lunes, 3 de junio de 2013

HE VUELTO

Tenia que pasar tarde o temprano. Lo de estar casado no es para mi. Al menos, lo de estar casado con un moro. Yo pensaba que lo de estar con un moro tenía más que ver con ir de Hermés de arriba a abajo, de tirarte en unas alfombras y cojines a que te empotrara toda la tarde entre sedas y tés, de fumarme una cachimba, ponerme verde y acabar en una playa de Dubai chupándole el pito con un bolso de Chanel colgando del pie, o que iba a vivir en unas Medinas Azaharas preciosas con unos estanques de popper (lo de mercurio nunca me lo creí), con unos mármoles tremendos y los moros dispuestos a violar a todas las frescas del harem.

Pues no tiene nada que ver con esos hijos. Lo del popper si. Y lo de que me empotraba muy bien contra un sofá gris-mármol, también, pero por lo demás, ha sido todo más de discusiones, riñas y ridiculeces como de pareja de chándal moto y polígono, que de otra cosa. Y mira, a mi ya me cansaba, me daba hasta vergüenza y empecé a ver que perdía el tiempo. Y como siempre me digo, para que vas a restar, si puedes sumar. Total, que ahí se ha quedado la cosa por fin, tras muchos intentos de dejarlo y sólo el último válido. Hace un mes, respiro de nuevo en la tranquilidad que la cerdez y la promiscuidad me dan.

El muchacho es muy salao. El muchacho es muy generoso. Y el muchacho tiene un pito muy negro, grande y es muy gracioso. Pero solo os digo una cosa. La mejor de las relaciones, la de cuarto de váter, popper, de pie y ni cinco minutos. Vamos, el problema nos venía al principio hasta en el follar, que yo en una cama no sé, y le pedía que por favor me la metiera en el váter, de pie, y en cinco minutos, que es como yo me se correr. Ya al final, alguna vez si que me ponía yo en la cama un rato...pero o me entraba el sueño, o me ponía en pompa yo solo sin darme cuenta, como si fuera una planta de aloe vera regenerándose.

El caso es que sacabó. No he actualizado casi nada en este año porque como no salía por sitios de actualizar, pues tampoco había mucho que contar... en general, si os digo la verdad, ha sido un año bastante gris en lo que a salidas se refiere...vamos, bastante no, mucho... y como muy fuera de todo y como aislado de todo... pero bueno, ha tenido también sus cosas muy bonitas, y he conocido el sentimiento del amor, que es como muy tremendo de conocer, pero que queréis que os diga, yo con estas piernas y con las piernas que hay por ahí, como más siento es de pie, y contra la pared.

Además se me estaban recauchutando los modelos de goma, cuero y demás materiales inflamables, y eso es una inversión que yo he hecho y que no puedo dejar que se echen a perder.

Y mira, el sábado pasado cogí, y salí a todo. Al coño!


LA SALIDA DEL SÁBADO. SE ABRE (de nuevo) LA RUTA MAS TRANSITADA DEL CONTINENTE.




Y es que cogí y me fui por la noche al Hoist. Cogí todos mis modelos sin remisión, sin pensármelo...me los llevé en una caja de zapatos. Como con ansias. Como cuando tu madre va a devolver lo que no te queda bien. Pues así fui yo al Hoist. Con unas ganas de ponérmelo y probármelo todo que no sabéis.

Al final la modelo llevó unos calzoncillos entallados de poliuretano o de lo que quiera que sea esa goma, azules con raya falsa de adidas y cuello barco. Iba muy elegante. Entré hasta asustado porque hacía un año o incluso algo más, que no pisaba aquellos bajos del tren. De repente el olor a caca, pipí, pito, goma, sudor y culo. Me sentí en casa. Me sentí tranquilo. Los nervios se desvanecieron ante aquellos primeros coletazos de normalidad. Me vi que ya volvía a ser yo. Y entré. No sé que fiesta había, porque como que han cambiado todo el programa, pero vamos, era la fiesta de siempre. Que te la meten y la chupas en los rincones entre copa y copa.




