domingo, 17 de noviembre de 2013

EL NEONAZI

Ya se que llevo mucho sin actualizar... el volar, que ahora se vuela menos y no es excusa, y que con haberlo dejado con el pakistaní me he quedado un poco desmestruada, ha hecho que no haya salido mucho en plan que me pase de todo por favor. Desgana. ¿No os ha pasado, a los que habéis tenido una relación muy muy intensa, y encima la primera relación, que cuando lo habéis dejado, el sexo ya no es lo mismo? Con lo que yo era antes, que me sabía todos los detalles de todas las cabinas de las saunas y de todos los váteres de Londres y de Madrid... y ahora resulta que llevo sin ir por el Hoist, como ni se sabe. Fui a un bar de desnudarse y me aburrí, y en las saunas, que he tenido sesiones de dos días allí metido en la Charriots de Vauxhall, me he llegado a aburrir en la cabina con el que fuera y me he hecho la de “que creo que he dejado la taquilla mal cerrada”, y me he ido a la cabina de al lado a fumarme un cigarro ilegal y beberme una fanta. Es que me ha llegado a pasar lo que me pasó el otro día, que fui a casa de un amigo tras salir, y terminaron de sex party allí entre todos, y yo era el único vestido, poniendo las copas y dándoles cigarritos a todos y revisando que quedaban hielos en las copas, y que todo el mundo estaba bien atendido mientras todos follaban con todos... así estuvieron toda la mañana... yo me salia a fumar al jardín de atrás y me encargaba de poner el hilo musical en youtube. Una cosa deleznable del todo vamos.

Mirad, esto no puede ser. Me niego. Yo era Y SOY una grandísima cerda ibérica (expresión de mi amigo Lucas que ya guardaré para siempre conmigo), y a ellos pienso volver. Tengo que despojarme de eso de que el sexo va con el amor, como pasaba con el pakistaní, y volver a lo del sexo va con el popper, que era lo mio.

Así que desde aquí, os digo:

Todas las que hemos pasado por un plof gordo y se nos ha quedado el coño desmestruado, volvamos a ponerle empeño. Pongámonos el coño por montera. Pensemos en piernas gordas con pelos, sobacos de hachazo y barbas cerradas! Seamos lo que éramos antes. UNAS CERDAS IBÉRICAS. Yo hago propósito de enmienda, desde hoy, y aprovechando que en diciembre tengo todos los findes off, para, no solo volver a tener la ilusión de escurrirme con mi propia clamidia, sino para tener siempre la certeza segura de que tíos hay muchos, y la vida es muy corta. Que nos de tiempo a hacérnoslo con los mas posibles! No te dejes para mañana, lo que te puedan meter hoy!.




Así pues, la vida que he llevado últimamente ha sido mas de bares y clubs normales de hombres, que de bares de desnudarse, como digo, pero por supuesto, no han dejado de pasar cosas. Os cuento aquí, mi último descubrimiento, conquista o despropósito. Como lo queráis llamar.

EL NEONAZI

Si queridos. He conocido a un neonazi. Y nos gustamos.

Yo creía que no se podía rizar el rizo mas de lo que tenía rizados los pelos del coño Lola Flores, pero si que se puede. Un día hace ya, como unos meses, en el A:M:, un after de aquí de Londres, vi a un señor muy grande, muy cachas y muy mono. No os voy a colgar fotos del muchacho en cuestión, pero era (es) una cosa así:




No exagero, que ya sabéis que yo lo cuento todo con mas pelos que señales. MUY MONO. Y claro, yo me declaré totalmente. Le hizo muchísimas gracia...porque además el habla un poquito de español versión argentina, y claro, hubo como mas click. Allí en la discoteca me acuerdo que se ponía a mirar mas a mi amigo Guille tras yo haberme declarado, cosa que me ponía de los nervios, pero como mi amigo Guille estaba peor que estoy yo, es decir, peor que Juana de Arco, y no hace caso a ningún hombre desde hace tiempo, supongo que se vino a lo fácil y ya se me echó encima. No me importó para nada en cuanto sus pelos, su olor y sus barbas me rascaban hasta lo mas hondo de mi ser. Salía la cerda ibérica que llevo dentro. Total, que allí en el after, me arrinconó en una pared y me besó. El muchacho besa así como con la boca abierta y mueve la lengua. No es de los que te chupan como un caracol, cosa que bueno, se perdona porque mira, es monismo y esta bien bueno. Yo disfrutaba muchísimo. Hubo un momento que me vio la pulsera esta de cuero que llevo en la derecha como identificativa de pasiva (para facilitar mi desvirgue cuando salgo) y me preguntó que si me gustaba el cuero. Yo salí de mi y vi el cielo y mi culo abierto. Hubo otro click. Y entonces empezó a hablarme al oído cosas de cueros, de chaquetas, de uniformes y de fetichismos de ayer, de hoy y de siempre. Por el momento todo iba sobre ruedas. Era una cerda inglesa. Juntas podríamos derribar el tabú de Gibraltar. Lo que no me esperaba es que me iba a salir con frases del estilo que si la raza aria era superior, y que eso a él le ponía muchísimo. Yo como olía tan tan tan bien, le dije que por supuesto que lo era. A lo de que ver videos en youtube de la Solución Final le ponía cerdo, también tuve que decir que a mi también me ponía de un cachondo que pa que, cosa que me llega a oír mi madre, mis amigos, y yo mismo hoy, y me sacan y saco de allí a pescozones. A lo de que Hitler estaba en lo cierto, también tuve que decir que si. Que lo estaba, y mucho. Por supuesto, ni que decir tiene que me pareció un señor que no estaba en sus cabales, pero poneros en la situación: las tantas, un after, monisimo, un olor a tío que vamos, unos pelos tremendos, unos brazos que no se sabe como eran ya... yo que voy a decir, que yo prefería ver videos de Baccara? Pues no. En estos casos hay que decir que si, que todo lo que a él le pone te pone a ti, y que todos sus gustos son adecuados y acertados, porque lo que te lo quieres es llevar al váter y que te la deje chupar en 5 minutos. Ese era mi plan. Yo no quería nada mas allá.

