jueves, 4 de diciembre de 2014

COLONIA. LA EMPOTRACIÓN HECHA ARTE.


Que tal amigazas!

Iba a haber actualizado ayer pero llegué muy muy cansado de Londres y lo que he hecho basicamente es dormir y dormir.
Sigamos pues, con los relatos de estas pasadas vacaciones.

Tras La Demence en Bruselas, mi hermana Jesús y yo cogimos un Thalys (viva el transporte internacional por alta velocidad en Europa) y nos plantamos en Colonia. Queriamos pasar una semanita en una de las ciudades con mas tradicion marica europeas, ver la Catedral (que desde aquí os digo, es IMPRESIONANTE, y vivir el rollo de la ciudad, que está fenomenal. Tiene para ir de compras a lo grande. De preciosidad, no es que sea la panacea, porque a la pobrecita se la cargaron en la II GM, pero es muy muy dinámica y muy practica y cómoda a lo alemán. Y además...

… mira, todos estos detalles me los ahorro porque como digo siempre, para eso están las guías. Yo os la recomiendo. No es un Berlín pero tiene lo suyo, y en cuanto a como te empotran, es el paraiso.

Voy a ser vulgar: y es que en Colonia me han puesto el culo como la bandera de Japón. Me han puesto como una veleta hijos. Mirando a la Meca, a Cuenca, a Roma, a Lisboa, Beirut, Helsinki... vamos, que de tanto y de como ha sido la cosa, la ultima remesa de salida, no pude yo hacer ya nada y he tenido que dejar el culo en barbecho como un mes porque de verdad, iba por las calles tan estupendas colonitas, que me tiraba un aire y todo eran pedos pintores. Cagando por cada esquina que íbamos mi hermana Jesús y yo de como nos pusieron aquello. Yo nunca habia notado eso de que “te han roto el culo” mas cierto que ahora. Era una cosa como de sentarse en un sofá y notar que se te iba a meter pa dentro y tu caerte al suelo de culo. Tremendo.




Hay aparentemente en Colonia, dos barrios mariquitas. El de al lado del río y el que está como más al oeste del centro. Yo os recomiendo el que mejor conocimos porque es que sin saberlo, nuestro apartamento estaba en el mismo meollo del barrio. El de al lado del río. Al otro fuimos, pero nos dio un rollo mas de cafés, tiendas mariquitas, y como mas parisien. El de nuestro apartamento se veía como mas destroyer. Mas a lo hecho pecho. Mas práctico. Y lo era, realmente lo era.

La primera incursión la hice solo. Jesús estaba con el culo muy malito que en la Sauna Macho de la Demence un italiano lo violó como viola un Antonio Anglés a tres niñas perdidas, y entonces decidió quedarse en el apartamento. Yo, tras consultarme todo por san google, ponia nombre al primero de mis destuinos. El Station2b.




Este amigable y muy recomendable lugar se encuentra en una de las calles principales del barrio. Y hacen unas fiestas muy estupendas. De hecho, de repente vimos que hacían el Mercado de Yeguas, al que por supuestos, tan modernos como nos sentíamos tras La Demence, queríamos ir, pero fuimos tan violados los días de antes como os cuento, que nuestro culo dijo ya basta. El mio tenía que parecer ya un polvorón vomitado.

