viernes, 23 de marzo de 2012

LOS PELOS DEL CULO

Bueno, pues ya estoy de vuelta. A decir de verdad, estoy de vuelta hace una semana. Pero tanto volar y tanto descontrol, me ha impedido ponerme de nuevo con vosotros.

El viaje a Italia ha sido de lo más bonito. Maravilloso. Mira que Italia no es un viajazo exótico ni mítico... a decir verdad, ir a Italia es algo que sabía que tenía que hacer, pero no era un destino preferente... Pues lo he disfrutado como pocos viajes he hecho. A su estilo, porque ha sido un viaje muy con mi madre todo el tiempo las 24h sin separarse de mi, pero disfrutabilísimo. Sobre todo por verla a ella tan maravillada, tan alucinada, tan feliz. La mujer nunca había salido de España, tan sólo a Gibraltar a comprarnos pantalones, y mira que ella ha ido con su trabajo a sus congresos de medicina y tal y pascual, pero mi padre, así de turismo, nunca la ha querido sacar porque el hombre es muy bueno pero un poco raro. Y ya ella se lo merecía. Yo me he emocionado mucho viéndola a ella tan emocionada.





Roma es maravillosa. Tan caótica pero tan sublime. Con tanto que ver. Nunca se acaba. En cinco días vimos todo lo que se puede ver que es pecado perderse pero aquello da para estar una semana y no cansarse nunca. Hay ciudades monumentales en el mundo pero más que Roma? Florencia es una exquisitez, muy sublime, muy pija, muy provinciana, muy sibarita... muy ella. Me recordó a Córdoba. Tan agradable de pasear... y de repente tan llena de obras de arte supremas. Con su Plaza de la Señoría, llena de estatuas de maestros del Renacimiento así, a lo loco, como puestas en un tablero de ajedrez. Un tesoro. Y sus iglesias... y su Duomo, que pasa por ser la iglesia más bonita que he visto nunca (por fuera, que por dentro no dice nada). Es como un joyero. No se lo cree uno. Y el David de Miguel Ángel flanqueado por los Esclavos... en la Galería de la Academia... tantas veces lo he visto, tanto me lo he imaginado... me esperaba muchísimo de él... pero no tanto. Es la estatua más maravillosa que he visto nunca. Uno se sienta frente a él y se apaga el mundo.





Y Venecia simplemente es un lugar que es único absolutamente en el mundo. Algo mítico que sigue vivo, una cosa que no se puede creer. Un monumento toda ella, con palacios y palacios a cada cual más vehemente. Una filigrana de mármol toda ella en el agua. No se puede creer ni uno se hace una idea de como es, por muchas fotos que se han visto, hasta que uno está allí. Lo de pasear por la noche por sus calles, cruzando canales estrechísimos con una góndola pasando por debajo en silencio, y otra de repente torciendo una esquina al fondo, es simplemente, mágico.

Pero bueno, dejémonos de estas cursiladas, que lo mejor es ir allí y verlo. Me he quedado con las ganas de salir, sobre todo en Roma...ya será de nuevo. Sólo puedo comentar una cosa sobre los Italianos. Para nada son tan monos como se dice. Vamos, yo vi los de los dedos de una mano... un taxista, un autobusero y los seguratas de los Museos Vaticanos. Y los maricas son... como os diría... van todos con crestas-tupé, gafas de pasta, pantalones de pitillo, bigote algunos, bolsos y van en manadas por la Vía Condotti gritando. Un espanto.


Total, que hoy os hablaré de los pelos del culo y todo lo que ello significa para la vida marica de cada uno.


LOS PELOS DEL CULO


Hay mucho de oscuro y prohibido o tabú en este tema. Los pelos del culo son una cosa de la que nadie quiere hablar nunca mucho . Es algo así como cagarse en un pito cuando te la meten. Una de esas cosas que no se entiende porqué, da como reparo hablar y comentar pero una cosa de lo más normal del mundo, que ha existido toda la vida y seguirá existiendo. Además cagarse en un un pito une mucho. No me cansaré de decirlo.

