta por el The Paso. Recuerdo un día que estaba yo en el Ricks con mi hermana Miguel bebiendo a espuertas y sin ya mucho atino con los hombres. De esto que ya no controlas con quien o el que. Y ella apareció por allí, como siempre, muy diva, muy rubia, muy mareada, muy Josele. Yo fue verla y echarme a por ella porque ella lo que hacía es posar en la baranda de los peldaños de la pista con un abrigo de cebra tremendo que llevaba. Ponía unos poses muy de revista, con la pierna muy subida que se caía para atrás. Yo la abrazaba muchísimo y ella como que me cogía muchísimo también para no caerse. Era una cosa como muy de descontroladas. El caso es que de repente le dije que la invitaba a lo que quisiera y me dijo que quería una cocacola sin gas. Claro, yo... ¿como pido eso?. Le pedí una normal light y le dije que ella estaba como nunca y que quería salir con ella muchísimo de bares a partir de ahora. Ella me dijo que ya no estaba para bares, que estaba para afteres y claro, yo la abracé aun más. No sé a santo de qué salió el tema del trailer de Almodovar y me dijo una gran frase que siempre recordaré: “Yo pude haberme aprovechado más y tener ahora más aeropuertos que Pedro”.




Aquella noche con mi hermano Miguel estuvimos con Josele todo el tiempo. Fuimos a un sitio que es lo peor. El Mito, que pasa por ser como un after de Chueca que se llena de sudamericanos, travestis y transexuales. Por allí va mucho la Christina Rapado, La Veneno...en fin, la creme de la creme. Por cierto, que recuerdo meterme una vez en el baño con Christina Rapado y un niño monísimo, y allí sin más, y cuando se sacaron todo lo que llevaban, también se sacaron, ella el coño tan enorme que tiene y el muchacho monísimo, también su coño, cosa que me quedó muy sorprendido. Yo no me saqué nada porque no daba crédito.

El caso es que aquella noche estuvimos con Josele en el Mito y allí, ya de repente ella muy como densa/preocupada, nos vino a Miguel y a mi y nos dice: -necesito mandar un mensaje o llamar por teléfono. Nosotros, muy entregados, le dimos de ipsofacto los móviles y de repente nos suelta esta frase tan maravillosa: “-mi padre está muy malo y mi madre está preocupada por mi porque no paso por casa hace dos días, así que dejadme mandarle un mensaje para decirle que estoy bien” . Claro, yo sin duda le preparé el teléfono sin pensármelo dos veces y ella mandó este maravilloso mensaje, supuestamente a su madre, que jamás olvidaré: “Estoy bien, si pasa algo serio, avísame a este móvil. Estoy de bares con amigos. No os preocupéis. Besos”

No recuerdo mucho más de aquella noche porque esto fue ya hace muchos años, esa es la verdad, pero fue una noche de estas gloriosas por Madrid a mitad de la semana, que jamás olvidaré. Salir de íntimos con alguien tan de circo como Josele significó mucho para mi.


MASSIEL

Cuando dejé Madrid, la única discoteca para salir marica era o Ohm, que siempre quedaba como último recurso cuando ya no sabíamos que hacer (así la dejé de triste, con lo que había sido!), o Cool, a la que nunca iba ni creo que vaya porque me espeluznaba ese público mezcla de niños depilados con las cejas sin cejas, cuya mayor aspiración es ser gogó y nadie baila porque todo el mundo se está mirando el modelo de gafas de sol o de camiseta rajada rollo o Custo o Adidas que llevan, y si bailas parece que eres un payaso. Siempre aborreceré Cool, pero mira, alguna vez lo pisé.




Y una de esas veces fue, como no, con mi hermana Miguel. Estábamos en la barra de arriba a la derecha, como siempre algo bebidos ya. Y de repente me dice Miguel: -¿Aquella señora que hay allí echada en la barra no es Massiel? . Claro, yo me acerqué para cerciorarme de que de verdad era ella y mira, si que lo era. Estaba ella sentada en un taburete, y literalmente, echada encima de la barra como ya muy vencida por todo. Miguel y yo nos acercamos a ella porque claro, un mito en vida y tan pedo a tu lado, o te acercas o es que estás tonto. Y mira, nos pusimos a saludarla y ella no daba pie con bolo. Lo único que entendimos es que por favor, la ayudáramos a salir, y eso hicimos por esas escaleras tan cool que tiene el Cool... yo no sé como la cogíamos, que al final la pudimos sacar fuera y allí la sentamos en un portal. Yo todo esto lo vivía con mi propio pedo y tampoco estaba yo viviendo el super momento de sacara Massiel pedo de una discoteca como me hubiera gustado, la verdad.

El caso es que Miguel y yo la acompañamos a su casa. Allí al lado, por cierto. Fuimos andando dando tumbos y los dos como muy preocupados porque ella estuviera bien. Ella con los andares como que se iba despertando un poco, parecía. Llegamos al portal guiados por ella y como la mujer no acertaba a meter las llaves, al final le tuvimos que abrir nosotros. Yo me quedé abajo porque Miguel me dijo que mejor que sólo subiera uno, y la verdad, en aquel momento lo vi lógico y me quedé en la calle esperando. Ahora me arrepiento muchísimo, la verdad, pero bueno. Miguel bajaría al ratito, muy emocionado por haber dejado a Massiel con una copa echada en el salón de su casa y alguna que otra “cosita” que me contó más.