Mi primera fiesta en el Station2b fue una naked party, lo que todos conocemos como una fiesta de bar de desnudarse. Alli me desnudé y allí que me puse a beber y beber cervezas baratisimas en la barra. El lugar tiene como dos etapas. La etapa de arriba que es como saloncito de bienvenidas AR, donde uno se bebe lo primero o bien todo lo que puede. La zona de abajo es el folladero judio, como yo le llamé. Y que cumplia perfectamente con lo que una señora zona de cruising de bar marica tiene que ser. Pasillos y recovecos que nunca acababan con luz roja o sin luz y mucho hombre desnudo. Yo como veía de La Demence inmaculado, porque me lo tome lo de Bruselas mas a fiesta que a sexo, pues aquí venía yo que parecía un tren Talgo con preferencia de paso y sin parar claro. Pero me costó. Una vez cocido de alcohol, que yo ya vi que iba lo necesariamente bebido como para que me violara lo que fuera y encima me gustase, me bajé a la planta de abajo. Habia mucho trasiego y tres hombres de muy muy buen ver que me echaban el ojo. Claro, yo ya iba mas fácil que el tres en rayas así que con el primero de los tres que quiso, allí se acercó a mi. Yo estaba sentado en un pollo de estos corridos de obra. Igual también estaba corrido de semen. Bueno el caso es que yo estaba sentado allí y el señor se acercó. Un jamelgo muy bien parecido y muy estupendo. Como era bar de desnudarse y estábamos desnudos y yo estaba sentado, podéis imaginar que su pito se quedaba a la altura de mi boca por lo tanto, antes de presentarme, se la chupé muchísimo como bien corresponde. Yo me puse muy muy como pito que chupas tras muchos días sin haber chupado nada, es decir, de arcada y lagrimó para adelante. Y a mi me cogió la cabeza con las dos manos y me violó la cabeza. Es decir, me convertí en ser cognitivo que no tiene mas variante que dejarse pendular la cabeza pa lante y pa tras según el señor quiera, o viceversa, la cabeza fija a modo de chocho artificial y es el maromo el que se mueve palante y pa tras, eso si, con la premisa siempre de tener la cabeza agarrada por sus dos manos. Un placer de sensación precioso.

Y allí mismo, como el muchacho no hablaba mucho pero violaba bien, cogió me levantó y me sentó en un señor sling. A mi en los slings no me gusta mucho hacerlo porque me veo muy moderno, me da por pensar que soy diseñador de moda en un programa de Nosolomúsica, y no me excito de ninguna manera, pero esta vez lo conseguí porque me escupió el el culo tres gargajazos que casi me noto las instalaciones de tiro con arco de Barcelona´92. He de decir que una violació en un sling es luego muy cómoda. Es más la parafernalia, lo que me tira para atrás, pero lego oye, el pito entra solo (aunque eso ya no era mérito ninguno) y los va y venes son hermosisimos. Además el muchacho tenia un pito muy muy decente, que mezclado con los gargajazos que me echó en el culo, y mi culo ya de por si que estaba muy autopista sin peaje, aquello fue una maravilla hijos. Un polvo de esos que uno se deja llevar y cierra los ojos y es todo muy de que sabes que te estan mirando 27 alrededor, sabes que la imagen esta siendo entre hortera y dantesca para el que no esté o drogado o bebido, pero sabes que están poniendo el culo como la bandera de japón, al principio te ha dolido, pero ya estás en la fase de que te está encantando, y ambas fases te encantan y la segunda no quieres que acabe nunca. Yo notaba el pito muy dentro, muy pegando en el portón. Los huevios me daban en el paredón, o zona del perineo, unos bofetones preciosísimos, y yo con las patas como de araña allí atadas al sling, y mis brazos muy a lo Jane en una liana, agarrando aquellas cadenas, abandonado a los va y venes del pito del colonisoletano..yo aquello lo viví mucho hijos. Ay que me gustó.

De repente yo noté como que el muchacho iba a terminar. Llevaba su condón el, pero el se quiso correr fuera y mira, me sacó el pito con una vehemencia que ni lo noté, porque el culo ya estaba rollo vagón de metro con sus cuatro puertas automáticas, que podría haberla sacado lentamente o bien me la podían haber metido 4 muchachos mas a la vez todos y también meterme ahí las bolsas que te dan para meter la ropa. Y si alguno tenía la maleta en consigna, pues la maleta también. El caso es que la sacó y se corrió estupendamente poniendo caras de cuando te escaldas la mano con agua caliente. Pero bien que le gustó y bien que los de alrededor aceleraron sus pajas. Que aquello parecía un mercadillo y las marujas alrededor removiendo bragas. Recuerdo que en uno de los momentos del va y ven fuerte, yo estaba agarrado a dos pitos uno a cada lado, como si fueran agarraderas del ayuntamiento para una ciudad sin barreras, si es que eso existe.