El caso es que los pelos del culo parece ser que solo abundan en los hombres. Hay mujeres que también deben tener, digo yo, pero son las menos. Yo le pregunto mucho sobre estos temas a mi amiga Maika pero ella me dice que no suelen tener. Menos mal, porque ya me la imagino yo a ella echándose mascarilla y antidesrizante en el culo, con lo que ella es, para ponerse los pelos del culo lisos como los de una catequista.




Dedicaremos esta entrada a hablar de los pelos del culo con caca y los pelos del culo con pito.


Hablemos de cuando uno hace caca y tiene pelos en el culo. Creo que es de lo menos avanzado o evolucionado que tenemos los hombres. Es...como diría yo... como poco práctico. Depende mucho de la caca que se haga, eso está claro, pero el caso es que cuando uno hace una caca pegotosa y se limpia, los pelos agarran la caca de mala manera y no se puede uno nunca terminar de limpiar bien. Además claro, el pelo con la caca se ensortija muchísimo más así en forma de pegotones como tumorales, y queda como una plasta horrorosa que es muy difícil de quitar. Yo lo he intentado mucho pero es que hay que raspar tanto, que te da la sensación de que te vas a hacer una pitera en el culo en vez de limpiarte todo. Así que yo, cuando pasa esto, siempre recomiendo que lo mejor es pasar por la ducha y darse así como un chorro fuerte.

Hay veces, que claro, no puede uno pasar por la ducha... y por más que se limpia, siempre quedan los restos de caca pegados en los pelos del culo. Los consabidos tarzanillos. He de decir, que hay veces que cuando ya están duros, son graciosos de tocar. Es como comerse las uñas... yo me entiendo. No estoy diciendo que yo me coma los tarzanillos. Hasta ahí podría yo llegar, pero es como una cosa así como que es adictiva de tocar. Bueno, yo me entiendo. Te quedan dos. O pasarte un peine para arrancártelos, o simplemente dejarlos ahí hasta que te duches, que es lo que yo hago y supongo que hacemos todos. Ahora habrá muchos que pondrán el grito en el cielo porque dirán que me dejo los tarzanillos de un día para otro hasta que me ducho... pero vamos a ver si ahora aquí todo el mundo que tiene pelos en el culo, cuando se limpia, se le queda el culo como el de un bebé. Pues no. El culo se queda un poco como una pared andaluza encalada con piteras y ya está.

Hay veces desde luego, que no se sabe como, la caca es de estas cacas fantasmas, que las haces y de repente miras en el váter y no hay nada. Nunca me imaginaré como hace el váter para tragársela así de en plan bien. Estas son muy cómodas, porque salen normalmente duritas y brillantes, y no suelen enredarse en los pelos del culo. Son las más cómodas sin duda. Hace mucho también, lo de tener los pelos del culo ordenados. Yo he visto pelos del culo como a mechones y calvas, horrorosos...como cuando un padre se levanta de la siesta. Lo más recomendable es tener los pelos del culo como yo los tengo, creo yo. Que es así como cuando de pequeños en el cole te enseñaba el profesor los efectos del magnetismo y ponía limaduras de hierro en un folio y luego colocaba un imán debajo... así con esa forma tan como de señal de tráfico que dice: POR AQUÍ, POR FAVOR.




Y ahora, comentaremos lo de tener pelos en el culo y ser marica del todo, es decir, que te la metan con pelos en el culo.

Es, desde luego, otra cosa que está por evolucionar. La cosa es que como normalmente hay que echarse lubricante en el culo, lo que suele pasar es que aquello se mezcla con los pelos de mala forma y en vez de parecer un culo marica dispuesto a ser empotrado, pareces Isabel Pantoja echándose aftersun en una piscina de Miami.