Allí me reconoció un muchacho del ropero y allí que entré ya a lo que es el sitio. Siempre tan transitado y siempre tan en hora punta como se pone un sábado por la noche. Yo creo que ir al Hoist a que te la metan es como ir al Hotel Puerta de America de Madrid a tomarte algo por la noche, pero en Londres. A los dos sitios van ultra cerdas y los dos sitios están siempre en voga. Cambia la etiqueta. El caso es que claro, yo al principio estaba como muy parado, y como muy que me daba cosa moverme porque claro, tantos meses sin aparecer... pero enseguida, yo lo sabía, tras la segunda pinta de cerveza ya me puse más dispuesto (por eso me fui bebiendo ya una cerve en el metro, pa adelantar) y enseguida me di la primera vuelta.

Aquello seguía como ha sido siempre. Los solos, apoyados solos en las paredes. Los grupos, sin saberse que hacen, si buscar unas bragas a lo loco en el cajón de las oportunidades de Galerías Preciados, o tocándose los pitos, los que se tocan los pitos solos porque hay uno que los mira en frente, tocándose los pitos, y los que miran en frente, mirando en frente y tocándose también los pitos, claro. Y luego las modelos, en la barra, que no se suelen mover de allí y hacen bien, porque son los mas monos. Suelen ir en manadas y van como buscando el photocall. Y luego estaba yo, que era entre modelo y re-aprendiz de chupona.




Y me fui al baño, porque yo lo de las oscuridades, la verdad, me ha parecido siempre ridículo. En el baño ha sido siempre todo mucho más fácil, porque el olor a pipi es mas fuerte, hay váteres y puertas y los lavabos están a mano, con lo cual es mas fácil que te la metan encerrado y te laves en un santiamén para que te la meta otro. Yo lo interpreto así.

Y claro, llegué, vi y vencí. Yo iba muy mono, todo hay que decirlo, pero sobre todo, vencí porque ya iba bebido, fácil y con el peaje abierto. Me vino un muchacho allí frente a los lavabos, muy mono, así como grandote, de mucho pelo y como con los músculos grandes pero así más anchote que cachas tipo “soy absurda y portada del cd de Matineé” y me tocó la entre pierna sin pedirme permiso y sin yo decirle que si o que no. Me sentí muy contento. Como que un gozo me llenaba el cuerpo. Otra vez me tocaban sin ton ni son. Otra vez me venía esa cosa de saber que me iban a dar bien y que no iba a tener ni que decir un hola o adiós..igual un “cierra la puerta” mientras me limpio la caca-lubricante. Otra vez, ya no era dueño de mi cuerpo ni volvía a tener ese respeto que he tenido que tenerme por un año y que me ha cansado sobre manera. Otra vez, me la metía un desconocido y seguramente luego otro entre copa y copa.

Y claro, enseguida me hizo el gesto de meternos en un váter y allí que nos metimos. Lo del gesto es maravilloso. Te ves tan en sus manos...

El muchacho se llamaba John, que es un nombre muy propio para que te la meta, aunque si se llega a llamar Jesús Hermida, lo hubiera dejado igual. Ya os digo que esa noche iba dispuesto a todo. Y llevaba un calzoncillo igualito que el mio, pero negro del todo. Y unas piernas muy monas y un cuerpo muy de verdad de que si yo hubiera ido mas bebido, le hubiera dicho “si” a la propuesta que me hizo de irme a su casa” . Pero claro, yo, mi primera noche... o me la metía todo el bar, o yo como me voy a ir a casa de nadie...