Tras correrse, el muchacho me pasó un papel por el culo aun yo allí colgado, para quitarme todo el lubricante, y supongo que me quitaría el babero también. Y ya, junto a otro señor, me bajaron del sling como si yo fuera una Norma Duval que se ha subido en sus bailarines nada más bajar las escalerazas. Y me fui yo al baño a recomponerme. Pues ni eso pude. Me siguieron tres, y en el baño estaba yo lavándome las manos cuando uno de esos se agachó a chuparme el pito. Y en esas, yo me corrí sin ningún miramiento ni sin ninguna posibilidad de vuelta atrás. Yo le dije que me corría ya y el se apartó y la estampa era: yo corriéndome MUCHÍSIMO, y el señor de rodillas desnudo, delante mía, con las manos puestas así como si fuera un mártir cristiano o una virgen de Murillo ascendiendo a los cielos, y todo mi semen dándole en la cara que el la tenía así ladeada, con la boca abierta y los ojos cerrados, así como en penitencia o como con paguita del estado. Yo el se puso así de repente y yo ni me plantee nada de todo esto ni nada al correrme. Me corrí como mejor pude y ya el se quitó de esa postura, me dio las gracias que le goteaba el semen así muy lento por la nariz, y se fue por los pasillos y yo ya me encerré un momento en cuanto los otros dos que habían venido con el desaceleraron sus pajas correspondientes y se fueron. Allí en el váter encerrado me peiné y es cuando me fasciné muchísimo de todos estos hechos.

Y seguimos visitando la ciudad tras esto, y saliendo, por supuesto. Nuestro barrio marica tenía también su bar de osos. El Cox. No es gran cosa, eso os lo digo ya, pero el staff es amabilísimo,.. y majísimo...y bien merece tomarse unas copitas con ellos. Fuimos varios días, y el sábado estaba muy lleno y estaban proyectando un video como de la comunidad osuna colonita allí, que nosotros no entendíamos nada, claro, pero nos parecía muy curioso como todos estaban de atentos.





Quizás el mejor sitio de Colonia, el lugar que más se acerca a lo que a mi me encanta... vamos, que más se acerca no, que lo es, es el Deck 5. Y lo teníamos doblando la esquina. Un local muy pequeño, muy de cerrar a las 10 de la mañana, pero con todo lo necesario parta convertirse en un referente. El pequeño BULL lo llamaba yo. Va de bar fetish marica pero vamos, lo que va es de que todo el que no quiere acabar aun, acaba allí, y claro, se cumple la ley del gazpacho frito. Una mezcla maravillosa de elementos que no deja pie con bolo. Yo fui creo que casi todos los días. Unos pedos que se pillan en esa barra que se caían y se desmoronaban y seguían bebiendo chupitos, todos de cuero, muchos desnudos, otros a mitad, otros de chandal...es todo como que han ido a sus fiestas y eso es lo que ha quedado de ellos. Yo estuve encantado a cada momento que viví allí. Hay que saber que si vas tarde puedes correr el riesgo de que no te dejen pasar. Una vez te conocen si, pero el primer día es mejor no ir tarde porque allí tarde la gente está en unos estados que el de la puerta si abre y ve que no te conoce, no te deja pasar por miedo a que te asustes o no sea tu rollo. Pero si ya te conoce pasas.

Y bueno la barra es bien hermosa, y detrás de la barra hay una sala de espera al mini cuarto oscuro y unos vateres FANTASTICOS. Muy acertado todo vamos. Allí recuerdo la primera noche, que andaba yo bebiendo y hablando muchísimo con el camarero. Me invitó a muchas copas porque clari yo no hacía mas que pedir y le caería en gracia. Y entre copa y copa de repente, me di cuenta que el de mi lado me miraba. El de mi lado era como un dios. Enorme, pero no cachas, sino bruto. Como un árbol hijos. Como un bisonte. Pero no de estos ridículos. Estaba muy en su punto. Como un camionero duro. Como un Cañizares embrutecido. Pero no es que solo me mirase. Es que, me sonaba su cara. Y si, de repente caí que era el muchacho con el que había estado hablando por el Scruff la tarde de antes y habíamos dicho de decirnos algo por la noche pero a mi con el beber y con la fuerza perdida por el culo, se me había pasado totalmente.