Aun así, el lubricante es muy necesario a no ser que el culo no te cierre ya. Los primeros planos de los culos enlubricanteados con los pitos duros empujando son horrorosas. Se ven los pelos como repegados en el culo como de haber sudado mucho... como con los pelos muy largos, la piel tan blanca o rojiza... a mi me recuerda mucho a lo que tendría que ser el pecho de Julián Muñoz sudado debajo de la camisa paseando por Marbella. Un espanto vamos. El caso es que así se pone, y luego ya es mucho peor, cuando el pito empieza a empujar y los pelos se estiran o se pegan en el condón así con todo el lubricante. Es como muy desagradable. Yo siempre me imagino esos pelos así de pegotosos, en la boca, y te da como muchísima peor impresión. Nunca lo he visto agradable de ver... y mira que en las pornos, se ponen con esos primeros planos, con esos brillos en el culo, esos pegotones... el condón con la goma que no pega nada con los pelos pegados...es como el aceite con el agua, que no casa. Un horror. Lo que pasa es que luego da mucho gusto pero si uno se retrae a lo que es estéticamente, a mi que no me digan. Es muy como los nuevos ricos, que no tienen gusto para nada... pues esto lo veo yo mucho como de nuevo marica, que todo lo que sea sexo marica es excitante y tal, y para nada.

Otro tema es ya cuando te la han metido del todo. Como soy de la máxima de que “cuando te la están metiendo, todos son monos”, nunca me pongo a pensar en como se verán los pelos de mi culo estándose estirando muchísimo y casi arrancándose a causa del empotramiento. mucho peor pensar, que una vez te la están metiendo, hay muchos pelos que se arrancan y sin querer, se te meten dentro del culo ayudados por el pito que te están metiendo. Esto es, el pito te mete los pelos para adentro. Suena como a que se te enquiste ahí todo muchísimo, no me digáis que no. El caso es que yo, para aquellos que con más cortados y como más vergonzosos, siempre recomiendo, en vez de decir: “me la han metido, me han follado, me han empotrado o me han dado por el culo”, decir simplemente, “me han metido los pelos pa dentro”. Suena más light... bueno... según se mire...

Luego viene lo de imaginarse que dentro de tu culo se te han quedado pelos tuyos arrancados con la empotración y hasta pelos a lo mejor del empotrador, que se han enganchado muchísimo a los tuyos y también han acabado dentro. Yo todo esto lo veo muy de que David Attemborough te hace un reportaje junto a tu culo de pelos arrancados y pegotes de pelo lubricados, así como muy cerca de todo y él como analizándolo todo muchísimo con unas músicas de fondo muy de los documentales de la BBC Planet Earth.




 Además, mucho más a mi favor, cuando al entrar y salir el pito del culo, los pelos como que se meten con el pito y luego salen pegados al pito así como si fueran unas anémonas de mar mecidas con las corrientes.

Yo lo veo todo como entre que es natural y entre que está todo muy equivocado.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

es el mejor articulo que he leido en mi vida...eres lo más...

Anónimo dijo...

por favor que agusto me voy a la cama después de haber leido semejante barbaridad y tan tan real...por Diosss aún me estoy partiendo el culo...

Roberto dijo...

Está claro que poco caso hizo a su madre... esponja y pomada, o toallitas húmedas...y los pelos del culo se depilan y listo...y el gusto que da después todo eso limpio y suave rozando mientras anda o se pasea...

Anónimo dijo...

Habia esperado impacientemente tu regreso y no podria haber sido de mejor forma, te admiro! Liebde

Anónimo dijo...

Por qué hablas así? Por qué te expresas de esa forma?

Anónimo dijo...

Actualiza por favor, nos tienes a todos en ascuas, a mi f5 del teclado se le ha borrado la pintura

Anónimo dijo...

Si no te gusta no lo leas, a mi me parece sublime. Liebde

Anónimo dijo...

Nena... tú has oído hablar del papel higiénico húmedo? vamos, mano de santo, lo que yo te diga... es que, por lo que cuentas, parece que uses papel marca elefante, del de nuestras abuelas. Te pasas un par de toallitas húmedas y todo el ano hecho un despejado verano.

Airgamboy dijo...

Donde hay pelo, hay alegría!

Template Designed by Douglas Bowman - Updated to Beta by: Blogger Team
Modified for 3-Column Layout by Hoctro