Me dio unos besos muy tremendos. Me cogió de la cabeza con las dos manos, me la torció, me vi tonta perdida y me metió la lengua muchísimo. Yo me veía como una lacia. Estaba como muy superada de que otra vez estaba pasando, otra vez me estaban violando. Estaba tan contento! UY ya enseguida hizo lo que de verdad, es de obligado cumplimiento que me hagan. Yo creo que me ven cara de que me gusta. Me empujó para abajo y yo me arrugué muchísimo sin decir ni mu. Y claro, allí, que yo pensaba que íbamos a hacer unos prolegómenos de estos de que yo le chupo sus gomas y el las mías... pues nada de eso. Se sacó el pito y se lo chupé. Pero vamos, muchisimo. Era como … no sé... como si un mariquita del 15M consigue el teléfono del mejor antidisturbio de la tarde. Vamos, me salió todo perfecto. Yo además que era el primer pito extraño que chupaba en un año, se la chupé como si el mundo se fuera a acabar. El me decía que yo lo hacía muy bien, que es algo que me hace poner cara como de felatriz de Egipto del antiguo Nilo. Se me pone como cara afilada y tragona y chupo y chupo más como si no hubiera mañana. O como si la sauna estuviera cerrada por la mañana y solo tuviera por chupar a los de la noche. Vamos, de ansias.

Y ya de repente, me levantó, se puso un condón mientras me escupía en la boca y yo entraba en un éxtasis que me pensaba que estaba con Connie Sellecca saliendo en las cortinilla de Hotel.




Luego me dio la vuelta contra el váter, yo resoplé, me escupió en el culo de una forma fina y preciosa, me puso el pito en la boca del puerto, momento en el que casi me desmayo muy al estilo Isabel Pantoja saliendo de los juzgados, pero de pensar que no había prensa para captar tal momento, y empezó a apretar.

Lo de apretar antes de que te la metan es algo maravilloso. Yo creo que es más bonito incluso que cuando ya te la tienen metida. El caso es que en 2 minutos, ya me vi así:




Y nada, ya lo de siempre, yo desgarbado que me caía de lado porque no sabía bien donde apoyar, el que me empujaba para abajo para metérmela mejor y yo ya parecía Pepe Villuela con la escalera, yo con el culo muy abierto como dándole a entender que todo es poco y que solo dios basta, en fin, una cosa preciosa y de mucha flojera que me llenó el alma y todo lo demás. Además me hacía el molinillo, que es eso de que se pone a hacer como vueltitas con el pito dentro. Y luego, no solo eso, que me hizo mucho el paredón, que es eso de que los huevos, mientras te la mete, están pegando fuerte en la parte calva y sin uso que hay entre los huevos y el culo. El muchacho tuvo todos los detalles que se le pueden pedir. Saladisimo.

Y nada, yo no me quise ni tocar porque estaba tan contento que me iba a correr por mi mismo, y yo luego quería más, aun estando en esa compostura todavía. Así que el muchacho empezó a acelerar, yo miraba así por detrás de mis piernas las suyas, que es una cosa preciosa que me encanta porque se ven como muy piernas de superman, y ya de repente me pegó tres porrazos y un bofetón y se corrió.

Fue muy bonito “porque además, al sacar el pito con el condón, el condón había hecho “efecto nacimiento de ñú”, que es cuando el pito sale, el condón va saliendo también pero al final se engancha con alguna caca o alguna doblez interna del culo, y ya se queda dentro y tu tienes que tirar de él como si estuvieras en una planicie dando a luz eso, un ñú de esos que se quedan colgando del coño de la madre en los documentales de La2. Pero vamos, nada más complicado que eso.

Y me dio un beso, me dijo que había estado muy bien, y el muchacho se fue y me dijo también que me veía fuera en la barra.
Yo corrí a los lavabos a lavarme la placenta bien lavada, que claro, a saber como estaba la cosa por detrás, pero no parecía que hubiera mucho estropicio. Yo creo que eran los nervios, que hicieron que me quisiera tragar el condón también. Menos mal que no.