De repente, se acercó. Me miró y me dijo: Yo a ti te conozco. Y yo... ¿si?... y ya dije: -Ah claro que si, yo hablé hoy contigo por scruff. Y de repente, ya no éramos desconocidos. Ya me puso la mano en la pierna, me sentí con la pubertad totalmente y me cagué del gusto de pensar lo que me iba a gustar, me hiciera lo que me hiciera. Porque al muchacho bien merecía hacerle la ola. Tenia unas piernas...de estas que el vaquero le queda que no sabes ya bien como parar de que te gotee el pito...un cuello de ñú de estos que hacen arruguitas pero no enormes sino lo justo...y ancho, y no cachas como dije, pero grande...estupendo...de casarse vamos.

Y llegaron los besos. Me cogió la cabeza con una mano por detrás y me dio un beso de tornillo que yo no daba crédito. Además era como con complejo de ratón de esos de bola de los 90... porque el manejaba mi cabeza con su mano cogida por detrás y la movía muchísimo según su necesidad. Lo de que te dirijan la cabeza sea en un beso o un chupar el pito, es maravilloso. Yo creo que lo que me gusta, habla más del pasivo que hay en mi que lo que el pasivo mismo pudiera decir, porque además tendría la boca ocupada. Y nada, ya cogió el muchacho, y me llevó atrás. Y mira, yo atrás había mucha gente, pero el me metió en un rincón. Y allí no dejó que se acercase nadie. Se puso un condón, me escupió en el culo y me la metió. Yo, de verdad, no sé que habré hecho tan bueno a nadie en otra vida, para merecerme que me traten tan bien y se porten así conmigo. Además que me la metió fuerte y de una vez así como despacito pero sin parar. Yo le decía que despacito, y despacito fue pero sin parar, que eso me gusta. Un hombre que se precie cuando te la tiene que meter mas fuerte, es cuando le digas que te está doliendo. Entonces te destroza vivo. Pero luego te encanta. Bueno, la cerveza que se bebía allí era esta...que para el que sepa alemán, pues ya sabe...




Mi situación era apoyado en la pared y sacando el culo como podía para que el pudiera empotrarme. Y mira, fue muy incomodo pero el pito era un pito gooooooooordo gordo como la Torre Agbar, fuerte y largo y perfecto, sin cargar para ningún lado, que yo es que aunque incomodo, lo estaba disfrutando muchísimo. Tantísimo, que yo empecé a moverme también erizando el culo como si fuera una gata y se lo ponía en pompa todo lo que podía como si le ofreciera lo mejor que tengo. Al correrse, que fue muy rápido, me cogió con una mano el pescuezo por la nuca y me apretó hacia abajo, momento en el que solo pasaban por mi cabeza cosas preciosas y de otro mundo. Mayra Gómez Kemp bajando las escaleras, El inicio del Hombre y la Tierra, el encendido del pebetero de Barcelona´92...en fin, lo tipico que ves cuando entras en el pre-orgasmo mental propio que te debe dar cuando se te están corriendo por detrás y encima es contra una pared, y encima es en un bar y encima te están agarrando de la nuca así y empujando para abajo.

A mi este hombre me dejó muy señalado mentalmente. Mi culo, aun latía.

Bueno, en Alemania se suelen ver cosas por las calles que también te dejan muy señalado...




Y al día siguiente, como traca final, tras venir al Deck5 y liarme con dos en la barra (pero esto fue solo de besos, pero a la vez...muy poliamor europeo), nos fuimos a la que considero, la mejor sauna marica que he pisado nunca. La Sauna Phoneix.