FABIO MCNAMARA

Uno de estos tantos días de pasarlos enteros en la Sauna Center de Madrid, conocí a un muchacho muy salao llamado Jesús. No se le veía muy en sus cabales, pero mira, era salao y a mi me hacía gracia. Así que me llevó a su casa por Alameda de Osuna.

Yo nada más entrar en la casa, vi unos cuadros muy que lo primero que pensé, fue que eran de Fabio Mcnamara. Pero mira, no pregunté porque total, no conocía al muchacho de nada y además me parecía absurdo preguntar si eran de él o no. Nos metimos en la cama y como esto fue como hará... sin exagerar...8 años, pues no recuerdo muy bien qué es lo que hicimos. Ya sabéis que os daría detalles de todo pero es que sinceramente, no me acuerdo. Metérmela no me la metió, eso seguro. Luego por la tarde nos despertamos, y nos fuimos a cenar a un chino de allí al lado de su casa, y ya me comentó que tenía una minusvalía mental del 36% (!) y que había sido del pasote de drogas que se había pegado en los 90 en Madrid. Yo la verdad que la minusvalía no se la noté mucho, pero si que al muchacho se le veía apajarao, pero tanto como para estar funcionando casi a la mitad... el caso es que él se tenía que tomar dos pastillas muy fuertes por la noche y claro, de las veces que quedamos, pues ya no volvimos a tener sexo más porque él se tomaba las pastillas de la minusvalía y ya se quedaba frito. Y yo me quedaba en la cama con el minusválido dormido y sin poder hacer nada, claro. Así fue las cuatro o cinco veces que quedamos. Claro, ni relación ni nada...

El caso es que esa primera vez, tras cenar en el chino, me dijo que si quería, me podía quedar a dormir en su casa (la primera noche que me enteré de lo de sus pastillazas y de lo de no follar ya nunca más) y bueno, cogí, y subí. Como no sabía nada, pues yo subí, claro. En el ascensor me comentó que había un amigo suyo pintando seguramente, que el le dejaba una de las habitaciones de su casa para pintar, y que no me diera vergüenza saludarlo, que eran muy amigos.




Bueno, pues cuando entro en la casa de nuevo, paso por el pasillo y de repente me veo a Fabio Mcnamara pintando en una habitación, un oleo enorme de un Andy Wharhol muy súper eléctrico, con cuerpo de calavera. Claro, yo no daba crédito. Estaba delante de su Alteza Real y mito de mitos. Allí que lo saludé como si no pasara nada y allí que nos metimos en la habitación ya nosotros, para acostarnos y no hacer nada. Yo esa noche no dormí porque primero, tenía un calentón imposible y no podía yo darlo a conocer al mundo ni al muchacho, que ya se había tomado su tratamiento, y segundo, porque en la habitación de al lado estaba Fabio Mcnamara pintando.

Quedamos más días, y todos los días terminábamos en casa de Jesús cenando. Y todos los días, estaba allí Fabio pintando. El momento más supremo y sublime para mi fue cenar una ensaladilla rusa con Fabio, mientras me contaba que iba a ir a nosequé monte vasco donde se aparecía la virgen, para dejarle un oleo de un cristo que acababa de pintar. Yo no cabía en mi. Como todo hay que decirlo, diré también que estaba el muchacho bastante cascado. Tartaja perdido y con la cabeza un poco de aquella manera. De las drogas no quería absolutamente saber nada y lo poquito que habló, fue para maldecirlas una y mil veces. Supongo que algún susto gordo se tuvo que pegar en los 90 como para quedarse así y dejar de tomarlas. Y luego estaba como muy Esperanza Aguirrico, muy pepero y muy muy muy católico de misa diaria vamos. Que a mi me invitó a ir a misa un domingo pero no pude porque tenía yo un examen, que sino por todo lo más grande del mundo que voy. Ir a misa con Fabio Mcnamara. ¿Qué le puedes pedir más a la vida?.

Es una pena porque todo lo de Fabio lo fui actualizando en su tiempo en mi antiguo Fotolog, y estaba todo muy detallado... ahora me acuerdo del hecho en si y por encima, pero no como para escribirlo aquí, pero aquellas cenas fueron muy muy tremendas, con unas conversaciones acerca de la virgen, los santos, Jerusalem, a donde Fabio estaba deseando ir, y Berlín, que de verdad, son punto y aparte.


Y de lo de las Hermanas Hurtado, hablaremos otro día.


4 comentarios:

Roberto dijo...

Intuyo que esta entrada sobre celebrities uncensored va a acabar teniendo su spin-off en blogger.

..Carlos.. dijo...

Esperando la continuación, pues la habrá ¿no?

Anónimo dijo...

Actualiza por favor actualiza, cuenta lo que sea pero actualiza, enhorabuena por el blog

Anónimo dijo...

Actualiza por favor

Template Designed by Douglas Bowman - Updated to Beta by: Blogger Team
Modified for 3-Column Layout by Hoctro