Pues pasó algo más allá... pero mas allá de Encuentros en la tercera fase. Me llevó a su casa. Como no se le veía violento, sino que solo se le veía que estaba pa llá y ya está, tampoco lo vi mal... yo me veía muy blanquito, ni llevaba yo barbas de rabino ni se me veía del guetto de Varsovia, así que yo valiente de mi, me decidí a que si, a que era seguro irme con él.

Y mira, no me pegó por supuesto, ni me hizo perrerías de judía, ni me gaseo (hasta un pedo suyo me hubiera comido de lo mono que era...), pero lo que pasó en su casa fue más allá del sexo. Mas que nada, porque el sexo en si fue una mierda.

Una casa preciosa, por cierto. Casoplón, casoplón. Pero allí llegamos, subimos a su habitación, me dijo que me desnudara, me desnudé, el desapareció por un rato, yo en ese rato con la sábana bajera me di fuerte en el culo porque sabéis que con los pedos el culo puede tener rastros de la tortuguita y si te lo chupan queda fatal, así que con un poquito de saliva me aseé, y cuando llegó, se presentó con el portátil, y una bandera esvástica enorme.

A mi la bandera me dio un poco de susto, para que os voy a decir que no... porque era además enorme. Allí lo dejó todo encima de la cama, se desnudó, quisé fenecer de la impresión del tiarrón que era, y me dijo que se la chupara. Se la chupé muchísimo...un pito enooooooorrrrrrrrrmeeeeeeee que tenia la criatura...grande y gorda. Preciosa. Yo guardaba la esperanza de que se le olvidara lo de la bandera y el portátil pero iluso de mi, se la chupé todo lo que pude hasta que me paró y empezó con los besos y con las frases de nuevo. Que si la Solución final, que si Hitler, que si Goebbles... además como yo sé del tema porque me parece un tema muy tremendo de leer y documentarse, pues el muchacho vio que sabia del tema, y entonces como que se creyó de verdad que a mi todo aquello me gustaba y pensaba como él, que los arios somos superiores y que la raza blanca se come a la negra. Pero vuelvo a repetir. ¿Como no le seguís el juego a una cosa así de bonita? Con lo sumiso que soy... imposible.

Y de repente, cogió y puso en el portátil, unos videos que yo jamás había visto. No eran desagradables, porque menos mal, que no eran de sufrimientos ni penas del holocausto. Eran de Goebbles dando sermones a la nación, de Hitler desfilando, quemando libros... videos muy tremendos como de Documentos TV que en youtube he mirado luego y casi no hay. Yo creo que se los compró por ahí... Y allí el muchacho se sentó conmigo desnudos, yo entre sus piernas, y se puso a pajearse y a que yo lo pajeara. Y el Goebbles delante... Yo intentaba pensar en hombres metiéndome pitos por la boca a la fuerza. En cuando te van a meter el pito, que te empieza a doler pero luego gusta. En olores a sobacos... en Paquirri... en fin, en cosas que hicieran que se pusiera el pito duro, pero mira, imposible. Yo con el Goebbles no podía. El estaba tremendo, muy excitado y solo hacia decirme frases al oído que yo solo decía que si que si que si que si que me ponía todo muchísimo, que me iba muchísimo todo y que aquello era ideal de ver así. De vez en cuando me miraba el pito y como aquello era mas un tumor que otra cosa, me miraba como raro y me preguntaba que qué me pasaba. Y yo le decía que era el alcohol. Así que el muchacho, para agasajarme y excitarme más, probó con la bandera. Lo de la bandera consistía en que el se sentaba en la cama, yo me tendía a chupársela y el me ponía la bandera esvástica por encima así tapado, que aquello parecía que yo estaba metido debajo de la caseta del partido comunista. Bueno era una escena tremenda. Ahi es donde tuve yo mas intimidad y me puse algo mas guarro porque ya no tenía al Hitler o al Goebbles delante, y lo que estaba era debajo de la bandera, que ni la miraba, y me dedicaba mas a chupársela muchísimo. Pero claro, él tenia la mala idea de pararme y de sacarme de la tienda de campaña y ponerseme encima a hablarme de esos temas mientras me besaba...y a mi se me bajaba todo. Un despropósito.