La Sauna Phoneix se mantiene abierta todo el finde. 24h. Y las instalaciones son que no se pueden creer. Duras y rotundas como son ellos. Prácticas y sin concesiones. Dignas y sin pretensiones. Aquello debe ser tremendo a hora punta, que no sabemos ni cuando era ni nada,. Sólo sabemos cuando no era, que es cuando fuimos. Igual empezaba a ser hora punta cuando nos íbamos, que fue cuando declaré roto mi culo, pero no lo sabremos eso nunca hasta que no volvamos. Desde luego lo que entraba por esa puerta era de quitarse el sombrero. Unos mastodontes con los que yo recordaba lo que decían los nazis de que los alemanes eran una raza superior, y yo pensaba que igual era verdad, pero no solo ellos, sino los libaneses también, y los griegos...etc etc. Vamos, lo quentraban eran todos así:




Pero no me quejo hijo. Yo lo que viví no se me olvidará ya nunca. Me violaron en toda regla. Lo que quedaba de mi culo quedaba ya para un buen tiempo en barbecho tras la experiencia Phoneix. Una de las violaciones mas directas e intensas que recuerdo. Impactante.

Estuvimos intentando hacernos con las instalaciones pero aquello era bastante lioso. Y el pedo no ayudaba. Y entraríamos en horas bajas porque de repente solo había chinos haciéndose fotos en una cabina. De repente hablando con un señor, le dije (esto no se lo contéis a nadie), que me estaba dando un poco de sueño. Y este señor, estupendo que era desde luego a la vista, me llevo al dormidero. El dormidero era como una sala todas acolchonetada, junto a los depositos de gas de la piscina, donde había alguno que otro dormido. Parecía ser aquella la zona de descanso. Era complicado dormir, con esos SHHHHHHHHHH! Que sonaban de vez en cuando, el suelo de colchoneta tan duro, sin almohada, allí medio desnudo con tu toalla, con esa luz entre rojo y azul... creo que eché una cabezada pero sería corta desde luego. Fue al despertar cuando me encontré con el merengue.

Al abrir los ojos, un mar como de seis toros seis, tremendos todos como si fueran los ingenieros de Alien Prometheus. Estaban todos echados a mi alrededor en aquel dormidero. Todos con sus cuerpos que no se podían creer y todos con los pitos muy duros y todos mirándose muchísimo pero sin hacer nadie nada. Yo estaba allí en medio, en aquella dureza de lugar, tan rotundo y tan practico, con esos shhhhhhhhhh que hacían los gases de la piscina, sin almohada... me sentía tan alemaneado. tan judiqueado...entendía tan tan bien como debía de ser un auswitchesteamiento... el lugar se establecía e imponía sobre ti. La sala y su imponencia. Su dureza y frialdad, creaban un momento de unión con el cuerpo humano y el sexo. Era el hombre y la dureza de la maquina. La perfección alemana y su practicidad.



De repente, yo que me veía allí muy fuera de lugar, uno de los ingenieros de Prometheus cogió y se giró tumbado hacia mi. Me cogió la cabeza fuerte con una mano, que su palma era como si fuera un gorro de ducha para la esferidad de mi cabeza, y me encajó el pito enorme en toda la boca así de un empujón. Mi homosexualidad y lo guarro y entregaito que me pongo otra vez estaban tocando a boda. Se la chupé “a lo parisino”, es decir, como se lo hice a aquel señor de París hace poco, y mira, yo creo que al muchacho le gustó porque yo cuando paraba para respirar, me cogía fuerte y ora vez me ponía a chuparle el pito muchísimo. A mi alrededor no sé lo que pasaba porque yo estaba muy entregado al ingeniero, pero supongo que pasaría de todo.



En cierto momento, el ingeniero se levantó y me tiró del brazo. Me llevó por unos pasillos que aquello parecía andar por los de la Nostromo en Alien 1. Con tanta reja y tanta luz azul, roja y sirenas y shhhhhhhhh de los gases esos. Todo era muy el hombre y la maquina. Yo me presenté por el camino y le dije como me llamaba pero a eso que casi llegamos a lo que llamé, El Nido.7




Si el dormidero era para lo que era aunque luego no lo era porque mira como acabé, el nido era como una especie de sala grande, con gradas de 3 bancos acolchonetados a modo de plaza de toros rodeando el stage, todas las paredes con plasmas enormes con pornos tremendas, y unas dimensiones como de saloncito. Supe que iba a ser violado.