En en la bar me pedí dos cervezas más, pero como fue la cosa, que ya quedaba poca gente, así que me di una vuelta y pensé: “si no veo a nadie interesante, se la chupo a lo primero que vea y me voy” Ese era mi plan. Y (casi) eso hice, lo que pasa que lo primero que vi fue otro muchacho que estaba bastante bien. Fue muy rápido porque estaba yo sentado frente a la barra, y el muchacho vino. Y no es que se la fuera a chupar. Es que no pude, porque fue llegar a la barra él, me cogió, me puso contra la barra y allí me bajó los pantaloncinos míos, me puso de lubricante que parecía yo una base de tarta de queso, se puso el condón y me la metió allí mismo. Claro, yo ya estaba abandonado y ya ni miré a la gente ni nada...yo solo aguantaba mi cerveza, pero sin saberse como, tiré dos cervezas que había por allí servidas. Mientras me la metía, yo intentaba con unas servilletas recoger y absorber un poco todo pero el de la barra me dijo que no, que atendiera a lo que estaba haciendo así que eso hice. Y mira, yo ya me vi tan guarro que me puse a mirar a la gente alrededor...pero no mucho, porque uno era como Eduardo Punset y el otro era como Curri Valenzuela, así que yo me hice mi paja final que hice coincidir con el muchacho pero no pude, porque sin previo aviso, me la sacó, se hizo una paja rarísima en mitad del suelo de la barra y allí se corrió. Yo me quedé en la barra así como muy sudado, muy cansado y como bebiendo como el que ve un tenis Steffi-Arantxa.

Y ya al ratazo me fui, me lavé muy bien, me arreglé, quedé con mis amigos en East London, y luego ni corto ni perezoso, me fui al As One, que es un fiestón que se hizo muy tremendo en un parque y del que ya recuerdo bastante poco.

El sábado que viene tengo un evento muy Anita Obregón en Madrid, que sé, acabará en la Center. Ardo ya en deseos de contaros con cuantos, como y a que horas va pasando.

Como veis, estoy super feliz super tranquilo.

He vuelto.

A lo de siempre.

A lo que mejor se me da además de armar la rampa.

¡Viva!


15 comentarios:

Airgamboy dijo...

Qué regreso tan triunfal. Lo de los cojines y las Fuentes de mercurio, y lo del nacimiento del Nyú... Fantástico. Y qué habrá sido de Connie Selleca? Y de Julie, la relaciones públicas de Vacaciones en el Mar?

Anónimo dijo...

Genial!

Mocho dijo...

Welcome back, bitch

Anónimo dijo...

qué bueno que volvigte!!

fallerella dijo...

"como si un mariquita del 15M consigue el teléfono del mejor antidisturbio de la tarde"

esto es lo mejor que se ha publicado en internet desde que llevamos de crisis. Gracias por volver!!

DiegoC dijo...

Te he echado de menos,nene :)

Anónimo dijo...

Eres el primero al que le deseo la soltería sólo con tal de saber de ti. Bienvenue!

Anónimo dijo...

jamia resucitada !! dios existe !!
ay que alegrón !!

Fran dijo...

¡¡¡GRACIAS!!!!

Tyler dijo...

Sois la mierda cantante y danzante del mundo, abortos biológicos, tarados.

Anónimo dijo...

"como si un mariquita del 15M consigue el teléfono del mejor antidisturbio de la tarde" JAJAJAJAAJAJAJAJAJAJA

Sufur dijo...

Welcome back!

Anónimo dijo...

No se puede ser más mejor que tú contando la vida. Entrada semanal. Ojito, soy hetero hasta la nausea (nunca mejor dicho), y no se como llegaste a mis favoritos, pero tus relatos lisérgico-chorreantes me enganchan. NO DESAPAREZCAS. ENTRADA DEL BLOG SEMANAL OBLIGATORIA.

Mar dijo...

Ya quisiera encontrarte en un garito de estos de London...sólo tengo tus piensa en V de referencia.

Mar dijo...

PIERNAS en. V

Template Designed by Douglas Bowman - Updated to Beta by: Blogger Team
Modified for 3-Column Layout by Hoctro