La cosa acabó en que no acabó en nada, porque ni él se corrió ni por supuesto yo tampoco. Quedó en tablas. Yo me disculpé muchísimo y le dije una media verdad. Que me ponía nervioso porque me gustaba mucho. Cosa que era así, pero por supuesto era también que no. Y nada, al muchacho no le importó... parece ser. Vamos, yo le tuve que gustar porque esa noche dormí en su casa y por la mañana se fue a currar (oh sorpresa, que curra en la misma agencia donde yo hice el máster tras la carrera, pero aquí en Londres), y a mi me dejó en su casa dormir más. Yo por eso siempre vi que el muchacho no era un delincuente ni un peligroso y que a mi no me iba a pegar ni nada.

Hemos seguido en contacto... incluso hemos quedado para cenar, todo esto él muy detrás de mi, porque me llegó a decir que él no encontraba nunca a nadie que le pusieran sus fetiches nazis, y que yo le gustaba además porque a mi si que me iban. Y claro, tan mono que es, como le dices tu ahora, que esos fetiches ni son fetiches ni son nada, sino que lo que son es locuras. Con lo mono que es... es que mirad... es una cosa así como os decía antes:



Total que la segunda cita tras la cena fue … pues lo mismo otra vez. El Goebbles en el ordenador pegando gritos. Él desnudo sentado en la cama. Yo chupándosela a ratos debajo de la bandera nazi y a otros ratos besándonos mientras me cuenta al oído que la raza aria es superior y yo digo que si a todo con el pito mas revenío que una empanadilla descongelada. Un horror. A esta segunda vez yo dije lo de siempre. Que me gusta tanto y que me pone tan nervioso, que no se me pone. Y pa mi que se lo cree... porque claro...otra mente sana, escucha estas cosas de los nazis y se ve en esa situación de chuparle el pito debajo de la bandera y sale de esa casa escopetao pero como yo sigo y sigo porque se que tras las frases al oído sobre la superioridad de la raza aria, viene la parte de meterme debajo de la bandera y chupársela, que es la que a mi me gusta, y yo no me veo lo suficientemente fuerte como para decirle que a mi esas tonterías no me van.

Y así llevamos un tiempo, que el miércoles que sepáis que vamos a quedar para cenar y me quedaré a dormir en su casa y de nuevo me veo bajo la caseta del partido comunista cantando “los micrófonos”




Y encima es que él a mi me gusta, porque habla con ese español tan gracioso, y encima está como obsesionado con las fregonas en Tarragona... que el primer mensaje que me mandó tras conocerlo el primer día, fue este, acompañado de esta imagen:

“EN TARRAGONA NO VENDEN FREGONAS”




Y encima no vi yo mucho signo de empotramiento... que ni me ha metido nunca un dedo por el culo ni nada... ni le he visto yo hacer el ademán..


9 comentarios:

Airgamboy dijo...

Jajaja!! Lo que hay que aguantar por un chulo...

Mire, yo le presto a vd. el DVD de Triumph of the Will o the Olympia de la Leni Riefentstahl, que además es muy homoerótico y se lo pone vd. y se lo tira sin sermones en alemán.

Fran dijo...

Jajajaajaja, espectacular :)

Mira hija, un empotrador como este no es pa dejarlo escapar.

Tómatelo como un hobby, como si fuera forofo del fútbol, o de jugar al rol, o de las aves brasileñas.

Ahora eso sí, si no empotra, next!

Anónimo dijo...

qué bueno q volviste!!

Anónimo dijo...

Más.

Anónimo dijo...

esto ya roza el abandono , en serio . Creo en tu corazón ya no hay amor por tus lectores , admiradores y compañeros de vivencias . Te has hecho Fatal , dura y Presley .
PD. EGOISTA , TO TE LO QUEDAS PA TI .

Anónimo dijo...

DONDE
COJONES
ANDAS
QUE
NO
ACTUALIZAS?


FIRMADO:
TU
LEGIÓN
DE
FANS
HETERO

Anónimo dijo...

Me parece que nos ha abandonado como cuando se emparejó con el pakistaní, hay romance a la vista...que sea para bien, guapo

Anónimo dijo...

miss youuuuuuuuuu!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Hola, me das mucho morbo, soy bestiario en gayromeo, contacta si te va

Template Designed by Douglas Bowman - Updated to Beta by: Blogger Team
Modified for 3-Column Layout by Hoctro