Y lo fui. No sé como no tenía ya el culo muerto pero para esta vez también tuve energías. El me sentó allí en la grada primera, se quitó la toalla y me tuve que meter el pito en la boca sin decir ni un “pues mira el sitio es mono”, “me siento aquí?” o “oye pues aun esta esto tranquilo no?”. Allí le hice el parisino todo lo que pude y todo lo bien que pude. Yo miraba de vez en cuando para arriba porque claro, el espectáculo de hombre era de traca hijos. Otra vez me dio por pensar lo de que en otra vida yo tuve que ser un Ghandi o algo pa merecerme lo que me estaban dando en esta.

Y cuando él decidió que era suficiente, me dio la vuelta en esa primera grada, me puso el culo de lubricante que parecía un tocinillo de cielo, y me empotró de una forma que yo me ericé y todo como dándole a entender que por favor, que me iba a formar ahí un vaginismo que me iba a desbaratar la vida entera.... pero mira me lo callé, porque la empotración era con tal rotundidad y mecánica...era como si te estuvieran metiendo hasta el fondo una grúa de esas americanas saca petroleo que suben y bajan en mitad de Texas. Me sentía completamente relleno. Era un pito todo tan grande, el era tan grande, me cogía de las caderas con unas fuerzas y un acierto, cambiaba de marcha, me ponía la siete del volumen cinco, me hacía un poquito el helicoptero y daba así redondeos...mira, yo era todo como en un éxtasis que ya no tenía ni culo ni nada. Me había convertido en un merengue o en una masa de hojaldre antes de meterla en el horno. No pensé ni en Mayra bajando las escaleras. Que rotundidad de empotración hijos míos.

Y cuando el decidió, la sacó y se fue dándome una palmadita en el culo. Yo me quedé en esa posición de a cuatro patas un poquito porque estaba como entre reventado del todo por dentro y por fuera, y entre que no sabía si me iba a salir de repente un cabritillo, todo lo que habia comido en Colonia esos días, o Mayra bajando las desechas escaleras de mi culo saludando a los moratones. Tras esta vez si, dejé mi culo en barbecho.

Hasta hoy, que vuelvo a estar dispuesto y ya vuelvo a sentir la llamada de la naturaleza.

En marzo iremos a explorar Hamburgo. Las espectativas son altísimas por supuesto. Ya Alemania se ha convertido para mi en un destino de turismo sexual completo. La empotración hecha arte.



7 comentarios:

Airgamboy dijo...

JAJAJAJA me han encantado los pedos pintores y lo de estar en el sling como Jane en las lianas y lo de bajar como Norma Duval con ayuda de sus bailarines, aunque yo soy más de Raffaella Carrá, que pase lo que pase siempre acaba con cada pelo en su sitio.

... Y pensar que yo siempre he evitado Alemania...

PasaElMocho dijo...

Glorious and instructive, as usual :)

Fran dijo...

Me he reído tanto con la violación Alien que casi se me escapa el pis, GRACIAS!

SuperHeteroFan dijo...

Brillante, grandioso, épico como siempre...

Fdo:

El hetero más hetero y más fan.

Anónimo dijo...

Hola, te quería contar dos cosas. Que hace unos años descubrí tu blog y me pareció muy interesante y divertido y que hace dos días, este domingo pasado, 'me rompieron el culo', me empotró por primera vez en mi vida un hombre y eso también fue muy interesante y divertido. No es amor y ni siquiera me parece mono, pero me hizo cosas muy ricas y me hizo sentir muy maricona. SSSS

Anónimo dijo...

Chocho, a ver si ahora habrá que esperar hasta sus próximas vacaciones para que vuelva a actualizar! Eso de dejar a sus fanses así en vilo no se hace!

Cordobita-mosqueao dijo...

creo que esto es ya como los matrimonios que siguen juntos y ya ni se miran ...Mira Mari si ya no nos quieres lo dices bonita ¿ vale? joe qué insoportables se ponen las divas cuando triunfan .. claro ya eres tan tan europea ... goistaaa !!

Template Designed by Douglas Bowman - Updated to Beta by: Blogger Team
Modified for 3-Column Layout by Hoctro